LAS IZQUIERDAS

Tardà y Domènech, con mano izquierda

Joan Tardà y Xavi Domènech hacen votos por un futuro Govern progresista

Ambos culpan a Sánchez del fiasco de la fallida investidura de un presidente del Gobierno

Joan Tardà y Xavi Domènech.

Joan Tardà y Xavi Domènech.

3
Se lee en minutos
Xabi Barrena

Joan Tardà llega con antelación a la cita con EL PERIÓDICO. Lleva bajo el brazo 'El único camino', la autobiografía de Dolores Ibárruri, 'La Pasionaria', en la misma edición que leyó hace décadas, la de Bruguera, del año 1979. Xavier Domènech llega puntual, con otro libro, uno sobre lingüística catalana. Tópicos cruzados. La cita es también literaria. Ambos, junto con la periodista Àngels Barceló han escrito 'Entre Ítaca e Icaria', 'Reflexiones sobre Cataluña, España y las izquierdas' (Roca Editorial, 220 páginas). Con ese título ("Fue una idea de Xavi y es lo mejor del libro", suelta Tardà) es obvio que la conversación tenía que girar sobre la actualidad.

Por ejemplo, sobre la convocatoria de elecciones que este martes ha formalizado Felipe VI. El análisis de ambos exdiputados en el Congreso presenta varios puntos de coincidencia. Para Domènech, "el gran problema" para que cuajara un acuerdo entre el PSOE y Podemos "ha sido [Pedro] Sánchez". "El 28-A, tras una ola de temor a un posible Gobierno de las derechas, se configuró una mayoría de izquierdas. Sánchez podría haber dicho 'voy a formar un Gobierno progresista y a solucionar el problema de Catalunya', pero no lo hizo. Ni una solución", razona el exdiputado de los 'comuns'. Y prosigue: "La moción de censura demostró que había una alternativa al PP. Tras las elecciones, el PSOE no ha querido esa mayoría y ahora quiere que la gente cambie el voto. Ha desconvocado al electorado a ver si le sale otro. Creo que se va a pegar un batacazo".

Para Tardà, "el PSOE presentó a regañadientes la moción de censura, tras la sentencia del 'caso Gürtel'. Cuando le pregunté a José Luis Ábalos '¿estáis dispuestos a gobernar?', él respondió que 'a gobernar para ir gobernando'", revela. El diagnóstico sobre lo sucedido en estas semanas es claro para el republicano: "No han hecho nada para gobernar con Podemos. El objetivo es gobernar con Ciudadanos. Entre otras cosas, Sánchez tiene complejo de inferioridad ante Pablo Iglesias. Sánchez culturalmente es pobre, es líquido porque no tiene formación".

Y mientras tanto, en Catalunya, ¿qué? Para Domènech, "la aspiración de un Govern catalanista de izquierdas soberanista y republicano debería ser compartido por todos". "Y lo que se me hace extraño es que haya personas de izquierdas cuyas aspiraciones no pasen por aquí, sino por un frente de orden configurado alrededor del PSC con la Lliga Democràtica, PP, Cs, la posconvergencia... eso es horrible", afirma.

Sentencia dura

Y es que "tal como se configura la situación", dice, la sentencia por el juicio al 'procés' "será dura". "Y no se podrá actuar como si no existiera ese fallo", asevera. E insiste: "Los que se digan catalanistas de izquierdas y no estén por encontrarse con otras fuerzas lo mejor que pueden hacer es dedicarse a otras cosas".

Sobre el actual Govern, la opinión que guarda Domènech es pésima, ("es una chapuza", valora). "El Govern, y la unión entre la posconvergencia y ERC, está agotado. Ante esto, tras las próximas elecciones que deberían celebrarse lo antes posible, o bien se configura el frente de orden alrededor del PSC, o bien se articula el frente de izquierdas", pondera.

Para Tardà, el futuro inmediato pasa por tres claves: "El aparato estatal ha depositado todas sus esperanzas de solución en los efectos de la represión, ignorando la historia de Catalunya. Lo que es evidente es que el clamor de la amnistía irá 'in crescendo' e irá siendo asumido por sectores que no son ni autodeterministas, simplemente demócratas. Por otra parte. la crisis económica obligará a que la acción del Govern sea como mínimo de una socialdemocracia radical. Y por último,  el gran objetivo es establecer un diálogo sin condiciones con el Estado encaminado a lograr un referendo". Porque la solución al conflicto institucional pasa, para Tardà, sí o sí, por un referéndum de autodeterminación, aunque no sepa "que forma tendrá".

Noticias relacionadas

El dardo

Por todo ello, la solución que receta el republicano es el del "frente amplio", con ERC, JxCat, 'comuns' y la CUP. "En este Ejecutivo, el centroderecha catalán, tendría el 25%, es decir, estaría en minoría frente a la izquierda". También Tardà aboga por elecciones "lo antes posible" y considera que si no se logra este Govern cuatripartito "el 'procés' no avanzará". "Al revés, se consolidarán los bloques. Los sectores más carcas del PSC y de la posconvergencia quieren adaptar al siglo XXI las dinámicas de los años 80 y 90 en que uno se quedaba la Catalunya 'catalana', del 'hinterland', y el otro la región metropolitana", afirma. Y finaliza con un dardo contra lo que, en tiempos, se llamaba 'sociovergència': "Al PSC y a los nacionalistas les conviene que a las izquierdas no lideren. El PSC quiere a los 'comuns', y la posconvergencia, a nosotros, como los masoveros de su finca. Ellos no tiene otro proyecto que mantenerse en el poder".