Ir a contenido

ESCÁNDALOS EN LAS FILAS POPULARES

La corrupción tensa la coalición PP-Cs en Madrid

Un exasesor de Díaz Ayuso señala al padre del vicepresidente Aguado

García Egea defiende la marca España Suma pese al desmarque de Rivera

Juan José Fernández

Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado, presidenta y vicepresidente de la Comunidad de Madrid, en su última rueda de prensa conjunta, el pasado 27 de agosto.

Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado, presidenta y vicepresidente de la Comunidad de Madrid, en su última rueda de prensa conjunta, el pasado 27 de agosto. / VÍCTOR LERENA (EFE)

"Al padre del señor Aguado le dieron un contrato de 102.000 euros por la cara en la Asamblea de Madrid. Ya puestos, habrá que investigarlo todo, ¿no?". Lo ha dicho en Twitter al mediodía el ex secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Rodríguez, MAR dentro y fuera de las redes sociales, y la pedrada no supondría más repentina escalada de hostilidades en la derecha si no fuera porque el receptor es el vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia y Deportes de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, y el emisor el asesor de campaña de la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso

Ciudadanos y el Partido Popular se enfrentan a cuenta de la corrupción, en Madrid como campo de batalla y a tres meses de unos posibles nuevos comicios generales... y cuando el Gobierno de Madrid fruto de una alianza PP-Cs + Vox lleva 11 días hábiles de vida.

La alusión a una contratación irregular del parlamento madrileño en enero de 2011 al empresario tecnológico Jesús Cecilio Aguado, dueño de la firma Coyser y padre del líder de Ciudadanos en Madrid, ha llegado después de que, también esta mañana, el portavoz adjunto naranja en la Asamblea de Madrid, César Zafra, anunciara el apoyo de su formación a una comisión de investigación sobre Avalmadrid, la agencia pública de financiación de la que supuestamente se habría servido la familia de Díaz Ayuso.

Enfriamiento

La noticia, de hecho, arrojaba agua fría sobre las cabezas de los integrantes de la nueva cúpula del Partido Popular, reunidos hoy por primera vez por el presidente Pablo Casado en un comité de dirección.

La cúpula casadista no llevaba una hora sentada en su sede de la madrileña calle Génova cuando Ignacio Aguado remachaba: Ciudadanos irá "hasta el final" para que "las tramas de corrupción se destierren de Madrid".

Ante los medios, tras la reunión del Comité de Dirección, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha respondido a la amenaza de Ciudadanos: "Nosotros estamos a tomar medidas que mejoren la vida de la gente. Otros sabrán en qué emplean su tiempo. Cada uno es libre de utilizar su tiempo en lo que le parezca".

Suma y resta

Como si ya oteara como más que probables las nuevas elecciones generales en noviembre, Ciudadanos se desmarca del PP en la plaza clave de Madrid. Y así las cosas, la marca España Suma registrada por Pablo Casado parece destinada a no sobrevivir a su propio nacimiento. 

El precedente de Navarra Suma -PP, UPN y Ciudadanos ganando las autonómicas en la comunidad foral- no sirvió de mucho al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, cuando este lunes dijo en Onda Cero que  "España suma, pero la corrupción resta".

Resta la imputación en la instrucción del caso Púnica de las expresidentas madrileñas Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, ante la que la cúpula popular ha reaccionado este martes de tres maneras: una, de Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz popular en el Congreso, considerando "inocentes" a las afectadas y lamentando la "indefensión" que supone enterarse por la prensa. Y dos de García Egea: diciendo que el asunto "no causa preocupación" en un PP distanciado de la época Aguirre, y no activando al comité de garantías en torno a la 'exlideresa', lo que solo se hará si un día se ve abocada a comparecer en un juicio oral.

Unir "lo que estaba unido"

Ante el desmarque naranja, la dirección popular insiste en que sólo sumando fuerzas en una lista-y no en el Senado, sino sobre todo para el Congreso, porque "es en el Congreso donde se toman las decisiones importantes", ha explicado García Egea- la derecha puede ganar unas elecciones en noviembre.

El contraeslogan de Rivera ha helado el ambiente entre populares y liberales, por más que el número dos del PP haya defendido este martes la vigencia de la idea de España Suma en torno a "un objetivo: echar a Pedro Sánchez", que supone que comparten los naranjas..

De si Vox estaría invitado a sumar no se sabe nada concreto. Ni tampoco de si Génova impondría la marca España Suma en todos los territorios. El PP gallego, hegemónico en el noroeste, prefiere ir en solitario, y no dar baza a Ciudadanos, aunque el líder del PP-G, Alberto Núñez Feijoo, cree que "es un buen planteamiento unir lo que estaba unido en torno al PP". Lo ha dicho el presidente de la Xunta antes de lamentar: "A veces oigo a portavoces de Ciudadanos y Vox criticar mucho más al PP que a otros partidos".

Poco después, insistía en redes sociales MAR, el exescudero de Díaz Ayuso: "¿Y del contratito al padre del sr. Aguado, qué?"