Ir a contenido

UN 40% MENOS QUE EN EL 2018

Torrent resta importancia al declive de participación de la Diada

El presidente del Parlament ha hecho hincapié en "la resiliencia del movimiento" independentista

El político ha condenado "enérgicamente" la agresión que sufrió una periodista de TVE frente a la Cámara catalana

ACN

Roger Torrent y Quim Torra, en la manifestación del pasado 12 febrero, en Madrid.

Roger Torrent y Quim Torra, en la manifestación del pasado 12 febrero, en Madrid. / REUTERS / SERGIO PÉREZ

Roger Torrent, presidente del Parlament, ha valorado este jueves positivamente la movilización registrada ayer durante la Diada y ha restado importancia a las cifras después de que a la Diada de este año se hayan registrado menos participantes que en las anteriores. El presidente del Parlament ha hecho hincapié en la persistencia del movimiento independentista: "No son tan interesantes las cifras como el movimiento de fondo y la resiliencia del movimiento. Las cifras son relativas, si se trata de contarnos, contémonos a las urnas", ha defendido en una entrevista a Radio 4 y ha destacado que "no hay otro movimiento civil y político en Europa que se haya manifestado de forma tan masiva, cívica y de forma persistente" como lo hace el independentismo catalán.

Torrent también ha condenado "enérgicamente" la agresión que sufrió una periodista de TVE después de la manifestación organizada por la ANC ante el Parlament, donde se vivieron momentos de tensión por la presencia de un grupo de encapuchados. "Denunciar absolutamente esta actitud de una minoría que no nos representa", ha añadido.

Cronificar el conflicto

Torrent ha acusado el presidente del gobierno español en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, de tener la voluntad de "cronificar" el conflicto con Catalunya y le ha advertido de que "no se puede retener por la fuerza toda la población" que desea la autodeterminación y la independencia. En cuanto a la dificultad de llegar a un acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos para formar gobierno, el presidente del Parlament ha apuntado que parece que Sánchez prefiere volver a ir a elecciones que afrontar cuestiones como Catalunya. "Hay una izquierda que se acompleja por el discurso de la derecha y prefiere ir a elecciones antes que afrontar los problemas que hay sobre la mesa", ha lamentado.

Además, respecto a la resolución del conflicto catalán el político ha lamentado que la portavoz del grupo del PSC en el Parlament, Eva Granados, dijese ayer que el PSOE no está a favor de un referéndum, porque "no tiene que ser la ciudadanía quién dirima una cuestión tan importante como la autodeterminación", sino que la solución debe venir de los políticos. 

"Me desconcierta y entristece que alguien que debería defender derechos democráticos fundamentales" no quiera un referéndum, ha afirmado el presidente del Parlament, antes de recordar a Granados que "en democracia las decisiones importantes las tomamos colectivamente la ciudadanía". "El referéndum es un instrumento absolutamente válido en las democracias avanzadas", y después de recordar los ejemplos de Escocia (Gran Bretaña) y Québec (Canadá), se ha mostrado rotundo al indicar que "el referéndum es inevitable, y aunque parezca ahora imposible, tenemos que utilizar toda los instrumentos de presión necesarios" para que se produzca.

Respuesta a la sentencia

A pesar de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha descartado elecciones en Catalunya como respuesta a la sentencia del 1-O, Torrent ha insistido en su apuesta por un gobierno de concentración soberanista que comparta una "agenda republicana" que combine las políticas sociales, con "una voluntad absoluta antirepresiva y la necesidad de buscar una solución democrática al conflicto" y no ha descartado la posibilidad de elecciones si es un instrumento que fortalece las instituciones. En este punto, ha querido dejar claro que "la sentencia nos interpelará a todos, al conjunto de los demócratas, nos pondrá a todos delante de un espejo".

En cuanto al camino hacia la independencia, Torrent ha admitido que ERC está a favor de una "resolución multilateral" pero "si en el camino deben haber actuaciones que no cuenten con el beneplácito del Estado se tendrán que dar, siempre que sean pacíficas y democráticas".