Ir a contenido

A LAS PUERTAS DE LA SENTENCIA

El soberanismo reivindica el "pacifismo" del 20-S en su segundo aniversario

Centenares de personas se conjuran a las puertas del departamento de Economía para exigir la "absolución" de los juzgados por el 1-O

Júlia Regué

Protesta a las puertas de la sede de Economia con motivo del segundo aniversario del 20-S.

Protesta a las puertas de la sede de Economia con motivo del segundo aniversario del 20-S. / AFP / LLUIS GENE

Òmnium Cultural y la ANC, junto a las primeras espadas de JxCat, ERC y CUP y dirigentes sindicales, han rendido este viernes un homenaje a Jordi Cuixart y Jordi Sànchez ante la sede del departamento de Economía con motivo del segundo aniversario de las movilizaciones contra los registros de la Guardia Civil en estas dependencias el 20 de septiembre del 2017 en el marco de una investigación sobre la logística del 1-O. Unas protestas con las que justificaron su prisión preventiva.  

Centenares de personas han rodeado los aledaños del departamento con carteles por la "absolución" de los independentistas juzgados en el Tribunal Supremo y han lanzado proclamas a favor de su excarcelación, de la"independencia" y abogando al "ho tornarem a fer" que popularizó el presidente de Òmnium Cultural en el alegato final del juicio. Los presentes también han exigido la anhelada"unidad" del soberanismo, a las puertas del fallo del tribunal, y han defendido el "pacifismo" de aquella protesta. 

Distintas personalidades del mundo político, social y cultural, así como familiares de los presos, han leído fragmentos de cartas de Cuixart y Sànchez, en las que defienden que"los poderes del Estado han urdido a través nuestro una operación de castigo contra todos los ciudadanos que en los últimos años nos hemos expresado en libertad". "Pase lo que pase con la sentencia, conjurámonos para no desfallecer, a no pararnos en el camino hacia la libertad", ha espetado Sànchez.

Por su parte, Cuixart ha defendido que aquel 20-S supuso un"punto de inflexión de la razzia represiva y penal contra el soberanismo" y ha vindicado el "comportamiento cívico" y "ejemplar" de las personas que acudieron a la concentración."Criminalizar la manifestación pacífica del 20-S en Barcelona equivale a condenar el derecho a la protesta también contra los poderes del Estado", ha apostillado.

Ambos dirigentes soberanistas han reafirmado su "compromiso" y han asegurado que "los jueces no han podido encontrar una gota de arrepentimiento". Cuixart y Sànchez han pedido que se "rechace el chantaje del Estado" y han resituado el foco en el objetivo de la "independencia".

El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha puesto voz a un fragmento del libro de Cuixart en el que apunta: "Sí, en el 2017 desobedecimos, unos de forma consciente, otros de inconscientemente, pero todos invocando el derecho de todo ser humano a actuar siempre de acuerdo con la propia consciencia. Y, sí, lo volveremos a hacer".

Los manifestantes han abucheado el nombre del 'exconseller' Santi Vila.