Ir a contenido

Operación policial

Detenidos 9 miembros de los CDR acusados de querer atentar con explosivos

La fiscalía les atribuye delitos de terrorismo y tiene "certeza" de que iban a atentar entre el 1-0 y la sentencia del 'procés'

La Guardia Civil les ha incautado ingredientes para la posible fabricación de amonal y termita, y un plano de una casa-cuartel

Ángeles Vázquez / Juan José Fernández / Antonio Baquero / Guillem Sànchez

Detienen a miembros de los CDR en Catalunya acusados de planear acciones violentas. / ENRIC FONTCUBERTA / EFE / VÍDEO: EFE

La Guardia Civil ha detenido este lunes a nueve independentistas vinculados a los Comités de Defensa de la República (CDR) a los que se acusa de preparar actos violentos con artefactos explosivos.  Según han informado a este diario fuentes cercanas a la operación, se les han incautado sustancias para fabricar amonal y, ya elaborada, una cantidad aún no definida de termita, un deflagrante de explosivos. [Sigue las últimas noticias tras la detención de nueve CDR en Catalunya en directo.]

La fiscalía de la Audiencia Nacional considera que formaban "un grupo terrorista de índole secesionista catalán" y les atribuye tenencia de explosivos, así como delitos de terrorismo y/o rebelión, como hizo en su día con Tamara Carrasco, aunque el magistrado ante el que la joven compareció consideró que los hechos se encuadraban en los de desórdenes públicos. Ahora la Fiscalía es mucho más contundente y afirma que los "proyectos terroristas" de este grupo estaban en un "avanzado grado de preparación", pues ya tenían "objetivos seleccionados".

La Guardia Civil analiza abundante documentación intervenida en la que internamente han bautizado como 'Operación Judas', para informar al juez del radio de supuesta amenaza que suponía el grupo desarticulado. Fuentes cercanas a la investigación confirman que los detenidos poseían al menos un plano de una casa-cuartel de la Guardia Civil en la provincia de Barcelona.

El momento de la detención de un miembro de los CDR en Sabadell. / MIQUEL CODOLAR / ACN / VÍDEO: EUROPA PRESS

Una nota firmada por el teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Miguel Ángel Carballo, califica de "avanzados" los "proyectos terroristas con fines secesionistas" que se les imputan y afirma que, "ante la certeza de que las acciones se iban a perpetrar aprovechando el periodo comprendido entre el aniversario del referéndum ilegal del 1-O y la publicación de la sentencia del 'procés', se ha decidido "proceder a la detención de los implicados para abortar el proyecto que podría haber ocasionado daños irreparables debido a lo avanzado de sus preparativos". 

La principal diferencia entre la operación de Carrasco y esta, en la que juez Manuel García-Castellón trabaja desde hace casi dos años, estriba en que en los registros que se han practicado este lunes se han intervenido materiales y sustancias utilizables en la fabricación de explosivos.

En un garaje, en lo que fuentes policiales califican de "cocina de explosivos", los guardias civiles han hallado ácido sulfúrico, polvo de aluminio, gasolina y cera o parafina, materiales que pueden ser utilizados para fabricar amonal. Para la fabricación de termita también es ingrediente principal el óxido de aluminio. Entre el material incautado hay un manual y anotaciones para su elaboración.

Objetivos seleccionados

Ninguno de los nueve detenidos forma parte de la base más juvenil del independentismo radical. Tienen entre 35 y 50 años, y son ocho hombres y una mujer. Esta última, de nombre Clara, ha sido puesta en libertad con cargos a media tarde de este lunes. Poco después, otro de los detenidos ha salido igualmente en libertad con cargos, e igualmente después de acogerse a seu derecho de no declarar.

De los nueve detenidos, cuatro habían sido ya anteriormente identificados en protestas de diversa índole, tras el encarcelamiento de Carles Puigdemont en Alemania (marzo de 2018) y tras el último traslado de políticos independentistas presos (febrero pasado) a cárceles catalanas. En este último caso, los detenidos son David Budria y Eduard Garzón, dos de los llamados 'Nou de Lledoners'.

A cuatro de los detenidos los ha capturado la Guardia Civil en Sabadell. Al grupo también se le ha intervenido abundante material informático que ya está siendo igualmente analizado. 

La fiscalía de la Audiencia Nacional ha informado de que el material y sustancias intervenidas en la 'Operación Judas' están "consideradas precursores para la confección de explosivos, susceptibles (a la espera de confirmación por los especialistas) de ser empleadas en la fabricación de artefactos explosivos y de ser utilizados contra objetivos seleccionados por un grupo de militantes de CDR".

Operativo de la Guardia Civil contra los CDR en Sant Fost de Campsentelles. / QUIQUE GARCÍA / EFE / VÍDEO: EFE

Entre ellos podría estar el cuartel de la Guardia Civil cuyo plano de accesos se le ha encontrado a uno de los detenidos, así como de otras sedes de entidades oficiales en Catalunya. 

Varias conversaciones telefónicas de los detenidos, que habían sido interceptadas, llevaron a los investigadores a sospechar que el grupo podía pasara a la acción de forma inminente, lo que ha precipitado su detención. 

De la investigación ha trascendido que los detenidos se habían visto en una cantera, informa Europa Press, pero no para obtener material explosivo, matizan fuentes policiales. El detalle de la presencia en ese lugar es subrayado por fuentes judiciales como muy significativo para la investigación por la imputación que se les hace en cuanto a la tenencia de explosivos. El lugar pudo ser utilizado como zona de pruebas por el grupo.

Respuesta táctica

Los detenidos son miembros de los autodenominados Equipos de Respuesta Táctica de los CDR. La operación está siendo coordinada por el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón,  ante el que comparecerán los detenidos este miércoles o jueves en Madrid.

En total se han realizado 10 registros, en las localidades de Sabadell, Cerdanyola del Vallès, Santa Perpètua de Mogoda, Sant Pere de Torelló, Sant Fost de Campsentelles y Mollet del Vallès.

Gritos de libertad ante el domicilio de uno de los independentistas detenidos por la Guardia Civil. / VÍDEO: EUROPA PRESS

Según fuentes de la investigación, el grupo pretendía cometer esas acciones violentas, que podrían terminar causando víctimas mortales, entre el segundo aniversario del referéndum del 1-O y la publicación de la sentencia del juicio del 'procés'. La operación se ha realizado con apoyo de agentes antidisturbios, al comienzo solo con miembros del GRS 4 de la Guardia Civil, con sede en Barcelona, y después con la incorporación de cuatro furgones de la Brigada Mòbil de los Mossos d'Esquadra.

En el operativo han intervenido 500 guardias civiles de distintas unidades, incluidos los propios antidisturbios, dos UCE de Madrid y agentes del Servicio de Información del Instituto Armado, que refuerza efectivos en Catalunya desde antes del verano.

Las fuentes consultadas por este diario separan los arrestos de este lunes del de Tamara Carrasco, en el que el magistrado Diego de Egeaque se ocupó entonces de las actuaciones como juez de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6,  no apreció ni terrorismo ni rebelión y acabó remitiendo el caso a los juzgados de Viladecans, localidad en la que residía la joven considerada dirigente de los CDR. 

La fiscalía de la Audiencia Nacional ya defendió entonces que los hechos imputados a los CDR eran constitutivos de terrorismo o rebelión y recurrió sin éxito la decisión de De Egea de considerarlos desórdenes públicos. El juez solo le impuso comparecencias semanales y prohibición de salir de Viladecans salvo que tuviera que hacerlo para ir al trabajo y siempre contando con su autorización.