Ir a contenido

El Govern no logra pactar una reacción a los disturbios

El 'conseller' Buch suspende una rueda de prensa tras una larga reunión con Torra

El 'president' abandona el encuentro para sumarse a una de las marchas de la ANC

Guillem Sànchez

Paseo de Gràcia.

Paseo de Gràcia. / JORDI COTRINA

Las protestas contra la sentencia del Tribunal Supremo a los líderes del 'procés' han abierto de nuevo una grieta en el Govern de Quim Torra, que públicamente apoya las movilizaciones pero al mismo tiempo los Mossos d’Esquadra, su policía, actúan para contenerlas. Los altercados que se vivieron el lunes, apenas unas horas después del veredicto, con el asedio a la T-1 del Aeroport de Barcelona, y la jornada del martes con enfrentamientos contra la policía en los aledaños de la Delegación del Gobierno en Catalunya han provocado una nueva crisis interna.

Este miércoles, el 'conseller' Miquel Buch ha acudido a primera hora al Palau de la Generalitat para reunirse con el 'president' y con la portavoz del Govern, Meritxell Budó. A las 10.30 horas estaba previsto que Buch lanzara un mensaje en los medios públicos catalanes que luego se ha convertido en una rueda de prensa a petición de los periodistas. A la hora acordada, la sala de prensa de la 'conselleria' estaba a rebosar de medios. Pero el inicio se ha ido retrasando porque la reunión en Palau aún continuaba. Sobre las 12.15 horas, Interior ha comunicado formalmente que la rueda de prensa quedaba aplazada hasta las 17.00 horas.

¿Por qué se ha alargado tanto la reunión en el Palau de la Generalitat? Era un encuentro en el que Buch iba a informar personalmente a Torra y a Budó de lo sucedido durante los disturbios del martes. El 'conseller' iba a trasladarles la información recabada por los Mossos antes de dirigirse a los medios de comunicación. Pero no ha habido consenso y se han desatado los rumores sobre la posible dimisión o destitución de Buch, aunque, al parecer, estas especulaciones tenían poco fundamento. La continuidad de Buch no parece estar en juego. Lo que se debate es qué y cómo contar lo ocurrido.

Torra ha acabado abandonando la reunión y poniendo rumbo a una de las columnas de la ANC y Òmnium, la de Girona, sobre las 11.30 horas. Pero el encuentro ha seguido con Buch y Budó. Y nuevamente sin acuerdo sobre el mensaje. El contenido de lo que iba a decir Buch era decisivo para dejar claro cuál era el posicionamiento del Govern ante los altercados. La salida de Torra de la reunión y el hecho de que haya seguido con la portavoz indica que la cuestión a debate es precisamente qué contar.

Fuentes policiales subrayan que esta vez Buch cuenta con el apoyo de la cúpula de los Mossos, dado que no se ha entrometido en la gestión del orden público. Y subrayan también que la coordinación con Policía Nacional y con la Guardia Civil es total. Policialmente, los cuerpos de seguridad, con el timón en manos de los Mossos, las cosas están claras: mantener el orden. El problema lo tiene el Govern, que no puede estar en dos sitios al mismo tiempo. No resulta sumarse a la movilización de protesta contra la sentencia mientras defiende a la policía que la contiene.