Ir a contenido

Un edil de Vox en Sevilla incendia las redes al llamar "tarado" a Blas Infante

Gonzalo Polavieja reprocha que sea homenajeado y que en el siglo XXI los políticos "hablen de patria andaluza"

La formación replica en su cuenta oficial, hackeada poco después, el comentario y estima que el insulto "fue una suave definición"

Julia Camacho

Simpatizantes de Vox en la noche electoral.

Simpatizantes de Vox en la noche electoral. / REUTERS / SUSANA VERA

“Me niego a sumarme al bochorno que es rendir homenaje a un tarado como Blas Infante”. Con estas palabras, el concejal de Vox en el Ayuntamiento de SevillaGonzalo Polavieja, justificaba en redes sociales su ausencia del acto que tradicionalmente congrega a todas las formaciones políticas andaluzas el 10 de agosto para recordar el fusilamiento de quien era considerado sin discusión hasta ahora el padre de la patria andaluza.

Pese a la lluvia de críticas recibidas, el edil se reafirma en su calificativo de 'tarado', apostillando que no se trata de un insulto sino “una definición de un estado”, y atacando de nuevo que los argumentos de una identidad andaluza son “del todo absurdos y propios de alguien que no se encuentra en sus cabales”.

"Padre de la Patria Andaluza"

El Estatuto de Autonomía andaluz reconoce textualmente a Infante como “Padre de la Patria Andaluza”, y es considerado el ideólogo del andalucismo. Un movimiento cuyo rechazo no oculta la formación de ultraderecha desde su llegada a la cámara regional el pasado mes de diciembre. Así, los diputados y concejales de Vox son los únicos que se han ausentado de los homenajes institucionales que se suelen realizar el 4 de julio, coincidiendo con la fecha de su nacimiento, y el 10 de agosto, fecha de su fusilamiento en 1936 a manos de las tropas franquistas. Tal y como explicó hace unos días el portavoz parlamentario de Vox, Alejandro Hernández, no creen en "más patria que España", por lo que “difícilmente va a apoyar ningún homenaje al quien se da en llamar padre de la patria andaluza”, calificando además sus postulados de “argumento irracional y mentira”.

En la misma línea se pronunció el concejal hispalense, cuyo tuit fue repetido por su compañera de filas y portavoz municipal Cristina Peláez, y por la propia cuenta oficial de Vox en Sevilla, donde se iba más allá en la provocación al asegurar que la palabra “tarado” era una “suave definición de quien consideramos nada menos que un furibundo islamista, traidor y enemigo de España. ¡Nos reafirmamos!”. Horas después, según denunció Peláez, la cuenta oficial del partido en la capital andaluza fue "hackeada" y cerrada.

 

 

El tuit original de Polavieja, difundido por Diario de Sevilla desapareció a las pocas horas, según el propio autor por un error al manejar la cuenta, pero a continuación el concejal volvía a la carga insistiendo en que Infante “esgrimía argumentos del todo absurdos y propios de alguien que no se encuentra en sus cabales”. “RAE: Tarado es la persona que padece una tara física o psíquica. #BLASINFANTE propone que Andalucía sea un estado independiente y hermanado con Marruecos. Claramente es signo de lo segundo”, abundó. Y consideró además “un bochorno que en pleno siglo XXI haya políticos que hablen de patria Andaluza. O que ensalcen la figura de un señor que, obviando nuestros referentes (Fernando El Santo o Isabel la Católica) reivindique el pasado islámico de nuestra querida Andalucía”.

Tras la catarata de críticas, el edil hispalense se refirió a la “pequeña polémica” suscitada con sus comentarios para expresa su “profunda” decepción con “el ingenio de los trolls de izquierda a la hora de insultarme”, aunque lejos de zanjar el asunto ha tratado de mantener la polémica viva arremetiendo contra la libertad de expresión en España, que según dice “parece que está limitada a algunos. “Otros no la tenemos para cierta parte de la población y cierto sector de la prensa”.

No es la primera vez que Vox o algunos líderes de la ultraderecha se despachan con insultos contra la figura de Blas Infante. En 2007, Alejo Vidal Quadras, por aquel entonces diputado del PP y más tarde uno de los fundadores de Vox, calificó al autor de el Ideal Andaluz como “cretino integral”, “payaso” y “subnormal profundo”, aunque días después rectificó admitiendo que sus palabras habían sido “injuriosas”.