Ir a contenido

Sánchez desdeña el fin del veto de Rivera

El presidente en funciones llama a la movilización en la lucha contra las derechas el próximo 10-N

El Periódico / Barcelona

Pedro Sánchez, en la presentación del Programa Común Progresista.

Pedro Sánchez, en la presentación del Programa Común Progresista. / JOSÉ LUIS ROCA

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha respondido al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que no pide el apoyo de un partido que pacta con la ultraderecha, sino que este respete el resultado de las elecciones y no bloquee a aquel que las ganó.

Rivera ha levantado el veto al PSOE y ha accedido a pactar con el líder socialista este mismo sábado en un acto electoral en Madrid. Esto, siempre y cuando Sánchez asuma un decálogo de reformas que incluye frenar al presidente de la Generalitat, Quim Torra.

En un mitin en Vigo, el presidente se ha referido a los diferentes partidos que han llevado a cabo actos políticos este sábado. En lo que se refiere a Ciudadanos, ha destacado irónicamente que resulte ser la misma persona quien esté dispuesta a gobernar mano a mano con el PSOE y al mismo tiempo pretenda “echarlo” de la Moncloa en el caso de sumar más escaños con el PP y “la ultraderecha”. 

“Todo un ejemplo de coherencia, señor Rivera”, ha declarado el líder de la izquierda, quien también se ha preguntado si el PP está “en hibernación”. "Solamente aparece cuando escuchamos a la presidenta de la Comunidad de Madrid decir cosas ultraderechistas porque pacta con la ultraderecha", ha añadido en referencia al partido de Casado.

Aplauso para las Trece Rosas

A propósito de Vox, ha pedido un aplauso cerrado para las Trece Rosas, a las que ha nombrado una por una, dadas las declaraciones del portavoz del partido conservador, Javier Ortega Smith, quien aseguró este viernes en una entrevista para Los Desayunos de TVE que las trece jóvenes republicanas “torturaban, asesinaban y violaban vilmente”. 

Antes de finalizar el mitin, Sánchez ha llamado a la movilización en las elecciones del próximo 10 de noviembre, y ha proclamado que “la amenaza existe, no es ficticia”, tal y como demuestran ayuntamientos y comunidades autónomas donde “ya vemos la foto de la plaza de Colón institucionalizada".