08 abr 2020

Ir a contenido

El TC avala el derecho a usar el castellano en la prueba final de Primaria

El pleno resuelve el conflicto de competencia planteado por el Govern contra las pruebas de evaluación final de primaria

Declara inconstitucional el precepto que establece que los orientadores del centro harán un informe sobre la capacidad del alumno

Ángeles Vázquez

Un aula de una escuela concertada de Barcelona.

Un aula de una escuela concertada de Barcelona. / FERRAN NADEU

El pleno del Tribunal Constitucional ha avalado este miércoles el derecho a poder hacer en castellano las pruebas de evaluación final de Educación Primaria en Catalunya. El alto tribunal resuelve así el conflicto positivo de competencia promovido por el Govern contra el Real Decreto que regula las características generales de las pruebas de la evaluación final de Educación Primaria, establecidas en la Ley Orgánica 2/2006 de Educación conocida como LOE.

La sentencia, que se conocerá en su integridad en los próximos días, avala el derecho a elegir la lengua castellana o la lengua cooficial correspondiente, a elección de los padres, madres o tutores legales en la prueba final de primaria que introducía tanto esa ley educativa como la la ley orgánica de mejora de la calidad educativa (LOMCE).

El alto tribunal ha adelantado este miércoles el fallo de su resolución, que solo da la razón al Govern en un punto, al declarar la inconstitucionalidad y nulidad de dos de los preceptos del real decreto, al entender que vulneran competencias autonómicas. Se trata del 7.4, en lo relativo a que establece que "los responsables de orientación en cada centro educativo realizarán un informe por cada alumno o alumna a que se refiere este apartado, que será tenido en cuenta a la hora de establecer las adaptaciones que procedan", y del 7.5 por el inciso que establece que lo "elaborará el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte".

La Generalitat impugnó en 2016 el decreto que regula las pruebas de la evaluación final de educación primaria previstas en  la LOMCE, al entender que vulneraba su potestad para decidir la lengua en la que se realiza y que el método debería limitarse a comprobar el nivel de adqusición por el alumno de las competencias del currículo.

La impugnación señalaba que esta evaluación, que Catalunya viene realizando desde hace años, no podrá comprobar ese conocimiento, si se aplicaran los criterios y condiciones previstos por el ministerio, ya que, según Ensenyament, el real decreto había establecido cómo será la prueba "de forma demasiado detallada". En su opinión, "el Estado debería ceñirse a regular las bases y no el desarrollo de estas pruebas".

La Generalitat cree que no le afecta

En cualquier caso, la Generalitat afirmó ayer que la setencia "no afectará" a Catalunya, porque se refiere a pruebas que "nunca se han aplicado" en esta comunidad, según el Ejecutivo catalán.

Así lo han afirmado fuentes del Departamento de Educación, que han añadido que la sentencia se refiere a las pruebas finales de sexto de primaria, individualizadas y comunes para el conjunto del Estado, cuyo objetivo era determinar si los alumnos estaban preparados para superar la etapa.

En Catalunya "nunca se han llegado aplicar estos exámenes" y "se hacen una pruebas propias, conocidas como de competencias básicas, que son evaluadoras del sistema y no para evaluar los conocimientos individuales de los alumnos", han afirmado las mismas fuentes.

Las pruebas de evaluación de sexto de primaria o de competencias básicas, al ser propias del Departamento de Educació, se hacen en lengua catalana, excepto los exámenes de castellano y de lengua extranjera, han recordado desde la Generalitat.