Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

Junqueras entra al cuerpo a cuerpo con Puigdemont por rechazar nuevas elecciones

El líder de ERC cuestiona los argumentos del 'expresident' y del 'president' Torra para evitar las urnas

El Gobierno recuerda que la sentencia del 1-O debe ser acatada y se cumplirá

Fidel Masreal

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, en una imagen de octubre del 2017.

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, en una imagen de octubre del 2017. / FERRAN SENDRA

La batalla política y personal entre Carles Puigdemont, ‘expresident’ -desplazado a Bruselas desde la proclamación de la declaración de independencia- y su exvicepresidente, Oriol Junqueras -encarcelado a la espera de una sentencia sobre el 1-O- entra en campo abierto.

Junqueras, líder de ERC, mantenía hasta ayer las formas y eludía el cuerpo a cuerpo. Este viernes, ya no. Y si el miércoles Puigdemont afirmaba en Bruselas que un avance electoral “no es compatible con el fortalecimiento de las instituciones”, Junqueras, abandonando su clásico florentinismo, replicaba  en Twiter: "No se había visto nunca que alguien diga que el hecho de que la gente vote debilita las instituciones. ¿Desde cuando el ejercicio democrático del derecho de voto debilita las instituciones de un país?”.

Es una respuesta directa no solo a Puigdemont sino al ‘president’ Torra, quien este jueves en una conferencia en Madrid repetía el mismo mensaje contrario a convocar elecciones como respuesta a la sentencia del 1-O porque “el grado de confrontación que existe nos impediría concentrarnos en lo importante: dar una respuesta a esta sentencia”.

La intervención de Junqueras pone de nuevo en evidencia que el independentismo sigue instalado en dos grandes polos. El del conflicto con el Estado y el de una ERC que pretende ampliar la base soberanista antes de lanzarse a nuevas operaciones unilaterales contra el Estado. El choque Puigdemont-Junqueras seguirá, porque el primero ultima un libro en el que, tras la sentencia, pasará cuentas con la estrategia de ERC, entre otras cuestiones. Y por su parte ERC aspira, como ha explicado Joan Tardà, a liderar por fin el movimiento político independentista.

Budó también replica a Junqueras

En este toma y daca, la ‘consellera’ de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, replicó directamente a Junqueras e insistió en rechazar los comicios, con otro argumento: una cita con las urnas podría poner en riesgo la actual mayoría independentista en el Parlament. En declaraciones a Efe, mostró el “máximo respeto a los puntos de vista que pueda haber sobre la respuesta” a la sentencia, pero insistió en que ahora ya hay un “gobierno independentista y una mayoría independentista en el Parlament”. Tampoco consideró oportuno convocar a las urnas si el Govern no logra aprobar los presupuestos para el próximo año. “Personalmente, pienso que unas elecciones podrían alterar, o no, estas mayorías” independentistas, insistió.

Unas mayorías, por otra parte, más que precarias porque la CUP ha lanzado esta semana dos mensajes claros: un rechazo a las primeras concreciones del Govern respecto al proyecto de presupuestos para el 2020 y un no claro a la hipótesis de ERC de responder a la sentencia con un gobierno de concentración.

En cualquier caso, el enfrentamiento de Junqueras con Puigdemont y Torra pone en cuestión la débil invocación del independentismo a una respuesta unitaria a la resolución del Supremo sobre el ‘procés’.

Recado a ERC sobre los presupuestos

Este enésimo choque debilita también la cohesión de un Govern en asuntos clave como la unilateralidad tras la sentencia o la aprobación de unos presupuestos para el próximo año tras tres ejercicios en prórroga. En este sentido, y siguiendo con la tendencia a los recados críticos de unos a otros, ayer Torra mostró su confianza (léase exigencia) en que se aprueben las cuentas: “máxima confianza en la responsabilidad de todos para que este nueve presupuesto tire adelante”. Le corresponde a ERC, a través del vicepresidente y ‘conseller’ de Economía, Pere Aragonès, pilotar la negociación de las cuentas.

Celaá: solo "palabras"

Las réplicas a Torra no sólo han llegado de terreno supuestamiente amigo sino también y en este caso de forma más previsible, del Gobierno español. La portavoz del Ejecutivo en funciones de Pedro Sánchez, Isabel Celaá recordó al ‘president’ que la sentencia “ha de ser acatada y la cumplirán”. Recordemos que en su conferencia-coloquio del pasado jueves -en la que destacó la ausencia de representantes de peso del Ejecutivo español- Torra apeló al desacato y apuntó cuestiones como la desobediencia civil y el ejercicio del derecho de autodeterminación. Sugirió el modelo de protesta de Hong Kong y defendió el derecho de los trabajadores a la huelga general.

Celaá apuntó que por el momento todo ello no son más que “palabras” de Torra, que “sigue con su discurso”. La portavoz confirmó que se espera la sentencia para la primera quincena de octubre y que esta debe ser respetada por todas las fuerzas políticas “y, obviamente, cómo no, por los líderes de las respectivas comunidades autónomas”. “Ha de ser acatada y la cumplirán”, zanjó.