Ir a contenido

EL SUPREMO DECIDE SOBRE LOS RESTOS DEL DICTADOR

Los Franco: si es legal la Marcha del Orgullo, el abuelo debe ir a La Almudena

Aseguran en su informe al tribunal que en el Desfile del Orgullo "se concentran en un día cinco veces las personas que visitaron el Valle de los Caídos en un año"

Sostienen que el riesgo de que un "individuo fuertemente ideologizado de izquierda" atente o profane la tumba del dictador es "mayor en El Pardo"

Luis Rendueles Vanesa Lozano

Imagen de Franco.

Imagen de Franco.

El Tribunal Supremo decide el 24 de septiembre si los restos del dictador Francisco Franco deben moverse del Valle de los Caídos y llevarse al cementerio de El Pardo, junto a su viuda, tal y como defiende el Gobierno. Los siete nietos del dictador aseguran que, si sale de allí, debe ser enterrado en la Cripta de la Catedral de La Almudena, junto a los restos de su única hija. Los Franco argumentan, en un informe de 99 folios al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, que en ese lugar no se producirían disturbios ni largas colas. Y ponen como ejemplo "paradigmático de concentración de personas", las motivadas por "la celebración de la Marcha del Orgullo... que concentra entre uno y dos millones de personas. Lo que tampoco ha sido obstáculo para que se venga autorizando y celebrando sin problema de seguridad relevante alguno". Los expertos en seguridad contratados por la familia Franco añaden que en la marcha del Orgullo Gay "se concentran en un día cinco veces las personas que visitaron el Valle de los Caídos en todo el año".

El informe, que los peritos defendieron ante los magistrados del alto tribunal el pasado mes de julio, se titula "Análisis de los riesgos identificados por la Delegación del Gobierno en Madrid para los diferentes escenarios ante la hipotética reinhumación de los restos mortales del Excmo. Sr. D. Francisco Franco Bahamonde" y ha sido elaborado por dos militares en la reserva y un civil, entre ellos el comandante de Infantería Carlos Holgado, que fuera uno de los responsables del dispositivo de seguridad de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

500 personas cada hora ante la tumba

La Delegación del Gobierno de Madrid ha argumentado ante el Supremo que trasladar los restos del dictador a la Cripta de La Almudena, junto al Palacio Real y la Plaza de Oriente, generaría riesgos de seguridad y de colapso en la zona, en pleno centro de Madrid. El informe de los peritos contratados por la familia Franco trata de desmontar esa tesis. Los restos del dictador no recibirían, según sus cálculos, la visita de "más de 500 personas por hora, lo que no representa problema alguno para el orden público ni requiere especiales medidas de seguridad". Comparan la atracción que ejercerá la tumba de Franco con la de una exposición sobre el rey Carlos III celebrada en el Palacio Real, que tuvo el doble, unas 2.094 visitas diarias, "sin problema de orden público alguno".

El documento presentado por la propia familia Franco descarta que vayan a producirse grandes colas ante la tumba de su abuelo ("sería algo puntual, no habitual") aunque no deja de recordar que la zona ya ha "evidenciado su capacidad para soportar una cola de enormes dimensiones", como ocurrió, "durante el sepelio de Francisco Franco en 1975 cuando durante las 50 horas que estuvo abierta la capilla ardiente en el Palacio de Oriente se calcula que pasaron por ella entre 300.000 y 500.000 personas formándose colas de varios kilómetros".

Fútbol, el Prado, Manuela Carmena...

El pasado año visitaron la tumba de Franco en el Valle de los Caídos, a más de 40 kilómetros de Madrid, un total de 366.202 personas, según datos oficiales. El informe de la familia Franco compara esas cifras con las de los participantes en los desfiles del Orgullo y los de otras concentraciones festivas celebradas en Madrid, como la final de la Copa Libertadores de fútbol, que tuvo lugar el pasado 9 de diciembre en el estadio Santiago Bernabéu, entre el Boca Juniors y el River Plate argentinos. También incluye el informe los casi tres millones de personas que visitan cada año el Museo del Prado y el millón y medio que acuden al Palacio Real, situado muy cerca de donde ellos quieren reinhumar los restos de Franco.

En su defensa utilizan también el argumento de Madrid Central, el dispositivo aprobado por el gobierno de la que fuera alcaldesa de Madrid Manuela Carmena para reducir la contaminación."Las restricciones al tráfico derivadas del proyecto ya vigente de Madrid Central restringen de manera drástica el uso de vehículos privados en esa zona, por lo que los visitantes a la misma no lo harán en vehículo particular".

Sin embargo, el informe sí considera que llevar los restos de Franco a El Pardo puede colapsar la zona. Explica los limitados y estrechos accesos al lugar ("solo se puede acceder por dos carreteras vecinales estrechas") y añade que allí hay varios acuartelamientos militares.

En El Pardo, donde viven unas 3.500 personas, según los peritos de la familia Franco, sí "se va a ver alterado el derecho de los ciudadanos que habitualmente acuden a disfrutar de la naturaleza y tranquilidad de la zona o de los restaurantes en un entorno de tranquilidad".

"Camareros con viandas" y carritos de bebés

En ese sentido, apuntan incluso la posibilidad de que con el traslado de los restos del dictador al cementerio de Mingorrubio El Pardo "se incrementa el riesgo de posibles accidentes graves, teniendo en cuenta que los restaurantes (de los que dan el listado completo) están a ambos lados de la carretera principal que hay que atravesar para llegar al cementerio, siendo normal que camareros con las viandas y clientes, incluso con bebés, crucen esta calle".

El informe de la familia Franco ha sido duramente valorado por la Abogacía del Estado, que criticó su "falta de rigor" y lo comparó incluso con "un trabajo escolar", según publicó eldiario.es.

Terroristas de extrema izquierda

El documento entregado por el abogado de la familia Franco, Luis Felipe Utrera-Molina, asegura que el riesgo de un atentado también será mayor en el cementerio de El Pardo que en la Cripta de La Almudena. "Un potencial terrorista de extrema izquierda cuenta con un marco más favorable para llevar a cabo su intento de atentado en un entorno como el del Pardo, con vías de escape claras, posibilidad de ocultamiento y ausencia de medidas (de seguridad) que en otro como el de la Catedral de La Almudena, con difícil vía de escape y facilidad de detección".

Los expertos de la familia Franco sostienen que el dictador y su tumba no son objetivo del terrorismo yihadista. Apuntan que El Pardo será un lugar "más factible" que la Almudena para que "un individuo aislado fuertemente ideologizado de izquierda intentase cometer un atentado".

Consideran los peritos contratados los Franco que la Catedral es una "zona segura" porque cuenta con "control de accesos, videovigilancia interior y vigilancia privada". En cambio, el cementerio de Mingorrubio, en un entorno rural, "no cuenta con medida alguna de seguridad mínimamente reseñable", por lo que "el riesgo de atentado aumenta significativamente aquí".

Por ese motivo explican también que hay un riesgo de que alguien intente atacar o profanar la tumba de Franco y sus restos. "Los riesgos para la seguridad de los propios restos son evidentemente mayores en la ubicación propuesta por el Consejo de Ministros (El Pardo) que en la actual ubicación de los restos mortales (Valle de los Caídos) y mucho mayores que en la Catedral de la Almudena".