Ir a contenido

Planes de seguridad para las protestas por la sentencia

Guardias civiles, policías y mossos evitarán repetir las fotos del 1-O

El Ministerio del Interior limita el despliegue de sus fuerzas a la protección de comisarías, aduanas y edificios del Estado

Analistas de Interior señalan tramos de la A-2 y la AP-7 y cuatro rotondas de Barcelona como puntos críticos

Juan José Fernández

Actuación de la Policia Nacional en las puertas del colegio electoral Ramon Llull de Barcelona durante el 1 O.

Actuación de la Policia Nacional en las puertas del colegio electoral Ramon Llull de Barcelona durante el 1 O. / FERRAN NADEU

Para la prevención de desórdenes entre el segundo aniversario del 1-O y la publicación de la sentencia del Procés, el Ministerio del Interior no enviará muchos más refuerzos de a pie de los ya decididos, 200 antidisturios, dejando todo el peso de la seguridad ciudadana a los Mossos. "Es lo que corresponde a sus competencias, y la coordinación está siendo muy buena", recuerdan en el Ministerio del Interior.

Pero no se trata de un plan cerrado, pues está sometido a revisión continua del grado de la amenaza para la calle o para ciudadanos (políticos, fiscales, jueces, policías…) que supongan algaradas y sabotajes estos días. "Tanto de infraestructuras como de personas se hace una valoración objetiva del riesgo y se adoptan medidas adecuadas y proporcionadas al mismo", advierte la misma fuente ministerial. De hecho, otros 40 antidisturbios más están preparados para incorporarse rápidamente al dispositivo que se debe alojar en hoteles de Salou y Castelldefles.

Los Mossos d’Esquadra confirman la buena coordinación con las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE). Los días críticos de grandes manifestaciones, prevén que en el Centro de Coordinación (CECOR) de Mossos en Barcelona estén presentes agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía –informa Guillem Sánchez-, y que la llegada de refuerzos policiales estatales a las calles se supedite a una previa petición de los Mossos.

No repetir la foto

Diversas fuentes de las FSE desplegadas en Catalunya dan por hecho que los CDR y otras entidades independentistas promoverán manifestaciones y una aturada de país tras la publicación de la sentencia del procés.

Y esta vez, tanto Mossos como FSE intentarán evitar que se repitan las escenas del 1-O. Ni patadas voladoras, ni ancianos magullados, ni procesamiento de inspectores por cargas. El Gobierno de España de ninguna manera quiere proporcionar al secesionismo nuevas fotos para su relato de represión.

Por los sondeos que mandos de Policía y Guardia Civil han realizado entre sus colegas de la policía catalana, los primeros están convencidos de que la Brigada Móvil (Brimo) y las Áreas Regionales de Recursos Operativos (ARRO) de los Mossos "se emplearán a fondo en la calle" y no eludirán órdenes judiciales ni misiones de orden público: "Tampoco los Mossos quieren que se repita su foto del 1-O", aseguran quienes en la Guardia Civil los tratan a diario.

Edificios del Estado

Guardia Civil y Policía Nacional se desplegarán, en principio, para la protección de edificios del Gobierno de España e infraestructuras estatales, puertos, aeropuertos, instalaciones aduaneras y centrales de energía, estas últimas ya blindadas por la alerta contra el terrorismo yihadista.

Pero que el Gobierno de España no envíe más antidisturbios no afecta a otras áreas, que incrementan efectivos desde antes del verano. Son las de Información, especialmente de la Guardia Civil en Barcelona, reforzadas por el operativo de 500 agentes que, el pasado lunes, detuvo a nueve independentistas vinculados a los CDR.

No se han suspendido aún permisos ni traslados al personal de Guardia Civil y de Policía con destino en Catalunya, si bien un agente en labores de información recuerda que, en el instituto armado, "para anular permisos bastan 24 horas".

Los planes de las FSE para asegurar sus propias instalaciones, comisarías y casas cuarteles, contemplan una protección más decidida que la que se vio en 2017, destruyendo "cualquier apariencia de impunidad" de quienes escrachen, pinten o bloqueen esas sedes, explica la misma fuente.

Protesta de corta duración

En las FSE no hacen apuestas de duración de la protesta, pues difieren diversas estimaciones sobre las fuerzas de los CDR, que han fallado por falta de gente en convocatorias como la última de asalto al Parlament.

Según el planteamiento de los ojos de Interior en Catalunya, nuevamente será clave el corte de vías de comunicación. Especialmente señalan la AP2 a la altura de Alcarrás (Lleida), la AP7 al norte y al sur de Girona, la misma vía a en La Ametlla (Tarragona) y las carreteras de acceso a la frontera. Para el caso de vías de cuatro carriles más carretera de servicio, estiman necesaria la afluencia de al menos 80 manifestantes.

Igualmente, ven como punto débil acreditado la estación del AVE de Girona y, en Barcelona, dos rotondas de acceso a la Zona Franca y otras dos en el camino al aeropuerto de El Prat. En torno a las sedes judiciales, no celebran precisamente la reciente reducción de efectivos entre los 400 mossos de la 'Operación Toga'. No obstante, prevén que las movilizaciones no podrán durar más de 48 horas sin generar una gran desafección de la sociedad catalana.