Ir a contenido

EL NUEVO MAPA AUTONÓMICO

Coaliciones a diestra y siniestra

Trece de los 17 gobiernos autonómicos son de coalición y en seis hubo 'pacto de perdedores'

Asturias es la única comunidad con un Ejecutivo en solitario sin contar con la mayoría absoluta

Miriam Ruiz Castro

Coaliciones a diestra y siniestra

La primera vez que dos partidos se repartieron un Gobierno autonómico fue en 1986. Los socialistas vascos compartieron la lendakaritza con el PNV en la que fue la primera coalición de Gobierno de la España de las autonomías. Después de aquel acuerdo vendrían otros, pero la tónica siempre fue gobiernos de un solo partido. Hasta ahora. Aunque Pedro Sánchez Pablo Iglesias se niegan a predicar con el ejemplo, el presente ciclo electoral ha inaugurado la era de los ejecutivos de coalición.

El mapa de poder autonómico que dibujaron las elecciones del 26 de mayo marca un hito: 13 de los 17 gobiernos (el 76%) son coaliciones entre partidos. Antes de la última cita con las urnas eran solo siete. Si el 2015 fue el fin de las mayorías absolutas -solo la Galicia del popular Alberto Núñez Feijóo, un año antes, resistió a la confrontación con los nuevos partidos-, el 2019 parece el fin de los gobiernos monocolor

El PSOE venció en los últimos comicios en 12 de las 17 comunidades autónomas. El PP lo hizo solo en Galicia, y en Navarra en coalición con Ciudadanos. En el resto se impusieron el Partido Regionalista de Cantabria, el PNV y Cs. Pero solo tres territorios tuvieron mayoría absoluta. En Castilla-La Mancha se impuso el socialista Emiliano García Page, que había protagonizado la primera coalición de Gobierno entre el PSOE y Podemos en la legislatura anterior. La unión ha acabado en mayoría absoluta para el primero y la desaparición en la comunidad del segundo. En Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara vuelve a ser presidente, y esta vez sin necesitar el apoyo externo de Podemos. Es la única región de España que no conoce la coalición de Gobierno. La otra mayoría absoluta la consiguió en el 2016 Núñez Feijóo en la Xunta, feudo popular por antonomasia. 

Los socialistas tendrán un Gobierno en solitario, el de Asturias. Es la única comunidad en la que un partido sin mayoría absoluta podrá gobernar. Adrián Barbón es presidente por mayoría simple tras un acuerdo programático con IU, que concurrió sin Podemos. Para la mayoría absoluta, Barbón necesitaba a los cuatro diputados morados, pero no hubo acuerdo.

Los bloques

De las 13 autonomías con gobiernos de coalición, en ocho gobierna un pacto de izquierdas (seis de ellos, liderados por el PSOE) y en cuatro, un acuerdo de derechas (PP y Cs, con el apoyo de Vox en casi todos), además del pacto JxCat-ERC en la Generalitat de Catalunya.

Casi la mitad de los acuerdos alcanzados -6 de 13- han sido 'pactos de perdedores'; esto es, mayorías parlamentarias que dejan fuera del Gobierno al partido más votado. El de Catalunya, donde Ciutadans ganó las elecciones autonómicas, se dio en el 2017 un Govern de los posconvergentes y los republicanos no siempre estable y sobre el que planea la sombra de otro adelanto electoral.

Los cuatro acuerdos de la derecha están dentro de ese grupo de 'pactos de perdedores' que han desplazado al PSOE como fuerza más votada. El primero llegó en Andalucía, y el esquema se repitió en otras autonomías. El popular Juan Manuel Moreno se convirtió en el primer presidente andaluz que no es socialista gracias a la coalición con Cs y al apoyo externo de Vox. Pero la formación ultraderechista no ha puesto nada fácil que se repita la fórmula.

Los partidos más votados en las elecciones autonómicas

Los cuatro pactos de PP y Cs, tres de ellos con el apoyo necesario de Vox, han desplazado a la fuerza más votada

En Murcia y la Comunidad de Madrid las negociaciones han sido extenuantes y con amagos de ruptura. El popular Fernando López Miras necesitó un segundo debate de investidura en Murcia, después de que fracasara el primer intento por el rechazo del partido de Santiago Abascal. En la Comunidad de Madrid, el acuerdo ha sido todavía más tardío. La dirigente popular Isabel Díaz Ayuso necesitó 80 días para que su coalición con Cs tuviera el apoyo de Vox. Es, además, la primera vez que ambas regiones tienen gobiernos bicolor.

Castilla y León también cuenta con un pacto de azules y naranjas, pero no necesitaron a los ultraderechistas porque ambas fuerzas sumaban mayoría absoluta.

Hay otro territorio, la Comunidad Foral de Navarra, donde el partido más votado se ha quedado fuera del Gobierno (Navarra Suma, una coalición de PP, Cs y Unión del Pueblo Navarro), pero ha sido el PSOE el que ha liderado el acuerdo alternativo. El cuatripartito que forma con Geroa Bai, Podemos e IU ha provocado no pocos quebraderos de cabeza al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. PP y Cs han arremetido con fuerza contra la investidura de la socialista María Chivite, que necesitó de la abstención de EH Bildu.

Euskadi y Cantabria, excepciones

En siete autonomías, el partido más votado optó también por la coalición. En todos lidera el PSOE, salvo en Euskadi, donde el PNV comparte Ejecutivo con los socialistas desde el 2016, y Cantabria, donde Miguel Ángel Revilla ha vuelto a reeditar el bipartito con el PSOE, pero esta vez con el Partido Regionalista de Cantabria como el más votado.

En Canarias, una de las regiones con más cultura de la coalición -nunca ha habido mayoría absoluta-, el Pacto de las Flores entre PSOE, Nueva Canarias, Podemos y Agrupación Socialista Gomera puso fin a 26 años de Gobierno de Coalición Canaria.

El 'Pacte de Bellver', en las Illes Balears, mantiene a la socialista Francina Armengol en el Gobierno en una coalición con MÉS a la que se suma ahora Podemos. Javier Lambán ha firmado el primer cuatripartito de la historia de Aragón con PSOE, Partido Aragonés (PAR) y Chunta Aragonesista -con esta última ya gobernaba en la anterior legislatura- y el apoyo externo de IU. Y en la Comunitat Valenciana, PSOE y Compromís reeditan el 'Pacte del Botànic' pero esta vez incluyendo a Podem en el Ejecutivo. 

La Rioja, la rezagada

La última comunidad en sumarse a la lista ha sido La Rioja, donde los desencuentros entre PSOE y Podemos han complicado un Gobierno que parecía imposible. La socialista Concha Andreu será investidura en unos días, después de que el número de consejerías que correspondían a Podemos fuera, en el primer intento, la principal traba entre ambas formaciones. Una situación parecida a la que vive el Gobierno central, con las desavenencias entre Sánchez, que quiere un Gobierno monocolor, e Iglesias, que insiste en la coalición. Apenas falta un mes para saber si a nivel nacional habrá también acuerdo.

Anteriores gobiernos autonómicos