La movilización post-sentencia

Las fuerzas de Interior desplegadas en Catalunya, satisfechas con la coordinación

En el dispositivo policial se espera una semana intensa de protestas y, después, "rescoldos radicales" de duración indeterminada

Suspendidos los permisos de los guardias civiles desplegados en antidisturbios, helicópteros, información, seguridad ciudadana y estado mayor

Los antidisturbios de los Mossoss d’Esquadra contienen a manifestantes en la Vía Laietana de Barcelona, junto a la comisaría de la Policía Nacional.

Los antidisturbios de los Mossoss d’Esquadra contienen a manifestantes en la Vía Laietana de Barcelona, junto a la comisaría de la Policía Nacional. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Algunos de los mossos antidisturbios que ayer abrieron un espacio de seguridad frente a la comisaría de Policía Nacional en la Vía Laietana de Barcelona "son hijos de policía", cuenta  un veterano de ese cuerpo con 30 años de destino pasados ya en Catalunya para explicar la buena coordinación que reinó entre colectivos policiales durante la primera jornada de estallido de la movilización postsentencia.

Todas las fuentes consultadas del operativo del Ministerio del Interior enviado a Catalunya coinciden en apreciar el trabajo de los Mossos, "pese a que se les veía escasos de efectivos en Barcelona", subraya la misma fuente.

De hecho, en el centro de coordinación conjunto (CECOR), preocupó un llamamiento que detectaron en ese sentido. Por la noche, cuando la dirección del ‘tsunami’ desconvocó la ocupación del aeropuerto de El Prat, grupos de independentistas discrepaban en redes sociales: "Venid más; no tienen refuerzos".

Elogios a los Mossos

Las fuentes de Policía y Guardia Civil consultadas destacan las actuaciones de los policías de la Generalitat no solo "la ejemplar" de Barcelona, también en el cordón de seguridad construido en torno a la comisaría de Reus con agentes de Seguridad Ciudadana y el largo dispositivo de protección ante la comisaría de Girona.

En la Guardia Civil señalan los casos de Balaguer y Solsona, donde las casas-cuarteles fueron objeto de escraches, si bien, contra lo que esperaban muros adentro, pacíficos. Los Mossos hicieron acto de presencia "rápidamente". También ante la subdelegación del Gobierno en Lleida, que los manifestantes no consiguieron bloquear por la acción de los Mossos.

"Lo que estamos viendo este año no tiene nada que ver con el 1-O. Desde entonces, hemos aprendido todos", sentencia el policía veterano de Barcelona. No obstante, en el Cuerpo Nacional de Policía siguen con máxima atención los movimientos en torno a las comisarías de Terrassa, Rubí y Girona, que consideran puntos críticos para estos días.

Sin descanso

No hay relajación en un operativo de Interior que aún no tiene nombre oficial. Se cuidan de no difundirlo sus jefes, para evitar la más mínima lectura política. Toda previsión de vacaciones de los miembros de la Guardia Civil desplegados han sido suspendida este martes, afectando a los miembros de las unidades de los GRS (Grupos de Reserva de Seguridad), GAR (Grupos de Acción Rápida), Información, Helicópteros, USECIC (Unidades de Seguridad Ciudadana) y Estado Mayor, según fuentes del Instituto Armado en Catalunya.

En las unidades de la Policía, la jornada de este lunes fue maratoniana. Los antidisturbios de las UIP (Unidades de Intervención Policial) llegaron a sus puntos de reunión a las 3:00 de la madrugada para ser desplazados a distintos lugares de despliegue. No acabarían hasta 24 horas después.

En este caso han detectado los mandos del operativo un problema en las distancias. Y más abajo en la escala, entre los agentes de a pie, un problema de escasez en el suministro.

Ración de comida de un antidisturbios de la Policía Nacional durante la jornada del 14 de octubre. / M.R.

Los agentes llevaban en sus furgones un condumio compuesto por un bocadillo de queso y tomate, o de jamón y queso, una botella de agua mineral de un litro, una bolsa de patatas, una pieza de truta y un yogur. Los policías no lo comían cuando querían. Debían esperar a que "en el cordón", otros compañeros les dieran relevo frente a los manifestantes para retirarse a los furgones a descansar.

Siete días intensos

Nadie en el operativo quiere hacer apuestas concretas de duración de las movilizaciones porque esa previsión no existe. Tampoco en cuanto al tamaño que pueda alcanzar la movilización. "Ni en tiempo ni en intensidad nadie espera nada. Solo se van constatando detalles: el recurso a personas mayores en el caso de la Estación de Sants, y de numerosos estudiantes en el caso del aeropuerto", dice una fuente del Cuerpo Nacional de Policía en Barcelona.

En ambos cuerpos estatales se esperaba este martes un periodo más "multitudinario, pero no masivo" a corto plazo, y, después de una semana de más intensidad, la decantación de "un crepúsculo de sectores más radicales y activos" que intentará mantener viva la llama.

Ninguna de las fuentes consultadas ha querido comentar el incidente en el que un manifestante ha resultado herido en un ojo. Las relacionadas con la Policía sí confirman el uso de pelotas de goma por parte de las unidades de su cuerpo la noche de este lunes en la contención de la algarada en El Prat, "pues forman parte de la dotación reglamentaria de las UIP en toda España".

Foro secreto de dirección

Fuentes policiales del dispositivo de Interior subrayan "cómo ha aprendido esta vez" la cabeza de la movilización independentista desarrollando una app propia, Tsunami, desde San Cristóbal y Nieves, en el Caribe.

Consideran a la app "cerrada solo a directivos de las movilizaciones". No es adquirible en las app store habituales. Solo se puede entrar previa invitación, dándote otro miembro del grupo un código QR.

Te puede interesar

"Así han constituido una mensajería protegida, que además sabe quién está dentro y, cuando lo está, desde dónde está entrando. La app les está funcionando también como foro de coordinación sobre las medidas, su ubicación y su duración –explican-. Por ejemplo, sobre si este martes es conveniente intentar ocupar el Puerto".

Las mismas fuentes aprecian que "a la movilización le falta gente, por lo que intentan concentrar fuerzas en lugares visibles mediática e internacionalmente".