Ir a contenido

COMPARECENCIA

El Síndic admite que su viaje con imputados en el 'caso 3%' "fue un error"

Ribó sostiene fue un asunto "personal", niega vínculos con los investigados y acusa a la oposición de "difamar"

Cs llevará el asunto a la Oficina Antifraude para que lo traslade a la fiscalía si ve indicios de algún delito

Júlia Regué

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó.

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó.

El Síndic de GreugesRafael Ribó, ha comparecido este lunes en comisión parlamentaria para dar explicaciones sobre su viaje a Berlín para ver la final de la Champions del 2015 junto a varios empresarios y cargos de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). En el mismo jet privado viajaron Josep Antoni Rosell, entonces director general de Infraestructures.Cat y el empresario Jordi Soler, quien habría pagado el traslado, ambos investigados por la Audiencia Nacional.

Ribó ha sostenido que se trata de un asunto "personal" pero a preguntas de los grupos parlamentarios ha reconocido que "fue un error", un "exceso de confianza", y ha asegurado que si se lo volvieran a ofrecer "no lo aceptaría". 

El Síndic ha reivindicado que compró él mismo las entradas para el partido en el que preveía asistir, según ha explicado, con un amigo "del mundo artístico catalán". Sin embargo, este no pudo acudir y, entonces, el exdiputado de CDC Ramón Camp le invitó a ir con "un grupo del Bages". "Lo acepté y puedo decir categóricamente que no tengo ninguna relación con ninguna otra persona de este viaje", ha subrayado. "La gran mayoría que iban en ese avión ni los conozco ni sé sus nombres [...] Si los he conocido es porque los he leído en los medios de comunicación", ha abundado, y ha negado que haya "algún indicio, prueba o posibilidad" que indique lo contrario. 

Ribó ha cargado contra los grupos parlamentarios que han denunciado esa fotografía y les ha emplazado a ejercer la "máxima libertad de crítica", pero la "nula libertad de difamar". "No es admisible la difamación, el 'todo se vale', el jugar con mentiras", ha apostillado, y ha censurado que mentir "es grave en democracia parlamentaria".

"¿Cómo quieren tener credibilidad para pedir aclaramientos si la información es falsa?, ha atizado, y ha sugerido que su comparecencia responde a intereses partidistas. "¿Interesa el vuelo de la final de la Champions? En absoluto", ha aseverado. 

El Síndic ha espetado que ha estado "amenazado de muerte por combatir la corrupción" y ha pedido a los grupos que garanticen la presunción de inocencia. "Pero estamos en un país en que no existe. Y es un tratado europeo que hemos suscrito. Cuando se trata de enfangar esto no existe", ha remachado. 

Ciutadans (Cs) ha anunciado que llevará el caso a la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC) y que, si este ente lo ve necesario, lo trasladará a la fiscalía. El diputado Carlos Carrizosa le ha exigido que dimita "inmediatamente" y salga de las "charcas de la corrupción catalana". Su mandato caducó en febrero pero la falta de acuerdo entre grupos impide un nuevo nombramiento.