ENTREVISTA CON EL DIPUTADO DE UNITS PER AVANÇAR

Ramon Espadaler: "Sánchez y el independentismo tienen que tener coraje"

"No somos partidarios de aumentar la oferta del catalanismo centrado, sino de agregarla"

"No hay nada más progresista que garantizar la seguridad, porque afecta a los más débiles"

Entrevista con el diputado de Units per Avançar al Parlament, Ramon Espadaler / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

¿Qué le recomendaría a Eva Parera, excompañera en Unió y en Units, y que ahora es una de las cabezas visibles de la Lliga Democràtica?

Que siga el camino que se ha trazado y que cree. Nosotros tenimos un proyecto que está consolidado como Units per Avançar, presente en el Parlament y en una cuarentena de ayuntamientos.

¿Hay espacio electoral para tantas candidaturas de catalanismo no independentista?

Hay una recomposición en todos los espacios: en la izquierda española, en la derecha española, en el independentismo con las visiones contrapuestas de diálogo y confrontación... Por tanto es normal que en el catalanismo no rupturista haya también estos intentos de reconstrucción. Aquí Units tiene realidades y propuestas que podemos aportar. Lo que no haremos es liquidar un proyecto político que ha cogido este cuerpo, pero estamos abiertos a dialogar con todo el mundo.

¿Le gustaría que Parera, Manuel Valls, Antoni Fernández Teixidó y compañía terminaran, como usted, en el PSC?

Las puertas de Units están abiertos a todo el mundo de este espacio. Hicimos una alianza con el PSC en un momento en el que no era fácil para nadie, tampoco para nosotros, ya que hubo mucha gente que fue muy hostil. Creíamos que tenía sentido en un escenario de extrema polarización. Si el escenario en las próximas elecciones al Parlament vuelve a ser el mismo tiene mucho sentido reiterar este acuerdo. En otras elecciones bajo el signo del 'procés', que quiere decir conmigo o contra mí, nosotros no somos partidarios de aumentar la oferta en el espacio del catalanismo centrado sino de agregarla. Aunque no seamos exactamente iguales, como nosotros no los somos con el PSC, somos iguales en que no nos instalamos en el inmovilismo y la ruptura. Que hay un terreno intermedio a cultivar y ampliar. El país no se puede perder ninguno de estos votos que están en un espacio central reformista y no rupturista.

La última candidatura del catalanismo moderado que se presentó en solitario fue Unió, con usted de cabeza de lista en el 2015, y se quedó fuera del Parlament.

Es por esta razón que hago esta oferta. Quizás mejor que nadie puedo hablar de lo doloroso que es lanzar 105.000 votos a la papelera. Esos votos que no se consolidaron, sumados a fuerzas catalanistas centradas (en este caso solo hay el PSC con esta capacidad), pueden ser mucho más eficientes a la hora de ampliar este espacio central. ¿Eso quiere decir que tenemos que perpetuar en nuestra alianza con el PSC indefinidivamente? No, no, la alianza que hemos hecho, a diferencia de CiU, no tiene voluntad de permanencia en el tiempo. Tiene sentido en este contexto. Y si el contexto se reitera, tiene sentido reiterar la alianza.

¿Qué peso tiene Units en las decisiones estratégicas del grupo parlamentario que tienen con el PSC?

Aporto el punto de vista de Units, que pesa y se tiene en cuenta, aunque tengo en cuenta que somos una parte pequeña de esta alianza pero que es respetada. Y cuando no ha habido soluciones de síntesis hemos hecho votos diferenciados. Es mucho más importante lo que hemos sumado, apostando por el diálogo y también huyendo de las trincheras que lo que nos pueda diferenciar.

¿Dos años después de la alianza con los socialistas, qué balance hace?

Positivo, nos hemos reconocido como formaciones distintas, hemos hecho con naturalidad votos distintos en temas de educación o sanidad, y lo hemos hecho desde el respeto más escrupuloso. Pero hemos sumado mucho más en la construcción propositiva pensando en un catalanismo que sí quiere cambiar las reglas del juego entre Catalunya y España pero no opta por la ruptura. Enfrente, hemos visto un independentismo desbocado liderado por el 'president' Quim Torra, el que pide a los CDR que aprieten más, y que alimenta a Ciudadanos. El tiempo de Cs ha pasado. Han dilapidado un millón de votos porque se han instalado en la protesta y no habido propuesta. La propuesta de un 155 perpetuo no es una solución.

¿Qué solución ve a la cuestión catalana?

Lo primero que reclama parte del independentismo es respeto a Catalunya. ¿Cómo se hace? Desde el reconocimiento de una realidad nacional y asumiendo las consecuencias en ámbitos culturales y lingüísticos, por ejemplo. Todo el mundo tiene que hacer deberes: el independentismo no puede aplazar más el debate entre confrontación o diálogo. El denominado constitucionalismo tiene que hacer una propuesta razonable, respetuosa, atractiva. Hay unos partidos que lo tienen descartado en origen, como el PP y Cs; y otros, como el PSC o nosotros, que creemos que hay que cambiar cosas de fondo. Porque así no podemos seguir.

Torra propone investir de nuevo a Carles Puigdemont; el presidente del Parlament plantea un Govern de concentración, y ERC apuesta por elecciones. ¿Qué salida le parece mejor?

Y los tres son de la misma mayoría, lo que demuestra el grado de desorientación del Govern. La investidura de Puigdemont y la incorporación de la CUP al Ejecutivo solo profundizarían en la vía del enfrentamiento que propugna Torra irresponsablemente. Por ello, lo más pulcro, democráticamente hablando, es acudir a las urnas.

¿Cree que Pedro Sánchez planteará esa oferta atractiva?

Es lo que le pediría al nuevo Gobierno de España. Sánchez tiene que tener coraje para reconocer que la situación de Catalunya no se resuelve solo venciendo sino también convenciendo. Tendrá gente que no lo entenderá y el independentismo tiene que tener coraje también y apostar por el camino del diálogo porque las otras salidas son impensables. El contexto actual, con Vox que marca la pauta de la derecha más recalcitrante, es complicado. Y si hay un escenario que no es nada propicio es el electoral. No hay que esperar nada antes de las elecciones catalanas y españolas.

¿Cree que se evitará la repetición electoral?

Estamos esperando la sentencia, el 'brexit', en plena guerra comercial EEUU-China, con Alemania al borde la de recesión.... Que todos reflexione si un país con reptos tan importantes necesita un gobierno estable o uno funciones. Los partidos con sentido de Estado tienen que explorar las fórmulas para evitar las elecciones.

¿Qué piensa cuando ve a antiguos compañeros de coalición como Josep Rull o Jordi Turull en prisión?

Personalmente me duele. No he entendido la prisión preventiva y desde Units lo hemos dicho desde el minuto cero.

¿Si hay sentencia condenatoria, iría a alguna manifestación de rechazo?

No lo sé. La vida me ha enseñado que hay que saber esperar a que ocurran las cosas porque a veces no son como las habías imaginado. Nosotros seremos tremendamente prudentes.

Miquel Iceta fue el primero en hablar de eventuales indultos. ¿Es partidario de ellos?

Ese debate, que fue central en la recta final de las elecciones del 2017, era extemporáneo y lo sigue siendo ahora. Cuando haya sentencia, si es condenatoria, es cuando habrá que ver qué camino hay y qué opciones hay desde una perspectiva personal, política y de país.

¿Una reforma del Código Penal, como plantean los 'comuns' también, podría ser una buena salida?

En nuestra propuesta de pacto de Estado había cinco puntos y uno era ese. Creemos que es la mejor forma de respetar la separación de poderes. Los tipos penales de rebelión y sedición no se adecuan a esta realidad. Y si esa reforma fuera beneficiosa para la gente procesada se podría aplicar en su beneficio.

Como 'exconseller' de Interior, ¿cree que hay crisis de seguridad en Barcelona?

No me quedaría en un debate nominal: crisis, problemas... Es evidente que hay un problema de seguridad. Es una realidad percibida por la ciudadanía y avalada por las estadísticas que denotan que se han incrementado los hechos delincuenciales en Barcelona. A partir de aquí se pueden hacer dos cosas en política: mirar hacia otro lado o decir que hay un problema y vamos a resolverlo. Estamos orgullosos de haber aportado en el momento oportuno a la persona adecuada en la candidatura de Jaume Collboni. Conoce la seguridad, el ayuntamiento, los cuerpos policiales y tiene el coraje de coger el toro por los cuernos. Creo que Albert Batlle ha hecho una apuesta importante y valiente al reconocer que había un problema, en sintonía con lo que ve el conjunto de la ciudadanía. A partir de aquí hay que poner todas las piezas: coordinación policial, incremento de plantillas, diseño de planes de seguridad y otras medidas que van más allá, como la reforma de código penal. Batlle está en el buen camino de resolver el problema de inseguridad en Barcelona, que no se revertirá de la noche al día. Lo importante es reconocer que hay un problema, alinear y hacer confianza a los cuerpos policiales, factor que no es menor.

¿Se había generado desconfianza antes desde el ayuntamiento hacia la Guàrdia Urbana?

Yo intuyo que en algún momento la Guàrdia Urbana puede no haberse sentido suficientemente amparada por el poder político. Y ahora sabe que tiene un teniente de alcalde que ampara sus actuaciones democráticas. La ciudad tenía un problema evidente de seguridad que cada uno adjetivará como quiera.

Ada Colau habla de "dejadez intencionada" de la Generalitat.

El Govern y la alcaldesa deberían actuar con más lealtad institucional. El problema es fruto de la dejadez de los políticos, no de los cuerpos policiales.

Noticias relacionadas

¿Es un error de la izquierda dejar que la derecha monopolice el discurso sobre seguridad?

Muchas veces la derecha se ha apropiado de las cuestiones de seguridad. Yo soy más centrado que izquierdoso. No hay nada más progresista que garantizar la seguridad. Porque a quien afecta es a los más débiles. Ni los temas de seguridad pueden quitar todos los retos sociales, que los hay, ni viceversa.