SENTENCIA DEL 'PROCÉS'

El Supremo destaca los "episodios de complicidad" de los Mossos el 1-O

Los magistrados sostienen que los agentes sabían que "podían granjearse el aplauso y el beneplácito"

El tribunal reseña que la policía de la Generalitat "careció de actividad" dirigida a desalojar los centros

Los Mossos se llevan de un colegio de Barcelona las urnas del referendum del 1 de octubre del 2017.

Los Mossos se llevan de un colegio de Barcelona las urnas del referendum del 1 de octubre del 2017. / RICARD CUGAT

2
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

El Tribunal Supremo sostiene que han “quedado evidenciados episodios de auténtica complicidad” y “casi connivencia” entre agentes de los Mossos d’Esquadra y las personas congregadas en los centros de votación el 1-O. La actitud de los policías autonómicos estuvo motivada “quizás” por la “coincidencia ideológica o por la seguridad de que de esta forma podían granjearse el aplauso y el beneplácito” de esas personas “rebeldes o de los responsables políticos”.  En alguno de los casos, destacan los magistrados, “llegaron incluso a recoger, hacerse cargo y trasladar” material electoral que le era entregado por los ciudadanos” allí presentes

[Siga aquí en directo las últimas noticias sobre la sentencia del 'prosés']

La resolución índice que la presencia de los Mossos, cuyo jefe operativo era entonces el mayor Josep Lluís Trapero,  en los centros de votación en la jornada del referéndum unilateral no solo “careció de actividad alguna dirigida al desalojo” de esas dependencias, sino que “fue ocasión para que informaran de la estrategia policial que se seguiría al respecto" (de la Policía Nacional y la Guardia Civil). El tribunal destaca que los agentes de la policía catalana “no interfirieron en la emisión de votos”, más allá de alguna “actuación aparente y en un mínimo número de centros.

 “Ante la oposición decidida de los numerosos grupos compactados de personas que protegían los centros” y que se “negaban de forma rotunda a acatar la orden judicial” de la que le eran informados por el binomio de los Mossos, estos agentes, “siguiendo las instrucciones que tenían” desistían de su objetivo “ante la obvia imposibilidad de vencer la resistencia” de los concentrados, destaca la resolución. Según los jueces, la policía de la Generalitat tuvo de “claudicar en su objetivo, de forma vergonzante, resignada o en algunos supuestos casi complacientes”.

"Coartada de insuficiencia"

Noticias relacionadas

Al entender del tribunal, la “coartada de la insuficiencia de Mossos en cada uno y en todos los centros” de votación para cumplir el mandato judicial de evitar el referéndum “se mostró con cínica notoriedad” y permitió que los movilizados a las puertas de los recintos formaran “agrupamiento de ciudadanos en número y condicional personal” para “imposibilitar” la actuación de la Policía Nacional y Guardia Civil que, al final, "se vieron onligados al uso de la fuerza prevista". Los jueces concretan que la asignación de binomios de dos mossos por colegio supuso una “neutralización de la capacidad operativa de ese cuerpo policial”.  

La Audiencia Nacional juzgará a partir del próximo 20 de enero a Josep Lluís Trapero, los exjefes políticos del cuerpo Pere Soler y César Puig Josep Lluís TraperoPere Soler y César Puigy la intendente Teresa Laplana (única a la que la fiscalía acusa por sedición) por su actuación el 20 de septiembre del 2017, durante las concentraciones frente a la Conselleria d’Economia durante un registro de la Guardia Civil, y en la jornada del referéndum unilateral.  En este sentido, la sentencia del Supremo recoge la reunión que mantuvo antes del 1-O Trapero y la cúpula de los Mossos con el entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la que alertó de que la convocatoria podía desencadenar desórdenes públicos.