Ir a contenido

Abascal lanza sus ataques más duros contra Catalunya y el PSOE

Insisten en ilegalizar a los partidos independentistas instalados en la "rebeldía" con "absoluta impunidad"

Reprocha a los socialistas su "historia criminal" y tapar sus "verguenzas" con la exhumanción de Franco

Miguel Ángel Rodríguez

El presidente de Vox, Santiago Abascal, junto al secretario general de la formación, Javier Ortega Smith, y el portavoz parlamentaria, Iván Espinosa de los Monteros

El presidente de Vox, Santiago Abascal, junto al secretario general de la formación, Javier Ortega Smith, y el portavoz parlamentaria, Iván Espinosa de los Monteros / MARISCAL (EFE)

Un año después de que Vox llenara la plaza de toros de Vistalegre, en el madrileño barrio de Carabanchel, los de extrema derecha han querido repetir el mismo escenario. Con una diferencia. Esta vez, han bajado el tono contra el feminismo, la inmigración o el ecologismo para centrar los ataques más duros hacia Catalunya y el PSOE.  "Hay un golpe de Estado vivo en Catalunya. Ante esa emergencia solo vox reacciona exigiendo la detención de [Quim] Torra, la ilegalización de los partidos independentistas y la suspensión de la autonomía de Catalunya" ha sentenciado Santiago Abascal

"Nosotros queremos el poder para proteger al pueblo español de los enemigos de la unidad que quieren romper nuestra patria", ha sostenido ante 13.500 personas antes de acusar al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy de haber sido permisivo con el secesionismo. 

"Estas siglas nacieron con un compromiso firme, absoluto, irrenunciable, por la defensa de la unidad de la nación", ha sentenciado Ignacio Garriga, diputado 'voxista' por Barcelona, antes de insistir en la idea principal del partido ultra contra la cuestión catalana: "ilegalizar a todos los partidos independentistas". Para el dirigente de extrema derecha, las instituciones en Catalunya siguen en "absoluta rebeldía y disfrutando de absoluta impunidad". Una de las soluciones, según ha apuntando, es acabar con "el sistema caduco" de las autonomías. 

En la misma línea, la presidenta del grupo parlamentario de Vox, Macarena Olona, ha apuntado que su formación no negociará nunca con "fuerzas separatistas y traidoras" de Catalunya para resolver el conflicto. "No vamos a ceder ni un milímetro en la batalla de las ideas, queremos ir más allá: 'Plus ultras'", ha subrayado antes de que Iván Espinosa de los Monteros, portavoz en el Congreso, se haya mostrado esperanzado con una sentencia del 'procés' condenatoria y gravemente condenatoria". Una afirmación que ha levantado el grito de los asistentes: "Puigdmont a prisión". 

Franco y el PSOE

Punto álgido también en la intervención del presidente de Vox han sido las referencia a la exhumación de Franco y a la utilización partidista que, según dice, hace el PSOE. "El cadáver de Franco, los restos del general Franco, son solo la escusa. El objetivo es otro: destruir la reconciliación de los españoles, reescribir la historia, deslegitimar la monarquía y derrocar a Felipe VI", ha proclamado antes de acusar a los socialistas de hacer la campaña "más burda y lamentable" de la democracia con los restos del dictador.

Acto seguido ha atacado a la formación de Pedro Sánchez por su "historia de asesinos, corruptos y maltratadores". Según ha apuntado, Vox ha llegado para "hacer frente a la confusión" que generan los discursos de PP y Cs que se abren a negociar con Sánchez después de las elecciones. 

Abascal ha dado su discurso subido a un escenario circular enmarcado entre dos columnas. Aquellos pilares que, según la leyenda, Hércules colocó a cada lado del estrecho de Gibraltar, marcando el límite del mundo conocido. 'Non plus ultra' (no más allá), quedó inscrito. Tiempo después, cuando Colón descubrió América, aquellas palabras perdieron todo su significado y fue Carlos I de España el que, rememorando aquellos tiempos, acuñó el término 'Plus ultra' (más allá) que ahora luce en el escudo de España. Un lema que los 'voxistas' han querido hacer suyo para su primer acto de precampaña. 

Dimisiones internas

El mitin de Vox en Vistalegre llega en un momento delicado para la formación. En las últimas semanas han sufrido dimisiones internas en BalearesCastilla y León y Castilla-La Mancha. Varios presidentes provinciales han abandonado la formación por estar descontentos con el rumbo que estaba escogiendo Abascal. Un goteo de dimisiones que viene de lejos, desde que tras las elecciones andaluzas empezaran las renuncias de varios dirigentes. 

Además de las dimisiones internas, el partido ultra encara las elecciones generales del 10-N con un estancamiento de su electoral. Según el último sondeo del GESOP para EL PERIÓDICO, los 'voxistas' obtendrían entre 24-28 diputados. En los pasados comicios ya obtuvieron 24 escaños en el Congreso.

Protestas contra Vox

El acto de Vox no ha estado exento de polémica. En los últimos días, los alrededores del estadio donde se ha celebrado han amanecido llenos de pegatinas con lemas como: "Santiago Abascal no ha trabajado nunca, ¿y tú?"; "Espinosa tiene una mansión de 3 millones de euros, ¿y tú?; "Lucha por tu gente, lucha por tu barrio. Fuera la extrema derecha de Carabanchel". 

Además, este domingo, a las 5:30 de la mañana, un grupo de mujeres pertenecientes a Femen han tratado de boicotear el acto. Las cuatro activistas que han sido desalojadas por la policía se habían encadenado a una de las puertas. "Cadena feminista contra el voto fascista", sentenciaba la organización a través de su cuenta de Twitter.