Ir a contenido

carta en 'nació digital'

Junqueras y Rovira creen que para "forzar" un referéndum "no solo" se ha de utilizar el diálogo institucional

Los líderes de ERC apuestan por empezar "una nueva fase" sin reproches dentro del independentismo

Acn

Oriol Junqueras en una imagen del día 2 de noviembre del 2017.

Oriol Junqueras en una imagen del día 2 de noviembre del 2017. / GABRIEL BOUYS (AFP)

Los líderes de ERC, Oriol Junqueras y Marta Rovira, creen que para "forzar" al Estado a aceptar un referéndum de autodeterminación "no solo" habrá que utilizar la vía del diálogo institucional. Así se han expresado a través de una carta conjunta a 'Nació Digital', donde además han señalado que el referéndum es la "mejor" herramienta para "legitimar la República y lograr la independencia".

Por otra parte, los líderes republicanos, uno encarcelado y la otra en Suiza, se han referido a las disputas entre su formación y el entorno de JxCat y han apostado por comenzar "una nueva fase" sin reproches entre ambos partidos,  que creen que debe comenzar cuando el Estado "rubrique el 1-O como delito", en referencia a la sentencia del juicio, y donde se trabaje por "volver a tomar la iniciativa ".

En esta carta conjunta, Junqueras y Rovira insisten en la necesidad de un nuevo referéndum, que creen que también se señala a nivel internacional, pero también apuestan por "fortalecerse" tanto a nivel institucional como social para acabar forzando al Estado a aceptarlo. "Tenemos que seguir construyendo una solución política basada en la palabra", escriben, para añadir que hay que continuar "incansablemente" un camino "que no tiene retorno".

Por lo que se refiere a las discrepancias dentro del independentismo, las atribuyen a la "represión" y consideran que ha estado intentado "destruir liderazgos", "fracturar el consenso estratégico dentro del movimiento" y "romper las confianzas entre los diferentes actores del independentismo". "Debemos superar la trampa que el Estado ha impuesto a través de la represión", concluyen, y piden "aprovechar el dolor y la injusticia" para "retratar" el Estado internamente e internacionalmente.