Ir a contenido

Interior moviliza a 1.800 antidisturbios por la sentencia del 'procés'

El despliegue se completará el domingo, en previsión de que la sentencia del 1-O se conozca el lunes

Los policías y guardias civiles de refuerzo solo prevén intervenir si lo solicitan los Mossos

Luis Rendueles Vanesa Lozano

Un grupo de antidisturbios durante el referéndum del 1-O en Mora la Nova (ribera d’Ebre)

Un grupo de antidisturbios durante el referéndum del 1-O en Mora la Nova (ribera d’Ebre) / JOAN REVILLAS

El plan inicial del Ministerio del Interior para el día después de la sentencia del 'procés' recoge el despliegue "máximo" de entre 1.800 y 1.900 policías nacionales y guardias civiles en Catalunya, según ha podido saber EL PERIÓDICO de fuentes conocedoras del dispositivo. Esa cifra representa "la tercera parte de los agentes desplegados en la operación Copérnico", la que se puso en marcha en el 1-O y que incluyó la participación de unos 6.000 policías y guardias civiles.

El despliegue previsto alcanza a 25 grupos de las UIP (los antidisturbios de la Policía Nacional), a los que se añaden cuatro grupos de UPR (Unidades de Prevención y Reacción, los hermanos pequeños de los antidisturbios). Estos últimos llegarán a Catalunya procedentes de Castellón, Sevilla, Valencia y Madrid. En total, el máximo de policías antidisturbios ronda los 1.200 agentes.

En cuanto a la Guardia Civil, la movilización será de "un máximo de diez grupos UBAS", según las fuentes consultadas. Cada grupo está formado por un máximo de 60 agentes, de forma que el número de guardia civiles en Catalunya no superará, en principio, los 600. Las UBAS pertenecen a los antidisturbios (GRS) de la Guardia Civil y son los especialistas en el "control de masas". También habrá agentes de las USECIC (Unidades de Respuesta Rápida).

La Jonquera

Todos los policías y guardias civiles movilizados estarán en Catalunya el domingo 13, en previsión de que la sentencia pueda conocerse a partir del lunes 14. Para este martes está prevista la llegada de un grupo de antidisturbios a La Jonquera. Y el miércoles llegará otro más. Tres de los grupos de UPR llegarán a Catalunya el jueves y el resto lo hará el domingo.

No habrá esta vez policías y guardias civiles durmiendo en barcos como el que bautizó a los 'piolines'. Los primeros agentes desplazados a Catalunya se están alojando en hoteles de Salou y Castelldefels. El resto se repartirán entre hoteles de la provincia de Barcelona (otros tres al menos), el norte de la de Tarragona y al norte y sur de Girona. Al cierre de esta edición no estaba previsto que ningún agente se alojara en Lleida.

Confianza en los Mossos

La reducción de antidisturbios respecto a la operación Copérnico del otoño del 2017 (la operación policial de este año aun no tiene nombre, según las fuentes consultadas), se debe a dos motivos. De un lado, la "confianza" en la labor de los Mossos d'Esquadra, que serán los encargados principales de mantener la seguridad en las calles y carreteras de Catalunya. En esa línea, la labor de los policías y guardias civiles será, en principio, la vigilancia de edificios públicos, comisarías, puertos y aeropuertos. En el escenario contemplado hasta ahora, solo intervendrán si los Mossos les solicitan ayuda.

De otro, fuentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil subrayan la "división" y el "cansancio" de los seguidores independentistas más movilizados, que se habrían reflejado en la respuesta "escasa" a la convocatoria de la Diada, el aniversario del 1-O y la detención y encarcelamiento de siete militantes de CDRs acusados de terrorismo. En ese contexto hay que situar la "división" entre diferentes grupos políticos y sociales independentistas que estaban "todos a una" en octubre de 2017.

Posibles escenarios

Los servicios de información de Policía y Guardia Civil analizan los datos que reciben y dibujan "escenarios" posibles. En el caso de la sentencia, consideran que lo más probable es el "corte de carreteras, acciones en las calles y repuntes pequeños de violencia". Consideran como "menos probable" una gran movilización ciudadana y callejera (posiblemente siguiendo las marchas convocadas por ANC y otros grupos) con "ocupaciones de plazas y calles día y noche, al estilo de Hong Kong".

En cuanto a esas movilizaciones o "paradas de país", los analistas de Interior consultados mencionan la 'teoría del 3,5%'. Dibujada por la experta en Ciencias Políticas en Harvard Erica Chenoweth, sostiene que si ese porcentaje de la población (en el caso de Catalunya, unas 250.000 personas) se dedica activamente y de forma constante a participar en acciones de desobediencia civil, pueden lograr sus objetivos y un cambio político serio.

"Está por ver que eso ocurra en Catalunya", explica uno de los especialistas consultados por EL PERIÓDICO, que insiste en que "hasta ahora, la gente se movilizaba, pero al día siguiente iba a trabajar". Y recomienda que la sentencia del 'procés' no se haga pública "ni en jueves ni en viernes, antes de fin de semana o festivos, sería una torpeza que facilitaría las movilizaciones masivas".

Finalmente, el tercer escenario, y el considerado "muy improbable", es que ocurra un "movimiento violento". En ese ámbito, las fuentes consultadas cifraron en "unos 100" los CDR activos en las calles respecto a los 400 grupos que existen en las redes sociales, y de ellos una "gran minoría" los que podrían estar dispuestos a "altas cotas de violencia".