Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

Cuixart también llama a la desobediencia

Xabi Barrena Roger Pascual

Jordi Cuixart, durante su declaración en el Supremo.

Jordi Cuixart, durante su declaración en el Supremo. / TRIBUNAL SUPREMO (EFE)

"Digan lo que digan las sentencias, seguiremos luchando por la libertad y los derechos humanos en los Països Catalans, y desde Òmnium seguiremos desobedeciendo las leyes injustas cuando sea necesario". Así lo sentencia Jordi Cuixart en una carta que le ha mandado a Jordi Casassas, el rector de la Universitat Catalana d'Estiu, y que este ha leído en el marco de las jornadas de Prada de Conflent.

Las palabras del presidente de Òmnium Cultural, que ha vuelto a insistir en su "'ho tornarem a fer'", van en la misma línea de las expresadas esta semana también en esta localidad francesa por el 'president' Quim Torra y Elisenda Paluzie, líder de la ANC, en favor de mantener el pulso con el Estado. "Del mismo modo que el 1-O hubo desobediencia civil, también hubo desobediencia institucional. La independencia la tendremos que hacer con las dos desobediencias", sentenció el miércoles Paluzie en su intervención en la UCE. Torra, el martes, había apelado también a la "desobediencia civil" y había avalado la vía de la confrontación con el Estado que defiende Carles Puigdemont en su reciente libro.

La divergencia entre la apuesta estratégica de JxCat y de ERC se ha hecho especialmente patente esta semana, después de que Torra diera por imposible el entendimiento con el Gobierno el día después de que Oriol Junqueras valorara que la solución "solo puede pasar por el diálogo". Desde Prada, la portavoz republicana, Marta Vilalta, ha asegurado que contraponer diálogo y confrontación "es tramposo" porque se puede "levantar la bandera del diálogo en una mano, y con la otra coger la de la confrontación democrática". "Es la combinación de las dos banderas la que nos hará avanzar", ha sentenciado. Por otra parte, ha reclamado "superar la dinámica autodestructiva y de generar desconfianzas" en el que considera que este agosto ha entrado el movimiento independentista. Así, ha valorado que sobre todo ahora, a las puertas de la Diada y de conocer la sentencia, hay que trazar una unidad estratégica.

En tanto, la busqueda del grial, quen el campo independentista sería la unidad, obliga a todos a la autocrítica. Así, el 'conseller' de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, defendió la unidad..pero en el seno de JxCat. "Lo que no podemos hacer nosotros es hablar de unidad y nosotros dar la sensación de que vamos desunidos", expuso el posconvergente a la luz del abanico de marcas que han surgido del histórico partido de Jordi Pujol.

En una entrevista de Ser Catalunya, el 'conseller' explicó que la unidad del independentismo es "la herramienta para afrontar el embate" del Estado. Y defendió que JxCat tiene que, además de predicar, dar trigo, es decir dar "ejemplo" y estar unido, para también contar con otros agentes y formaciones políticas partidarias de la independencia o favorables a que los catalanes decidan."Si nosotros somos los que explicamos esto, lo que no podemos hacer es ir desunidos en nuestra casa", sentenció.