Ir a contenido

LOS CONSERVADORES

El PP no quiere elecciones el 10-N

Pilar Santos

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, y el presidente del partido, Pablo Casado, el pasado martes en la sede de Génova.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, y el presidente del partido, Pablo Casado, el pasado martes en la sede de Génova. / EFE

"A ver si Pedro Sánchez se acaba de decidir si quiere o no elecciones, porque vivimos como 'en pausa', a expensas de los intereses del PSOE", se queja un miembro del núcleo duro de Pablo Casado. El PP tiene la "maquinaria lista", aseguran en el equipo del presidente de los conservadores, por si finalmente hay elecciones el 10 de noviembre. En todo caso, no es la preferencia de los populares. Fuentes de la dirección de Génova mantienen que "por el interés de España", y también por el suyo propio, sería bueno que hubiera un Gobierno "cuanto antes" para bregar con el empeoramiento del contexto económico, los riesgos de un 'brexit' sin acuerdo y el impacto de la sentencia del 'procés', que se conocerá probablemente en octubre.

La preferencia de Casado es que Sánchez alcance un pacto con Pablo Iglesias que permita que la legislatura eche a andar. No obstante, ese entendimiento entre PSOE y Podemos, que no sumarían mayoría absoluta y dependerían de los independentistas catalanes, augura una etapa complicada que Casado cree que podría aprovechar para asentarse en el partido y crecer como jefe de la oposición. "Ese Ejecutivo sería muy débil y Sánchez lo sabe, por eso está barruntando ir a elecciones y lograr algunos escaños más y, de paso, seguir hundiendo a Podemos", explica una asesora de Casado. Según las encuestas propias del PP, continúa esa fuente, en esa nueva llamada a las urnas, los conservadores crecerían "un poco", de 66 hasta los 70-75 escaños, aunque no lograrían sumar mayoría absoluta con los otros dos partidos de las derechas porque tanto Ciudadanos como Vox caen en esos estudios demoscópicos. Sánchez, por contra, alcanzaría los 140 con facilidad, apuntan los conservadores, aunque en el PSOE manejan otros sondeos que les dan hasta 150.

En Génova sospechan que la convivencia entre socialistas y morados sería complicada. Y, eso sumado a la inestable situación política catalana y también a las grises perspectivas por las tensiones comerciales a nivel mundial y la incertidumbre por el 'brexit', la legislatura sería "corta" y podría haber generales, de nuevo, en el 2021, explica uno de los principales dirigentes del PP.

Agenda reactivada

Como la última decisión la tomará Sánchez, Casado no descarta la convocatoria en noviembre y ha vuelto a activar su agenda, que vivió algunas semanas de relajo en junio y julio. En los próximos días visitará Castilla-La Mancha, Galicia, la Comunitat Valenciana, Catalunya, País Vasco y Andalucía. También está mirando de reojo las urnas Vox, que intentará llenar de nuevo el Palacio de Vistalegre de Madrid el 6 de octubre.