Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

Torra será juzgado por desobediencia los días 25 y 26 de septiembre

El TSJC fija fecha para la vista por la negativa a retirar el lazo amarillo del Palau de la Generalitat

El tribunal rechaza que comparezcan como testigos los vodales de la Junta Electoral Central

J. G. Albalat

El ’president’, Quim Torra, en el Palau de la Generalitat.

El ’president’, Quim Torra, en el Palau de la Generalitat. / ACN / NAZARET ROMERO

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se sentará en el banquillo el próximo 25 de septiembre acusado de desobediencia por negarse a retirar la pancarta con el lazo amarillo del balcón del Palau de la Generalitat y de otros edificios de su competencia. La vista durará dos días y se celebrará en el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) por la condición de aforado del mandatario catalán. 

El origen de la causa es la querella de la fiscalía contra el 'president' por el incumplimiento a las resoluciones de la Junta Electoral Central (JEC) por el uso de símbolos partidistas en instituciones públicas durante la pasada campaña de las elecciones generales del 28 de abril. La fiscalía pide para Torra un año y ocho meses de inhabilitación para el ejercicio de funciones de gobierno o de cargo público.

La fecha de celebración del juicio coincide con los días acordados por la Junta de Portavoces del Parlament para celebrar el debate de política general, con el que tradicionalmente se inicia en Catalunya el periodo de sesiones de la cámara catalana tras las vacaciones estivales, si bien todavía no ha sido convocado formalmente. En esas fechas también habrá expirado el plazo máximo para la investidura del presidente del Gobierno español, que finaliza el 23 de septiembre, y se estará a las puertas de conocer la sentencia contra los dirigentes independentistas por el 'procés', que está previsto que se haga pública en octubre.

Testigos desestimados

En otro auto, la sala civil y penal del TSJC rechaza la petición de la defensa de Torra de que se citen como testigos en el juicio a los vocales de la JEC en la fecha en que se acordó que se debían retirar los lazos amarillos o cualquier símbolo parecido, ya que entiende que no se justifica "ninguna relación personal" de estas personas con las conductas que se atribuyen al presidente de la Generalitat. "Por tanto, nada podrán aportar al juicio que contribuya al esclarecimiento de los hechos objeto de acusación", sostienen los magistrados, que con el mismo argumento descartan también que se aporten a la causa las actas de la reuniones del órgano electoral.

La Generalitat, a través de un comunicado, asegura que el señalamiento del juicio este mismo mes es "la demostración más evidente de la celeridad interesada de la justicia" y la comprobación de que la "prisa del tribunal" para resolver el caso de Torra "es absoluta". Considera que "estamos ante un señalamiento marcadamente precipitado" y contrario a la ley de enjuiciamiento criminal, por lo que la defensa del 'president' ejercerá acciones legales contra ese "error procesal".

El 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, cargó también contra la decisión del TSJC. "Es profundamente injusto y solo obedece a la voluntad de reprimir la libre expresión del pueblo de Catalunya", aseguró. La portavoz de Ciutadans, Lorena Roldán, por su parte, exigió al 'president' no imitar a Carles Puigdemont y "dar la cara" ante el tribunal.