Ir a contenido

EN SEPTIEMBRE DEL 2018

Los CDR presos querían servir de enlace entre Torra y Puigdemont

Se investiga si cinco de los arrestados se reunieron con la hermana del 'expresident' para darle "documentación sensible"

Un auto de prisión da a Duch un "papel principal" en la organización y sitúa a Ros como "núcleo productor" de explosivos

Ángeles Vázquez

Detienen a miembros de los CDR en Catalunya acusados de planear acciones violentas. / ENRIC FONTCUBERTA / EFE / VÍDEO: EFE

Cinco de los miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) detenidos el pasado día 23 participaron el 15 de septiembre de 2018 en un encuentro que "exigía unas grandes medidas de seguridad, que fueron asumidas y adoptadas por parte del Equipo de Respuesta Táctica" (ERT). Se reunieron con la hermana del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont para "entregar documentación sensible y establecer comunicaciones seguras" entre él y el actual 'president', Quim Torra, según consta en los autos de prisión los siete miembros del ERT que comparecieron ante el juez. 

En la resolución relativa a Guillem Xavier Duch, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, se afirma que cuatro de ellos, junto a una de las arrestadas que quedó en libertad sin pasar a disposición judicial, se "reunieron 'in itiniere' con la hermana del expresidente Puigdemont con la intención de entregar documentación sensible y establecer comunicaciones seguras". 

El auto llega a esa conclusión, afirma, tras "un pormenorizado análisis de las intervenciones telefónicas entre Ferran Jolis y Xavier Buigas" del que se obtuvo que "el ERT organizó, planificó y ejecutó" el encuentro, en el que participaron, además de Duch y Jolis, Eduardo Garzón, David Budria y Clara Borrero.

El juez García-Castellón envió a prisión a los siete detenidos que comparecieron ante él por los delitos de integración en organización terrorista, conspiración para cometer estragos y tenencia de explosivos. Los otros arrestados en la operación Judas quedaron en libertad para comparecer en el juzgado cuando sean llamados por el magistrado.

Teléfonos clandestinos

Como los investigadores llevan casi un par de años trabajando sobre la presunta célula terrorista, el auto recuerda que el 1 de febrero cuatro de ellos (Duch, Eduardo Garzón, Jordi Ros y David Budria) vertieron aceite sobre la carretera al paso del convoy que trasladaba a los líderes presos del 'procés' de la cárcel de Lledoners, en la que se encuentran en prisión provisional, a Madrid, para ser juzgados.

Para ello, así como los disturbios que se produjeron durante el Consejo de Ministros celebrado en Barcelona el pasado 21 de diciembre, los miembros del ERT utilizaron teléfonos clandestinos, walkie talkies y un lenguaje convenido.

También lo utilizaron para preparar "un plan de conspiración contra las instituciones del Estado, que consistiría en el asalto y posterior ocupación de forma legal del Parlament de Catalunya" el día D con "el fin último de subvertir el orden constitucional". Según la resolución, ese plan habría sido "encomendado por parte del denominado 'CNI catalán' y se habría asumido y planificado por parte del propio ERT", en el que Duch tendría "un papel principal en la organización", como "uno de sus coordinadores, al cargo de las telecomunicaciones".

El auto apunta a una conversación de Duch con Jordi Ros, integrante del 'núcleo productor', que ya había empezado a adquirir productos químicos, en la que este último le dice al primero que "deberían empezar a mover las cosas porque las noticias avanzan desfavorablemente". La resolución no precisa más.