Ir a contenido

El Supremo rechaza dejar en suspenso la sentencia del 'procés'

El alto tribunal rechaza la petición de Junqueras para esperar a que la justicia europea se pronuncie sobre su inmunidad

Ángeles Vázquez

Junqueras, durante el turno de última palabra

Junqueras, durante el turno de última palabra / ACN

Cuando todas las miradas se centran en el Tribunal Supremo para determinar cuándo se conocerá la sentencia más trascendental de la democracia, el alto tribunal ha movido ficha pero para rechazar la petición del presidente de ERC, Oriol Junqueras, de dejarla en suspenso, mientras el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) no resuelva la cuestión prejudicial planteada por el propio alto tribunal español relativa al alcance de la inmunidad que le correspondería como eurodiputado.

El tribunal que juzgó a los 12 líderes independentistas argumenta en un auto que, como ya señaló el pasado 1 de julio, la cuestión prejudicial cursada a Europa se limita a la resolución del recurso de súplica que el abogado de Junqueras, Andreu Van Den Eynde, presentó contra la denegación del permiso extraordinario de salida de prisión que había solicitado con el objetivo de prestar juramento o promesa de acatamiento a la Constitución española y así adquirir la condición de eurodiputado electo que adquirió en las elecciones del pasado 26 de mayo.

Los magistrados explican que "la cuestión prejudicial se ha suscitado en la pieza de situación de privación de libertad y la resolución a adoptar, con el auxilio" de la justicia europea", afecta a pieza de situación personal, "sin condicionar el contenido del pronunciamiento que dé respuesta a la pretensión acusatoria formulada".

El TJUE ha fijado para el lunes, día 14, la fecha en la que celebrará la vista en la que estudiará la demanda presentada por Junqueras en relación con el momento en el que adquiere la inmunidad un eurodiputado. Fuentes jurídicas sitúan la decisión semanas más tarde, por lo que para entonces Junqueras ya conocerá la pena que, como todo parece indicar, le ha sido impuesta por el alto tribunal. En el caso de que la justicia europea le diera la razón, la condena previsiblemente quedará en suspenso hasta la tramitación del correspondiente suplicatorio al Parlamento europeo.