Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

El sector moderado del PDECat se cita en Poblet para debatir sobre su futuro

La reunión será en septiembre y está abierta a otros partidos contrarios a la unilateralidad

El encuentro coincidirá con la reactivación de la Crida Nacional per la República

El Periódico

Dirigentes del PDECat, en un congreso del partido, en julio del 2018

Dirigentes del PDECat, en un congreso del partido, en julio del 2018 / RICARD CUGAT

El atomizado espacio de la neoconvergencia se prepara para un otoño de sacudidas internas cuyo desenlace se hace difícil augurar. Septiembre puede ser decisivo al respecto. En pleno proceso de reordenación de la marca de Junts per Catalunya, los sectores del PDECat y la Crida acelerarán sus movimientos en cuanto pase la Diada, a rebufo de la presumible presión de las entidades en la calle a favor de la desobediencia a la sentencia del 'procés'.

Dos citas de cariz opuesto tendrán lugar en los días siguentes al Onze de Setembre. Mientras la Crida tiene ya convocada para el 17 una asamblea ideológica, los críticos del PDECat se han citado el día 21 en el monasterio de Poblet "para debatir sobre el futuro de Catalunya", aunque también sobre el suyo propio. De hecho, el encuentro, abierto a representantes de otras formaciones contrarios a la unilateralidad, podría significar el primer paso del ala moderada del PDECat hacia la escisión definitiva.

Bajo el título 'El país de demà', al cónclave están convocadas unas 200 personas, entre ellas la senadora de JxCat Marta Pascal; el exdiputado del PDECat en el Congreso Carles Campuzano y el ‘exconseller’ y exalcalde de Sant Cugat del Vallès Lluís Recoder, aunque también está previsto que acudan representantes de Convergents, Lliga Democràtica, Lliures y el PSC.

Reordenación en marcha

Fuentes del sector crítico del PDECat consultadas por Europa Press aseguraron que se trata de una iniciativa de la sociedad civil y que "no tiene nada que ver con los partidos". En todo caso, a esa reunión llegarán los neoconvergentes sabiendo ya si JxCat está dispuesto a atender sus reivindicaciones, pues un día antes, el 20 de septiembre, finaliza el proceso participativo que el PDECat impulsó en julio con el objetivo de influir en la reordenación del espacio político que hoy se aglutina alrededor de JxCat. Y es que Carles Puigdemont debe presentar y enviar una propuesta de reordenación a Artur Mas y al presidente del PDECat, David Bonvehí, formación que tiene el registro de la marca de JxCat como partido político.

La mayoría de los actores implicados en esta reorganización de JxCat están de acuerdo en que estas siglas se conviertan en marca principal y funcionen como paraguas del PDECat y de la Crida, pero los últimos planes de Puigdemont son otros. Como avanzó EL PERIÓDICO la semana pasada, el 'expresident' es partidario ahora de que sea la Crida la marca que aglutine a toda la neoconvergencia, algo inasumible para parte de la cúpula del PDECat. De momento, la Crida permanece aletargada tras no haber logrado la acogida esperada, pero para finales de noviembre tiene prevista la creación de sus órganos de gobierno.