Ir a contenido

El Supremo rechaza el intento de los Franco de retrasar la exhumación

Aprovecha su resolución para decirle al juez Yusty que solo el alto tribunal puede revisar las decisiones del consejo de ministros

La Sala de lo Contencioso debe aún levantar la suspensión cautelar que aún pesaba sobre tres recursos

Ángeles Vázquez

Unos turistas se fotografían ante la tumba de Franco en la basílica del Valle de los Caídos.

Unos turistas se fotografían ante la tumba de Franco en la basílica del Valle de los Caídos. / JOSÉ LUIS ROCA

La Sección Cuarta de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha rechazado el último intento de los Franco para tratar de atrasar la exhumación de su abuelo. En un auto responde a los nietos del dictador que no debe aclarar la sentencia en la que dio el visto bueno al traslado de los restos al cementerio de Mingorrubio, en el distrito madrileño de El Pardo, en relación con la autorización eclesiástica. Afirma que la negativa del prior de la Abadía del Valle de los Caídos, alegada por los Franco, era condicionada a lo que decidiera el tribunal, como señalaba la propia resolución.

Añade, por si hay alguna otra duda, que ella es el único órgano judicial a quien "corresponde conocer de las actuaciones del Consejo de Ministros", en lo que podría interpretarse como un mensaje al juez de lo Contencioso número 3 de Madrid, José Yusty, que mantiene abierto un procedimiento en el que paralizó la autorización del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial -municipio al que pertenece el Valle de los Caídos-, para levantar la losa. 

Tras la resolución hecha pública este miércoles, al Supremo aún le queda pendiente un pero judicial para que se pueda proceder a la exhumación. Se trata de levantar la paralización cautelar de la fecha que en junio dio el Gobierno de Pedro Sánchez en los recursos interpuestos por la Comunidad Benedictina del Valle de los Caídos, la Fundación Francisco Franco y la Asociación de Amigos del Valle de los Caídos, conforme le instó la Abogacía del Estado.

El alto tribunal había avalado el traslado de los restos del dictador en el recurso de los cuatro que recibió más completo, porque fue el interpuesto por su familia. Ella era la única que podía alegar el derecho a decidir dónde debía ser enterrado su abuelo. Sin embargo, la obcecación mostrada por los nietos que solo accedieron a que los restos reposaran en la cripta de la catedral de la Almudena llevó al Ejecutivo a dictar un segundo decreto fijando el cementerio de Mingorrubio, en el distrito madrileño de El Pardo, como el lugar donde sería trasladado, ya que su esposa, Carmen Polo, ya descansa en el panteón correspondiente.

El Gobierno también puso entonces una fecha: el 10 de junio. El Supremo entonces acordó paralizar cautelarmente la fecha hasta adoptar una decisión definitiva que fue la adoptada la semana pasada. La Sección Cuarta tiene aún que resolver esos recursos para concluir totalmente su intervención en la operación para sacar a Franco del Valle de los Caídos.

En manos de Yusty

Mientras el Supremo procede a ir cerrando episodios, el juez de lo Contencioso número 3 de Madrid, José Yusty, según las fuentes jurídicas consultadas por EL PERIÓDICO, tiene aún previsto dar traslado a los Franco de la petición de archivo que recibió de la Abogacía del Estado con una copia certificada de la sentencia del alto tribunal.

De esta forma retrasa una resolución que con la del Supremo en la mano no tendrá más remedio que adoptar, porque resolvió las objeciones que ponía a la autorización del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, municipio al que pertenece la basílica de Cuelgamuros, a proceder al levantamiento de la fosa del dictado.