Ir a contenido

Torra pide recusar a un tercer juez del TSJC por estar cerca del PSC

El presidente de la Generalitat suma esa petición a la que ya hizo contra los magistrados Barrientos y Mercedes

Efe / Barcelona

Quim Torra, durante una reunión del Govern.

Quim Torra, durante una reunión del Govern. / EFE

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha pedido también la recusación del juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Carlos Ramos, alegando que está "estrechamente vinculado" al PSC porque fue nombrado magistrado a propuesta del Parlament y a instancias de ese partido.

En un escrito, al que ha tenido acceso Efe, la defensa de Torra presenta ante el TSJC un nuevo incidente de recusación contra Ramos, que se suma al que ya planteó contra Barrientos y Mercedes Armas, dos de los magistrados que deben juzgar al presidente catalán por negarse a retirar los lazos amarillos de los edificios públicos en campaña electoral.

Torra argumenta en su escrito que Ramos, quien el pasado viernes fue designado instructor del incidente de recusación contra Barrientos y Armas, también debe ser apartado de ese procedimiento, puesto que fue nombrado magistrado del TSJC a propuesta del Parlament y a instancias del PSC, una formación que "ha destacado enormemente por su interés" en que el presidente catalán dimita o convoque elecciones.

Carlos Ramos, que precisamente fue quien instruyó la querella de la Fiscalía contra Torra por no retirar los lazos, tiene pendiente resolver el incidente de recusación contra Barrientos y Armas que presentó el presidente de la Generalitat, cuando faltan apenas unos días para el inicio del juicio, señalado para los próximos 25 y 26 de septiembre.

Coincidencia con el debate

La nueva petición de recusación planteada por Torra podría obligar a retrasar la celebración del juicio, que el presidente de la Generalitat había pedido aplazar porque coincide con el debate de política general del Parlament, según fuentes jurídicas consultadas por Efe.

Torra motiva la recusación contra Ramos en que el magistrado puede tener un interés directo en la causa, dado que fue incluido por el PSC en la terna de candidatos que en 2004 propuso este grupo parlamentario, junto a los de ERC e ICV, para formar parte del alto tribunal catalán.

En opinión de la defensa de Torra, el PSC, "partido estrechamente vinculado con el magistrado recusado", tiene tanto interés en apartar al presidente catalán que el pasado 4 de abril se celebró un pleno a propuesta de esa formación en el que se le reclamó que se sometiera a una cuestión de confianza o convocara elecciones.

Pena de inhabilitación

La destitución de Torra es una "obsesión política" para el PSC, razona su defensa, que recuerda que el presidente de la Generalitat afronta en su juicio por los lazos una pena de inhabilitación, efecto "buscado políticamente" por el PSC "y cuanto más rápido, mejor".

El escrito subraya la "controversia que siempre ha existido" sobre el hecho de que parte de los magistrados de los altos tribunales de justicia sean designados por los parlamentos autonómicos y recuerda que en su día el propio Barrientos manifestó su "desconfianza" hacia ese tipo de nombramientos de origen político".

Otro de los motivos que esgrime la defensa de Torra contra Ramos es que el magistrado rechazó admitir a trámite otro incidente de recusación que la defensa presentó contra él cuando decidió enviar a juicio al presidente de la Generalitat por desobediencia, por no retirar los lazos amarillos de apoyo a los políticos presos.

El abogado de Torra señala que, si ya entonces tuvo "serias dudas de la imparcialidad de Ramos" en la instrucción de la causa, en este momento es "mucho más evidente", dado que será el encargado de resolver sobre las recusaciones de dos de sus compañeros.