Ir a contenido

ENTREVISTA AL LÍDER DEL PP EN CATALUNYA

Alejandro Fernández: "La obsesión por hacer una opa al PP perjudicará a Cs"

"La gente en Catalunya no nos ha abandonado por excesiva firmeza contra el nacionalismo, sino que, probablemente, por lo contrario", afirma

"La aplicación de la ley de manera contundente ha coincidido con las menores movilizaciones sociales del separatismo", señala el dirigente popular

Júlia Regué

El líder del PP en Catalunya, Alejandro Fernández, posa para EL PERIÓDICO.

El líder del PP en Catalunya, Alejandro Fernández, posa para EL PERIÓDICO. / FERRAN NADEU

Alejandro Fernández (Tarragona, 1976) confía en que el PP pueda recuperar escaños en los próximos comicios y reclama unión al constitucionalismo para afrontar una nueva etapa del 'procés' tras el fallo por el 1-O.

- ¿El PP prefería elecciones antes que un Gobierno de Pedro Sánchez?

- España necesita estabilidad y un Gobierno, no puede estar constantemente en elecciones. No las queríamos, pero le correspondía a Sánchez. Ha tenido dos ofertas, de Podemos y de Ciudadanos, y es responsabilidad suya haberlas rechazado.

- Pablo Casado no ha hecho ninguna.

- Tenemos un papel que es el de ser la alternativa a Sánchez y al socialismo. En el 2016 Mariano Rajoy no tenía ofertas de nadie; solo la abstención del PSOE podía desbloquear la situación, no había acuerdo posible aritmético con nadie. 

- ¿Cree que mejorarán resultados el 10-N?

- Todas las encuestas indican que el PP subirá bastante, aunque también es cierto que a día de hoy no dan una suma alternativa. Veremos qué ocurre. Al final el PP ha tenido muchísimos más gobiernos de lo que parecía tras el 26-M. 

- ¿Temen desaparecer en Catalunya?

- No, esta subida generalizada también la señalan en Catalunya. 

- La pérdida de escaños del PPC, ¿se puede achacar a la acción del Gobierno de Rajoy por el 1-O?

- Todo lo contrario. Muchas veces se achaca a determinadas posiciones políticas la situación del PP en Catalunya y me gusta recordar que los mejores resultados los tuvimos entre el 2010 y 2014, coincidiendo con la sentencia del Estatut. La gente en Catalunya no nos ha abandonado por excesiva firmeza contra el nacionalismo, sino que, probablemente, por lo contrario.

- ¿Por tibieza?

- Tibieza o que en algún momento los constitucionalistas nos reclamaron una actuación más decidida. Pero nosotros también aprendemos las lecciones. 

- Cayetana Álvarez de Toledo, ¿repetirá como número uno por Barcelona?

- La idea genérica es que se repitan en esencia las candidaturas.

- ¿Por qué insisten en España Suma tras el portazo de Cs?

- No es solo una coalición electoral instrumental ni una alianza de partidos de centroderecha, es una gran alianza de partidos democráticos contra algunas de las amenazas del populismo identitario. Cs dice que no quiere, pero ha pactado con nosotros en media España. Albert Rivera aún tiene que entender que en el conjunto de España el PP es mucho más fuerte que Cs y que no va a conseguir un 'sorpasso'. Esta obsesión por hacer la opa al PP lo que va acabar provocando es perjudicar a la propia estructura de Cs como se ha visto en este tiempo. 

- ¿Cree que es una cuestión de personalismos?

- Si estás ofreciendo una alianza, no le descalifiques demasiado, no sería elegante. En cualquier caso, hay determinadas actitudes en Rivera que no van por el camino de la humildad. Y hasta ahí puedo leer. 

- ¿Cómo es la relación con Cs en Catalunya?

- Potencialmente deberíamos intentar vernos como aliados, porque el constitucionalismo necesita la misma paciencia que el nacionalismo ha tenido durante muchos años. No es bueno ganar unas elecciones y al año irte sin haber intentado nada. 

- El PSC sube en las encuestas. ¿Los electores premian el diálogo con el independentismo?

- El diálogo es una bella palabra pero cuando es trampa, cuando no hay un diálogo basado en la ley, acaba siendo contraproducente. Soy un hombre de diálogo y de pacto, pero no puedo dialogar con un hombre que está amenazando con la insurrección constantemente y con un proceso de desobediencia colectiva. 

- ¿Ve a los socialistas más próximos a ERC que a Cs o el PPC?

- Sí, y creo que es un error porque el PSC estuvo a la altura los días 6 y 7 de septiembre del 2017 y, en cambio, en un giro copernicano de su estrategia, da toda la sensación de que prefiere entenderse con el independentismo. Eso siempre es pan para hoy y hambre para mañana. 

- ¿Cree que Quim Torra se someterá a la cuestión de confianza que le exigen?

- El parlamentarismo no es el fuerte de Torra. Se siente más cómodo en las arengas callejeras y pierde muchos enteros cuando está en la tribuna. Por lo tanto, lo más normal es que haga todo lo posible para evitar cualquier debate parlamentario donde suele salir bastante mal parado.  

- ¿Ve motivos para aplicar un 155?

- Con el 155 hay que ser muy riguroso. Le corresponde al Gobierno valorarlo. Aun así, el valor terapéutico y pedagógico de la ley es absolutamente indiscutible. Resulta paradójico, desde el punto de vista del movimiento separatista, que la aplicación de la ley de manera contundente haya coincidido con las menores movilizaciones sociales del separatismo. Ya pasó en el País Vasco: unos decían que la persecución de la 'kale borroka' traería unas consecuencias y, todo lo contrario, las calles se pacificaron inmediatamente. La aplicación de la ley de forma seria y contundente siempre es positiva.

- Sin embargo, usted dice que "son menos, pero que están más radicalizados".

- Lo pudimos ver estos últimos días. Muchísima menos gente en la calle pero, la que salía, más agresiva que nunca. Torra busca una insurrección, un 3-O más intenso incluso, y no lo va a tener porque la sociedad catalana ya no está para eso. Pero si hay gente capaz de agredir a periodistas que están haciendo su trabajo, ¿qué no serán capaces de hacer después de la sentencia? 

- La Guardia Civil ha detenido este lunes a nueve personas vinculadas a los CDR y la fiscalía de la Audiencia Nacional considera que forman parte de "un grupo terrorista de índole secesionista catalán". Usted ha borrado un tuit en el que daba por hecho que los detenidos tenían "bombas" cuando las pesquisas seguían en marcha. ¿Reculó por responsabilidad?

- Efectivamente, siempre es mejor la prudencia, pero me temo que las noticias que llegan son muy preocupantes.

- ¿Qué espera del fallo del 1-O?

- Lo que se espera de la justicia: una sentencia justa y que acataremos nos guste más o menos. 

- ¿Qué entiende por "justa"?

- Como ha sido hasta ahora el desarrollo del juicio. Hubo algunos que quisieron vender ante la opinión pública internacional que vamos a estar en un simulacro de juicio y esas mismas voces ahora están bastante calladitas porque se pudo ver el juicio de una gran democracia, abierto, transparente, con medios internacionales que destacaron un desarrollo ejemplar donde todo el mundo pudo defenderse. Eso es un juicio justo.

- Parte del soberanismo aboga por exigir la "amnistía".

- Esta figura no ha lugar. Insisten en la idea de trasladar a la opinión pública internacional que España es una dictadura, y no es así. No van a poder caricaturizar la democracia española con la amnistía.

- El exdelegado del Gobierno Enric Millo sigue como presidente del PP en la provincia de Girona pese a ocupar un cargo en la Junta de Andalucía. ¿Cuándo renovarán la dirección?

- Está condicionado por las elecciones. Es una situación concreta que resolveremos en breve como se ha resuelto en Tarragona, con una nueva dirección. Será cuestión de pocas semanas que podamos encontrar una solución.