Ir a contenido

LOS JUICIOS POR EL 1-O

Sentencia del 'procés': indultos y el precedente de la amnistía de Companys

El 'expresident', condenado a 30 años por rebelión, fue amnistiado un año después por Azaña

Roger Pascual

Companys (en el centro), junto a miembros de su Govern, encarcelados a finales de 1934.

Companys (en el centro), junto a miembros de su Govern, encarcelados a finales de 1934. / CARLOS PÉREZ DE ROZAS ARCHIVO

Desde que Miquel Iceta habló de eventuales indultos para los presos soberanistas, tanto el PSC como el PSOE habían fintado este asunto, apuntando que no tenía sentido hablar de esto hasta que no hubiera una sentencia. Conocida la resolución del Tribunal Supremo, se abre este debate, con el caso de Lluís Companys como precedente.

El 'president' de la Generalitat fue juzgado en 1935 por el Tribunal de Garantías Constitucionales, que le condenó a 30 años de cárcel por un delito de rebelión militar por la proclamación de "la República Catalana como Estado integrante de la Federación Ibérica" el 6 de octubre de 1934. Después de la victoria en las elecciones de 1936 del Frente PopularManuel Azaña amnistió a todos los encarcelados por cuestiones políticas y, una semana después, Companys era restituido por el Parlament como 'president'.

10 horas de república

La constitución, el 4 de octubre de 1934, de un Gobierno liderado por Alejandro Lerroux y con tres ministros de la CEDA generó una reacción de izquierdas en todo el Estado, llamando a sumarse a una huelga general revolucionaria. En Catalunya, la respuesta de Companys fue unirse a ese movimiento declarando desde el balcón de la Generalitat la República catalana "después de que las fuerzas fascistas asaltaran el poder".

La república de Companys duró apenas 10 horas, lo que tardó el ejército, comandado por el general Domingo Batet, en deponer al Govern y detener a Companys. El Tribunal de Garantías Constitucionales condenó al año siguiente a Companys y sus 'consellers' (Joan Lluhí, Martí Esteve, Martí Barrera, Pere Mestres, Buenaventura Gassol Joan Comorera) a 30 años de prisión e inhabilitación absoluta.

La decisión no fue unánime y cinco miembros del tribunal emitieron un voto particular discrepando de la sentencia y reivindicando la absolución al considerar que no había rebelión y que la actitud del Govern de Companys "solo" podría "ser enjuiciada por la opinión pública en el campo de la política y por la historia".

La amnistía de 1936

El Frente Popular, coalición de izquierdas en la que estaba el PSOE y que en su programa electoral de 1936 prometía "una amplia amnistía de los delitos políticos sociales cometidos posteriormente a noviembre de 1933", se impuso en las urnas. Y Azaña, cumpliendo la promesa electoral, firmó las amnistías el 22 de febrero.

Aunque los partidos independentistas ya han pedido una amnistía en caso de que haya condena, Iceta y otros miembros del PSC ya han reclamado que se olviden de esta fórmula "que no se corresponde a la realidad política y legal de nuestro país". Sea como sea, amnistía e indultos volverán a estar muy presentes ahora en el debate político, especialmente en plena precampaña electoral.