Ir a contenido

CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno rebaja el tono con Podemos: "Queremos entendernos"

Los socialistas aparcan los reproches a Iglesias y defienden la necesidad de crear "un espacio compartido"

Juan Ruiz Sierra

La ministra de Economía, Nadia Calviño, y la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, y la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa. / JOSÉ LUIS ROCA

El Gobierno ha decidido modular los reproches a Podemos, continuos desde el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez. El pasado jueves, el presidente en funciones volvió a llamar a los morados "socios preferentes", recuperando la expresión nacida de los 12 meses de colaboración tras la moción de censura a Mariano Rajoy. Este viernes, la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, ha dedicado buena parte de su comparecencia tras el Consejo de Ministros a rebajar el tono hacia la formación que encabeza Pablo Iglesias. 

Una coalición como la que se exploró sin éxito, y en la que los morados siguen insistiendo, está descartada, al menos de momento, pero Celaá ha dejado claro que quiere "entenderse" con Podemos, creando un "espacio común".

"El Gobierno de coalición no pudo ser, encontramos dos concepciones contrapuestas. La de aquellos que creían que podría haber dos gobiernos en uno y la nuestra, en la que queríamos un solo gobierno, que es lo que necesita un país –ha explicado la portavoz-. Las contradicciones en la concepción socavaron la confianza. Y por ello no pudo ser. Era una cuestión no solo aritmética, sino también política. Un país necesita un solo gobierno. Pero seguimos trabajando por construir espacios con esa izquierda con la que compartimos espacios. Seguimos queriendo compartir con ellos un Gobierno progresista, de futuro, que pueda avanzar. Por eso hemos puesto otra fórmula encima de la mesa. Vamos a ver si a través de ese programa podemos encontrar un espacio común".

Portugal y Dinamarca

La portavoz aludía así al nuevo enfoque de Sánchez, que en lugar de reunirse con los principales líderes políticos para explorar una nueva investidura que evite la repetición electoral, se cita ahora con la llamada sociedad civil (sindicatos, asociaciones ecologistas y feministas, tercer sector…) para alumbrar con ellos una nueva propuesta que trasladará próximamente a Podemos. La fórmula pasa, subrayan los socialistas, por el apoyo de los morados desde fuera a cambio de un listado de medidas a aplicar durante la legislatura, si es que arranca, en la estela de los ejemplos de Portugal y Dinamarca, donde los socialistas gobiernan en solitario con el respaldo de las fuerzas situadas a su izquierda.  

"Se trata de escuchar directamente a los agentes sociales, que son los que representan las voces progresistas, y crear un espacio compartido con esa otra parte de la izquierda, con la que no nos hemos entendido pero sí queremos entendernos", ha señalado Celaá, en referencia a Podemos. De momento, sin embargo, Sánchez e Iglesias no han tenido ningún contacto desde el pasado jueves, día en el que fracasó la investidura. Pero "lo habrá", ha dejado claro la portavoz, porque el líder de Podemos "ha venido siendo nuestro socio preferente".