Ir a contenido

CONGRESO

Sánchez pierde la segunda votación de investidura por la abstención de Podemos

Socialistas y morados fracasan en la negociación de un acuerdo para el Gobierno de coalición

El Rey podrá decidir en unas semanas si hay opciones para volver a proponer otra vez una candidatura

Pilar Santos

Sánchez e Iglesias, durante la última jornada de la investidura.

Pedro Sánchez ha fracasado en el debate de investidura. El candidato del PSOE ha perdido la segunda votación, en la que solo necesitaba más 'síes' que 'noes', porque Unidas Podemos finalmente se ha abstenido. Los morados y los socialistas no han logrado cerrar un acuerdo de Gobierno de coalición que facilitara el apoyo del partido de Pablo Iglesias a Sánchez y finalmente no le han respaldado. El presidente en funciones solo ha tenido el apoyo de su grupo y del Partido Regionalista de Cantabria. El PP, Ciudadanos, Junts per Catalunya, Vox, Navarra Suma y Coalición Canaria han votado en contra. ERC, PNV, Bildu y Compromís se han abstenido.  [Sigue las últimas noticias de la investidura de Pedro Sánchez en directo.]

El resultado del marcador ha quedado así: 67 abstenciones, 124 'síes' y 155 'noes'. "Justicia poética", ha dicho Laura Borràs, de Junts per Catalunya, recordando que, si no hubieran sido suspendidos Josep Rull, Jordi Sànchez y Jordi Turull, el contador final habría acabado de otra manera (157 en contra).

Las conversaciones entre el PSOE y Podemos se rompieron ayer por la tarde y se han retomado, a través de los medios de comunicación, esta misma mañana, cuando los morados han anunciado que renunciaban a su aspiración de contar con una vicepresidencia y cinco ministerios y solo pedían tres: Sanidad, Trabajo y Ciencia

También ha habido un gesto de última hora, hecho por el líder de Podemos en la misma tribuna, según el cual los morados estaban dispuestos a renunciar al Ministerio de Trabajo a cambio de gestionar las políticas activas de empleo. "¿Sabe usted que esas políticas están transferidas a las comunidades autónomas?", le ha contestado Adriana Lastra, la portavoz del PSOE, cuando le ha llegado el turno, el último que ha cerrado el debate que ha habido antes de la votación. 

Nada más acabar la sesión plenaria ha empezado otro debate: el de los diputados de los dos partidos para enhebrar un relato que culpe al otro del fracaso de la negociación. Rafael Simancas, portavoz del PSOE, ha subrayado las sucesivas "cesiones" del Ejecutivo y ha vuelto a repetir, como hizo la vicepresidenta Carmen Calvo a primera hora, que al final Podemos quería "todo el Gobierno". 

Ione Belarra, portavoz de Podemos, ha remarcado que en estos casi tres meses desde las elecciones Sánchez solo ha conseguido un apoyo nuevo: el del Partido Regionalista de Cantabria. Belarra ha destacado las "facilidades" puestas por su partido. "Estamos dispuestas a construir un Gobierno de coalición progresista (...) pero para que sea una realidad Sánchez tiene que dejar de poner problemas para que exista", se ha quejado, recordando que aceptaron el veto a Iglesias y se comprometieran a ceder la estrategia ante el independentismo catalán. "Sánchez y el PSOE tienen que dejar de poner excusas al Gobierno de coalición", ha reclamado.

El papel del Rey

En los breves discursos que todos los representantes de los grupos parlamentarios han pronunciado antes de la votación, los portavoces del PNV y Compromís ya han marcado como próxima etapa el mes de septiembre, aunque entonces ERC, ya ha advertido Gabriel Rufián, puede que no se pueda volver a abstener. El dirigente republicano se refería de manera indirecta al impacto que puede tener en la política la sentencia del juicio del 'procés', prevista para ese mes o principios de octubre. Preguntado sobre si quiere ser "mediador" entre Podemos y el PSOE durante el mes de agosto no la ha descartado y él ha dicho que intentará hacer "todo lo posible"

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, comunicará oficialmente al jefe del Estado en las próximas horas que la investidura ha resultado fallida y Felipe VI podrá decidir si da más margen para la negociación entre los partidos, convoca una nueva ronda con los partidos y vuelve a pedir a Sánchez que lo intente dentro de unas semanas. También podría designar a otro, aunque ni Pablo Casado (PP) ni Albert Rivera (Ciudadanos), los líderes de los partidos más votados tras el PSOE, han manifestado su intención de intentar formar otra mayoría alternativa a la que ha intentado forjar el presidente en funciones.

Si ningún candidato lograra el apoyo de la Cámara, las elecciones generales se repetirían el 10 de noviembre.