Ir a contenido

ATENTADOS DE BARCELONA Y CAMBRILS

Homenaje con división en el segundo aniversario del 17-A

La sobriedad del acto institucional contrasta con las críticas políticas de la ACVOT en su homenaje

Puigdemont y los CDR alientan las teorías de la conspiración, de las que Colau se desmarca

Roger Pascual

Homenaje a las víctimas de los atentados de Las Ramblas, en el segundo aniversario. 

Homenaje a las víctimas de los atentados de Las Ramblas, en el segundo aniversario.  / JORDI COTRINA

El aniversario de los atentados del 17-A ha vuelto a estar empañado por la polémica política. Si las críticas independentistas a la presencia del Rey salpicaron el homenaje del año pasado, el de este año ha estado marcado por el acto alternativo organizado por Associació Catalana de Víctimes d'Organitzacions Terroristes (ACVOT). Solo PP, Vox y Cs han querido estar presentes en el contraacto, celebrado una hora y media después del homenaje institucional. En el año en el que se quería que las víctimas fueran las protagonistas del día, la división entre asociaciones (con trasfondo político) ha condicionado el aniversario.

José Vargas, presidente de ACVOT y que fue en la lista del PP en las últimas municipales de Barcelona, ha negado que el acto estuviera politizado. Pero no ha dudado en cargar contra el ayuntamiento y la Generalitat y también contra el ministro Fernando Grande-Marlaska por no sumarse a su convocatoria. “Muestra muy poca vergüenza y muy poca dignidad”, ha dicho sobre el titular de Interior. “No quiero entrar en polémicas sobre por qué algunas víctimas no quieren entrar en contacto con esta asociación. Solo una palabra: manipulación”, ha añadido. 

Mientras hacía estas declaraciones, en el ayuntamiento se celebraba una recepción a los familiares de las víctimas y los supervivienes de los atentados del 17-A, después del homenaje que se había hecho junto al mosaico 'Pla de l'Ós', el punto de la Rambla en el que se detuvo la furgoneta el 17-A. A diferencia del año pasado, este año el consistorio barcelonés -junto a la Unitat d'Atenció i Valoració d'Afectats pel Terrorisme (UAVAT)- ha optado por un recuerdo institucional discreto, de apenas 10 minutos y sin parlamentos. Tras la interpretación del Cant dels Ocells, los familiares (visiblemente emocionados) y los supervivientes han depositado claveles blancos en las tres jardineras. Carteles de 'Queremos conocer la verdad', 'Unidos contra el terrorismo', 'Amor para todos, odio para nadie' y 'El islam condena tajantemente el asesinato de personas inocentes' se podían leer mientras todos los presentes guardaban el más estricto silencio. Tras los familiares, han hecho la ofrenda foral Quim Torra, Ada Colau, Manuel Cruz, Teresa Cunillera, Pere Aragonès y Grande-Marlaska. En esta ocasión ni el Rey ni Pedro Sánchez ni ningún líder de los partidos estatales ha asistido al homenaje. El presidente español en funciones ha transmitido su solidaridad con las víctimas a través de Twitter, apelando a la democracia y la libertad, al igual que Pablo Casado y Albert Rivera.

 

Desde Waterloo, Carles Puigdemont ha reclamado investigar los "puntos oscuros" de los ataques, considerando que es una "exigencia ineludible" investigar lo sucedido en sede parlamentaria. Torra también ha recordado a las víctimas en la red social y ha puesto en valor la gestión del atentado de Puidemont, el 'exconseller' Joaquim Forn, el 'major' Josep Lluís Trapero, los Mossos y los servicios de emergencia pero tanto el 'president' como el resto de cargos institucionales que han hecho la ofrenda floral han evitado hacer declaraciones en las Ramblas por respeto a las víctimas. Quienes sí lo han hecho han sido PP y Cs. Lorena Roldán, líder naranja en el Parlament, se ha limitado a apelar a la unidad contra el terrorismo. Pero el popular Daniel Serrano ha ido un paso más allá. “Por parte de Quim Torra y muchos de sus 'consellers' no se ha visto unidad porque han contribuido a las teorías de la conspiración paranoica”, ha clamado.

La misma tesis que ha abonado Ignacio Garriga, de Vox, que ha cargado "contra la teoría de la conspiración del separatismo" en el inicio de la Rambla, donde entró la furgoneta y donde se ha hecho el acto de AVCOT. El portavoz del comité ejecutivo nacional del partido de ultraderecha ha aprovechado para advertir que "tenemos a muchos imanes radicales en Catalunya". Tanto él como el eurodiputado Jorge Buxadé han reclamado el cierre inmediato de las mezquitas salafistas y el control de fronteras. Nacho Martín Blanco, diputado de Cs en el Parlament, Josep Bou (líder del PP en el ayuntamiento de Barcelona) y el exdelegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, han acudido también a la convocatoria de la ACVOT, que en cuyo manifiesto se ha preguntado "qué tipo de país queremos para nosotros y las nuevas generaciones. Uno basado en los valores constitucionales (...) o uno muy distinto donde los derechos y libertades sean papel mojado". Un acto que se ha terminado con un minuto de silencio alterado por un grito de "viva España".

Los CDR piden respuestas

Una hora más tarde cientos de CDR se manifestaban delante de la Sagrada Familia en silencio mostrando pancartas y banderas de varios países, tapándose la cara con máscaras blancas con un interrogante negro junto una pancarta que rezaba 'We claim for answers #17ANoOblidem" (Reclamamos respuestas, en inglés). “No estamos de acuerdo en alimentar ninguna teoría de la conspiración, pero no sobra ninguna comisión de investigación”, ha ponderado Colau en una entrevista en RAC-1. La alcaldesa ha reflexionado que los afectados tienen derecho a “saber exactamente cómo fue todo”. “Siempre hay que ser el máximo de transparente y más en unos hechos tan graves".