Ir a contenido

a la espera del fallo

La sentencia del 'procés' sacude el mundo económico

Las patronales rechazan la huelga general mientras CCOO y UGT hacen equilibrios para evitar fisuras internas

Las centrales mayoritarias buscan el apoyo de entidades sociales como la FAVB para responder a la sentencia

Agustí Sala / Gabriel Ubieto

Participantes en una de las manifestaciones celebradas en Barcelona contra el juicio del ’procés’.

Participantes en una de las manifestaciones celebradas en Barcelona contra el juicio del ’procés’. / JORDI COTRINA

Se quiera o no, la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 'procés' remueve el universo económico catalán. Todos los actores se ven forzados a mostrar su punto de vista y opinar sobre la huelga general convocada para el 18 de octubre por la independentista Intersindical-CSC, que ha ganado mucho peso en el sector público.

Frente a unas patronales que discrepan del paro "porque no es un conflicto entre empresas y trabajadores", en los sindicatos con mayor representatividad, CCOO UGT, remarcan su pluralidad interna. Una "riqueza" que también les hace evitar pasos en falso que pueden generar fisuras internas. Por ello, estos días cuidan sus intervenciones y centralizan las declaraciones.

Llamamientos a la responsabilidad

El jueves fue Foment del Treball el que irrumpió en el debate con un llamamiento a la "responsabilidad" y a garantizar la "convivencia". La patronal presidida por Josep Sánchez Llibre celebrará el 18 de noviembre la cena anual en la que entrega los premios Carles Ferrer Salat y espera hacerlo en un clima lo más similar posible al que primó el año pasado, cuando coincidieron los presidentes Pedro Sánchez y Quim Torra. Pero, por ahora, esa escena, aunque deseada, se ve lejana.

Pimec, por su parte, defiende la "unidad de acción" de todos los agentes sociales para garantizar la estabilidad. A la patronal presidida por Josep González le preocupa la convivencia y reclama volver al diálogo tras "el fracaso absoluto de la política". En la organización molestó que Foment se precipitara el jueves con su comunicado, tras haberse estado negociando una actuación unitaria de patronales y sindicatos.

El Cercle d'Economia no se ha pronunciado más desde que el nuevo presidente, Javier Faus, con la junta directiva visitó al  'president' Quim Torra, y le reclamó que aparcara la unilateralidad y que recobrara la vía del diálogo.

La Cambra, por una "respuesta masiva"

Por su parte, el comité ejecutivo de la Cambra de Barcelona, el estandarte del movimiento independentista en el mundo económico, coló en su último pleno una declaración institucional, fuera del orden del día, en la que se suma a una "respuesta masiva" por la sentencia y con repercusión "más allá de las fronteras". Se impuso por 33 votos a favor y seis abstenciones de un total de 52 asistentes ¿Es la huelga general? Con ese juego de radicalidad contenida que mantiene su presidente, Joan Canadell, la respuesta queda en el aire.

Lo cierto es que la declaración fue mucho más comedida de lo que algunos esperaban. "Yo hubiera ido mucho más allá", confiesan. Y es que la Cambra de Terrassa, donde el movimiento independentista quedó segundo por detrás de la Cecot, vinculada a Foment pero con grandes simpatías con el soberanismo, apeló a la libertad de los "presos políticos". El socio de Canadell en el Cercle Català de Negocis y en Petrolis Independents, Jordi Roset, es uno de sus miembros.  

Por su parte, el Consell de Cambres, presidido por Canadell, mantuvo una reunión reciente, en la que los independentistas trataron de imponer su tesis pero el manifiesto, que se dará a conocer cuando se exponga el fallo, se quedará en una "declaración 'light'", afirman fuentes conocedoras de la misma. 

UGT y CCOO, "nada de política"

En los sindicatos mayoritarios no quieren repetir lo sucedido en el 2017. CCOO y UGT no reeditarán la Taula per la Democràcia, plataforma que compartieron con la ANC Òmnium Cultural a las puertas del referéndum del 1-O. "Nada de política" es la consigna. Ningún contacto con entidades promovidas desde el independentismo, como el Tsnumai Democràtic.

Su apuesta es sumar a la Federació d’Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB) o la Lafede, que agrupa entidades por la justicia global, para valorar la sentencia. Tienen tres consignas consensuadas: defensa acérrima de la libertad de manifestación, contra el uso "abusivo" de la prisión preventiva, y crítica frontal ante cualquier "desproporción" de las penas. Por ahora evitan hablar del paro general.

UGT, a diferencia de CCOO, tiene a la espera de sentencia a la ‘exconsellera’ de Treball, Dolors Bassa, pero también tienen carnet varios dirigentes socialistas. "Llegaremos hasta donde podamos como sindicato", comentan. Nadie prevé por ahora que se rompa la unidad sindical.

En ambas centrales han tenido que lidiar con la incomprensión de sus compañeros del resto de España. "Estamos en permanente contacto con el comité estatal. Y, en el hipotético caso de que en algo no estuviéramos de acuerdo, deben respetar nuestra autonomía”, dicen en CCOO. Pepe Álvarez (actual secretario general de UGT y durante décadas líder en Catalunya) respaldará cualquier decisión que tomemos", afirman en UGT.