Ir a contenido

LIMITE PARA LA INVESTIDURA

Sánchez ofrece comparecer en el Senado al día siguiente del 23-S

La cita con el presidente del Gobierno un día después de expirar el plazo para ser investido solivianta a PP y Ciudadanos, que exigen que acuda antes

Europa Press

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en un pleno del Congreso.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en un pleno del Congreso. / JOSÉ LUIS ROCA

La Mesa del Senado, con mayoría absoluta del PSOE, ha cerrado este martes el calendario de Plenos de la Cámara para el nuevo periodo de sesiones y será la próxima semana --los días 10 y 11 de septiembre-- cuando celebre el primero, que incluirá preguntas de control, mociones e interpelaciones a diversos ministros del Gobierno en funciones.

El segundo está previsto para el día 24, cuando se espera la presencia en la Cámara del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, un día después de que expire el plazo previsto en la Constitución para que pueda ser investido o, si no lo consigue, se convoquen nuevas elecciones generales.

Una decisión ésta que ha soliviantado tanto al PP como a Ciudadanos, que exigen que Sánchez acuda antes para garantizar su comparecencia en la Cámara alta. Sin embargo, desde el PSOE la vicepresidenta del Senado, Cristina Narbona, ha enmarcado en la costumbre parlamentaria la presencia del jefe del Ejecutivo en la segunda sesión plenaria de cada mes, más que en la primera.

Tras dejar claro que la fecha elegida no la adopta el órgano rector de la Cámara alta sino el Gobierno, Narbona espera, no obstante, que este Pleno con Sánchez pueda llegar a celebrarse. "Lo que esperamos es que la legislatura continúe. Ése es el escenario en que nos situamos", ha apuntado en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Mesa del Senado.

Gobierno en funciones controlado

En todo caso, la también presidenta del PSOE ha querido poner en valor que la de la próxima semana será la primera vez en que un Gobierno en funciones se somete al control parlamentario de la Cámara alta, puesto que el Ejecutivo de Mariano Rajoy se negó a ser 'evaluado' por las Cortes durante el tiempo que estuvo en funciones.

Una situación que derivó en un conflicto de competencias entre los poderes ejecutivo y legislativo sobre el que acabó resolviendo el Tribunal Constitucional.

Por otro lado, la Mesa ha decidido que en el primer Pleno de control al Gobierno el PSOE pueda realizar 9 preguntas a los ministros y el PP, cinco, lo que ha provocado las protestas de los 'populares'. Narbona ha recordado que PSOE y PP formulaban 7 preguntas cada uno, pero que fue el PP el que cambió el reparto por el de 9 y 5 tras la caída de Rajoy y la llegada de Sánchez al poder.

"El PP cambió la práctica", ha recordado la vicepresidenta, "y hemos acordado que al menos para el próximo Pleno del 10 se mantenga". La Mesa retomará el debate para los Plenos siguientes, aunque cabe la posibilidad de que el día 23 haya terminado la legislatura.