Ir a contenido

SENTENCIA POR EL 1-O

La CUP rechaza indultos y aboga por la "amnistía"

Los anticapitalistas apuestan por una "movilización costosa para el Estado"

"'Ho tornarem a fer' no puede convertirse en una consigna vacía y diluida", sostienen

Júlia Regué

La diputada de la CUP Maria Sirvent en un pleno de abril del 2019

La diputada de la CUP Maria Sirvent en un pleno de abril del 2019 / EUROPA PRESS

Los anticapitalistas pulen su estrategia para fijar tanto apuestas como líneas rojas antes de que se dé a conocer la sentencia del Tribunal Supremo. El órgano decisorio del partido entre asambleas nacionales se reunió este sábado en Sabadell para ratificar su apego a la "desobediencia civil e institucional" y para empujar su reivindicación por la "amnistía", sellando así su rechazo a eventuales indultos a los juzgados por el 1-O.

A sabiendas de que la concesión o petición de indultos planeará en la opinión pública y publicada, la CUP ya deja claro que "en ningún caso podemos aceptar que una salida personal a un conflicto colectivo pueda recibir el apoyo de nuestro espacio político". De lo contrario, supondría, a su juicio, una "contradicción política" y un "ataque directo" a los que "sufren la represión de baja intensidad". De ahí que su propuesta pasa por abogar por la "amnistía" y el "derecho a la autodeterminación", haciendo un "uso político de la amnistía como reconocimiento explícito de los errores políticos del Estado español en el marco de una campaña de internacionalización del conflicto". 

En este sentido, los ‘cupaires’ se abren a impulsar una campaña y no descartan trasladar la iniciativa a las instituciones. 

El documento aprobado está repleto de dardos a posconvergentes y republicanos, a quienes acusan de que, desde el Govern, "no sólo no impidieron, sino que facilitaron a las autoridades del Estado español cumplir con su determinación de proteger el orden constitucional", en alusión a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. 
Les advierten, además, de que el lema 'Ho tornarem a fer' "no puede convertirse en una consigna vacía y diluida", "como tampoco puede entenderse como un nuevo ejercicio de vender humo sobre una nueva versión de un momentum mágico". 

Bajo este pretexto, emplazan a su militancia a reivindicar el alegato entendiéndolo como el "ejercicio legítimo de la desobediencia para autotulearnos el ejercicio de aquellos derechos que nos son negados", aunque haya una "ausencia" de reconocimiento legal y pese a "las consecuencias de una potencial acción represiva". 

Ampliar el foco 

La CUP propone una "movilización costosa para el Estado" que "cortocircuite el intento de consolidar una segunda transición" como reacción al fallo. "No hemos llegado hasta aquí para negociar un nuevo pacto fiscal", insisten a JxCat y ERC, y les advierten que desde sus filas "no pueden asumir ninguna renuncia". 

El partido quiere ampliar el foco de los "represaliados" por el ‘procés’ para que el debate no se sitúe sólo sobre la cúpula del 1-O, sino también en torno a los que tienen causas abiertas en otros juzgados, como podrían ser los investigados por los ‘paros de país’. Por eso, urgen que se dé el pistoletazo de salida a la reacción del independentismo: "Las primeras condenas con prisión contra el movimiento independentista ya están, no haría falta esperar a las sentencias del Tribunal Supremo para arrancar la campaña", apuntan. 

Temas: Catalunya CUP