Ir a contenido

TRAS LA OPERACIÓN JUDAS

El PP evita exigir el 155 pero reclama la aplicación de la ley de seguridad nacional

Los populares catalanes se abren a aceptar un candidato del PSC o los 'comuns' para que prospere la moción de censura contra Torra

Júlia Regué

El líder del PP, Pablo Casado, atiende a los medios, en una imagen de archivo.

El líder del PP, Pablo Casado, atiende a los medios, en una imagen de archivo. / Europa Press

Los populares se resisten a exigir la aplicación del artículo 155 en Catalunya, una maniobra que prometieron activar en el primer Consejo de Ministros si se hacían con la Moncloa tras el 28-A. Pero una vez confirmada la repetición electoral el próximo 10-N, la dirección aboga "calibrar bien" esta herramienta y se inclina por reclamar al presidente en funciones y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, que garantice el cumplimiento de otras normas "básicas" como la ley de seguridad nacional en Catalunya.   

En esta idea ha apuntado este lunes el dirigente del PP, Pablo Casado, y ha hurgado después, el secretario general, Teodoro García Egea, en una comparecencia ante los periodistas tras la reunión del comité ejecutivo del partido en Barcelona. En una entrevista en Telecinco, Casado ha emplazado a Sánchez a aplicar inmediatamente la ley de seguridad nacional ante los últimos acontecimientos derivados del encarcelamiento de siete CDR en el marco de la operación Judas y de los presuntos contactos de Quim Torra con los detenidos, para que los Mossos d'Esquadra dejen de "recibir órdenes ilegales", se cierre el "mal llamado" Centro de Seguridad Informática (Cesicat) y se evite que "esté colaborando en la preparación de atentados terroristas", como sugiere una información de 'El Mundo' que afirma que la Generalitat está "involucrada" a través del Cesicat en los preparativos de "posibles atentados terroristas".

Casado también se ha abierto a pedir que aplique la ley de partidos políticos que prevé ilegalizar a "cualquier partido que aliente la violencia", la ley de instituciones penitenciarias (para que no se celebren actos de homenaje a los presos independentistas), la ley de sostenibilidad financiera (para evitar que la Generalitat "malverse"), la ley de educación (para evitar que haya "adoctrinamiento"), y la ley audiovisual (para que no se difunda "propaganda"). 

Tras el encuentro de la cúpula del PP, García Egea ha exigido a Sánchez que "demuestre si está o no en la equidistancia" rompiendo las alianzas del PSC con fuerzas independentistas en municipios y también en la Diputación de Barcelona, y que "recurra ya" las resoluciones del debate de política general aprobadas en el Parlament, algo que el Gobierno ya ha anunciado que hará.

Por otro lado, ha lamentado que haya expirado el tiempo para presentar coaliciones sin haber logrado coaligarse con Ciudadanos (Cs) bajo la plataforma España Suma, incluso habiendo ofrecido a Inés Arrimadas ser la número uno por Catalunya, con su candidata, Cayetana Álvarez de Toledo, de número dos. "Para nosotros España es más importante que cualquier partido [...] No entiendo que, si hace unos meses hemos conseguido firmar acuerdos en cientos de instituciones, por qué no hemos podido tener un acuerdo que nos aglutine a todos", ha lamentado. "Tenemos que conseguir un escaño más del PSOE para ser una alternativa al desgobierno que sufre España y Catalunya", ha apostillado.    

Moción de censura a Torra

El líder del PPC, Alejandro Fernández, ha celebrado el anuncio de Cs de presentar una moción de censura contra el 'president' de la Generalitat, Quim Torra, algo que, con más o menos intensidad, lleva pidiendo el partido desde su investidura. Fernández se ha abierto al PSC y a los 'comuns' para que se sumen a la iniciativa y que "no quede en un simple postureo político". En este sentido, ha explicado que se ha puesto en contacto con Lorena Roldán para trazar un documento de "compromiso democrático" que "recupere el espíritu del 6 y 7 de septiembre" y "restaure la libertad y la democracia" ante la "amenaza explícita de desobediencia e insurrección" de Torra.

"Vamos a intentar convencer al PSC y a los 'comuns' de que es mucho más digno, limpio y democrático, la posición que defendió Joan Coscubiela que la de ellos ahora [...] Miquel Iceta me cae bien, como político me parece un desastre, pero, si se presentase, no tengo ninguna duda de que le apoyaría. No le pido que se enamore del PP o de Cs, sino que esté a la altura de las circunstancias", ha espetado, y no ha descartado su apoyo a un candidato alternativo de alguno de estos dos partidos.