23 feb 2020

Ir a contenido

DIPUTACIÓN PERMANENTE DEL CONGRESO

Iglesias modula el discurso contra Sánchez para negociar

Podemos se conforma con que comparezca Calvo, el jueves, para explicar la crisis del 'Open Arms'

El presidente en funciones dará cuenta de los consejos europeos sin urgencia, entrado septiembre

Iolanda Mármol / Europa Press

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la Moncloa. 

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la Moncloa.  / DAVID CASTRO

Ante el marasmo de las negociaciones de gobernabilidad y frente al abismo de la repetición electoral, Pablo Iglesias modula su discurso y evita quemar las naves. Unidas Podemos, que había amagado con forzar a Pedro Sánchez a comparecer de urgencia en el Congreso, se conformó este martes con que el presidente dé explicaciones entrado septiembre sobre las cumbres europeas y con que sea la vicepresidenta, Carmen Calvo, la que asuma la responsabilidad de explicar la crisis con el ‘Open Arms', este jueves. Los morados, muy contenidos, evitaron incendiar la discusión. Aunque la oposición fue especialmente crítica con el Ejecutivo en funciones y a pesar de que los podemistas compartían parte de sus argumentos, los de Iglesias modularon sus posiciones. De las ocho comparecencias solicitadas en la Diputación Permanente solo se aprobó la que fuerza a asistir a la número dos del Gobierno.

La oposición volvió a pisar el Congreso este martes tras las vacaciones, con el ruido de fondo de la vuelta a las urnas el 10 de noviembrePP, Ciudadanos Vox atacaron a Sánchez como responsable del bloqueo político desde por la mañana, pero lo cierto es que de 14 solicitudes de comparecencia, ocho horas después solo se anotaron una victoria, la comparecencia de Calvo para explicar la gestión del ‘Open Arms’.

Los podemistas salvaron a Sánchez de tener que acudir esta misma semana a desgastarse con la crisis migratoria al votar en contra de la petición de PP y Cs. Además, se avinieron a que el presidente en funciones dé cuenta de los consejos europeos de junio y julio en periodo ordinario, es decir, que le evitan comparecer a toda y le permiten que lo haga cuando se retome plenamente la actividad parlamentaria, la segunda semana de septiembre.

Inclinar la balanza

A fin de cuentas, Iglesias es la cuarta fuerza política del Congreso pero tiene la capacidad de inclinar la balanza. Y eso hizo. Su posición tumbó las expectativas de las derechas de hacer comparecer a los ministros de Hacienda, Interior y Exteriores.

Unidas Podemos comparte en buena medida las críticas de PP y Cs cuando señalan que Sánchez lleva desde febrero sin someterse a una sesión de control y cuando denuncian “los bandazos” del Gobierno con el ‘Open Arms’. Sin embargo, los podemistas asumieron que era mejor no romper la baraja, por lo menos de momento, y pusieron en foco en la necesidad de retomar las negociaciones.

Iglesias no acudió a la Diputación Permanente, pero su portavoz, Ione Belarra, apeló al diálogo. “Es urgente que nos sentemos a negociar”, dijo, y pidió al PSOE que defina mejor qué quiere decir cuando alega que la coalición “es inviable”.

Sin medias tintas, el PP acusó a Sánchez de los de ser el responsable de la ingobernabilidad por tener una actitud "pasiva". "El bloqueo, Sánchez, eres tú. La culpa será tuya y toda tuya si tenemos que ir a elecciones”, resumió la portavoz del partido conservador, Cayetana Álvarez de Toledo.

Ciudadanos criticó que el único impedimento para evitar una repetición electoral sea si debe haber coalición o Gobierno en solitario de los socialistas. "El único problema para no ponerse de acuerdo es el reparto de las sillas y esto lo está viendo toda España",  denunció la portavoz de los liberales, Inés Arrimadas.

Vox  acusó a Sánchez de “dejación intencionada de funciones” y le criticó por “pedir a todos que nos arrodillemos para que sea presidente”.

Los socialistas ofrecieron la comparecencia, a petición propia, del presidente en funciones en septiembre. La Moncloa no ha informado todavía de la fecha, pero no será antes de que se retomen los plenos, la segunda semana del próximo mes. Sobre la investidura, nada nuevo. Rechazan la coalición y arguyen la desconfianza. “Hicimos una propuesta generosa, sincera y realista y nos pegaron un tortazo”, resumió su portavoz parlamentaria, Adriana Lastra.