Ir a contenido

LA ENDIABLADA INVESTIDURA

10-N: Elecciones de doble filo

La inestabilidad del voto de izquierdas ante un contexto político adverso podrían perjudicar a PSOE y Podemos

La sentencia del 1-O y el desenlace del 'brexit' podrían influir en los electores a la hora de decidir su voto

Jose Rico

Papeletas de las elecciones generales del 28 de abril del 2019

Papeletas de las elecciones generales del 28 de abril del 2019 / FERRAN NADEU

Presumen los estrategas de la Moncloa de que si toca repetir las elecciones generales el próximo 10 de noviembre, el PSOE obtendría un buen puñado de nuevos escaños. Hasta los 150, vaticinan en el entorno del presidente en funciones, Pedro Sánchez. El augurio suena osado para el exigente votante de izquierdas, que habría asistido, en caso de llegar a esos comicios, a la incapacidad de los socialistas y Unidas Podemos de ponerse de acuerdo. Pero los estudios demoscópicos coinciden también en que esas elecciones serían un arma de doble filo para las fuerzas progresistas, teniendo en cuenta los trasvases de votos que se dieron en la triple cita con las urnas de la pasada primavera.

Un análisis elaborado por el Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) a partir de los resultados de las generales de abril y las europeas y las municipales de mayo alerta de una fuerte "volatilidad" e "inestabilidad" del voto de los españoles. Y en esta facilidad para cambiar de papeleta influye, claro, el contexto. "El enrarecimiento de la situación política junto con la aparición de nuevas opciones favorecen la volatilidad. El voto tiene un componente cada vez más estratégico y la decisión varía en función del momento y del tipo de elección", resume la directora del GESOP, Àngels Pont.

Sentencia y 'brexit'

¿Y en qué contexto se celebrarían, de confirmarse, las elecciones del 10-N? Pues probablemente después de dos acontecimientos que tendrían un gran impacto en la ciudadanía: la sentencia del Tribunal Supremo a los líderes del ‘procés’ y el desenlace del 'brexit'. Pont recuerda que la repetición de las anteriores generales, en el 2016, tuvo lugar dos días después del referéndum del 'brexit', y achaca a la "conmoción" por el resultado de aquella consulta el éxito mayor en los comicios de los partidos que transmitían más estabilidad: el PP obtuvo un triunfo más amplio del previsto y no se produjo 'sorpasso' de Podemos al PSOE.

A la hora de cambiar de papeleta, el electorado de izquierdas está más predispuesto que el de derechas, incluso cuando varios comicios se celebran el mismo día. En Madrid capital, por ejemplo, las formaciones conservadoras cosecharon unos resultados muy similares en autonómicas, municipales y europeas, el pasado 26 de mayo. Por el contrario, entre las fuerzas progresistas se produjeron fuertes trasvases. Un comportamiento que añade vértigo para las izquierdas ante una repetición de las generales.

Todas las encuestas muestran un notable grado de descontento hacia la situación y los actores políticos. En el barómetro de julio del CIS, un 38% de los sondeados citaba de forma espontánea la insatisfacción con la política como el problema más importante de España. Esta inquietud se situaba en segundo lugar, superada solo por el paro. En el barómetro del CEO, también en julio, un 30% de los catalanes daba idéntica respuesta respecto del problema más importante de Catalunya, y esta preocupación era también la segunda, detrás del pulso independentista.

Fortaleza o fragilidad

Si comparamos los resultados de las generales de abril con los de las europeas de mayo –que en esta ocasión movilizaron a más votantes por coincidir con las autonómicas y municipales–, en el conjunto de España solo PSOE y PP consiguieron un número de votos similar en ambos comicios. En Catalunya, solo JxCat superó en las europeas (con Carles Puigdemont de candidato) los resultados de las generales.

"Los 10 puntos más de abstención (cuatro millones de electores) serían la principal explicación del retroceso de la mayoría de partidos. Es difícil y osado asegurar que estas tendencias se repetirían en noviembre, pero son indicativas del grado de fortaleza o fragilidad de cada fuerza política", concluye Pont.

Lee los apuntes preelectorales del GESOP en castellano o en catalán