Ir a contenido

EL PASADO ABRIL

Archivada la denuncia por la quema de un muñeco de Puigdemont en Coripe

La Fiscalía de Sevilla considera que lo sucedido no constituye un delito de odio

El alcalde de la localidad sevillana reitera sus "disculpas" para los que se hayan ofendido

Europa Press

Vecinos de Coripe (Sevilla) portan el ’Judas’ Puigdemont que será posteriormente quemado. / TWITTER

La Fiscalía Provincial de Sevilla ha decido archivar las diligencias abiertas a raíz de la denuncia presentada por la Generalitat por la quema y el fusilamiento de un muñeco que representaba al expresidente Carles Puigdemont en Coripe (Sevilla) el pasado 21 de abril en el marco de la festividad local de la 'Quema de Judas' al no ver "indicios" de delito.

Según han informado fuentes del Ministerio Público, el fiscal de delitos de odio de Sevilla ha decidido archivar esta causa al considerar que lo acontecido en la localidad de la Sierra Sur de Sevilla no constituye un delito de odio ni una discriminación por motivos ideológicos.

Tradición festiva

Igualmente, resalta que la 'Quema de Judas' es una tradición de carácter festivo donde se prende fuego a un muñeco relacionado con una personalidad a la que se le atribuyen connotaciones negativas y que su fin no es "incitar" a la violencia ni el "rechazo" a cualquier ideología.

Por su parte, el alcalde de Coripe, Antonio Pérez (PSOE), se ha mostrado "satisfecho" por la decisión tomada por el Ministerio Fiscal toda vez que "no es nada agradable" ir a declarar por estos hechos.

Documento

Decreto de archivo del muñeco de Puigdemont

Decreto de archivo del muñeco de Puigdemont

El alcalde pide disculpas

Continuando esa línea, Pérez ha resaltado que la tradicional festividad local de la 'Quema de Judas' se trata de una "parodia" y que se realiza con ambiente "lúdico" sin ánimo de entrar en "política" si bien ha pedido disculpas "para todo aquel que se haya podido sentir ofendido".

"Puede ser que desde el exterior se vea un vídeo y se entienda que se puede estar haciendo algún tipo de burla, pero desde dentro se puede constatar que solo es una parodia y que se hace con un único ánimo festivo como se ha hecho en los últimos años cuando quemamos títeres representando a Felipe González, Iñaki Urdangarín o José María Aznar", ha detallado.

Cabe recordar que Antonio Pérez resultó investigado en el 2018 por un presunto delito de odio a cuenta de la incineración en esta misma fiesta local de una muñeca que representaba la imagen de Ana Julia Quezada, la asesina confesa del niño Gabriel Cruz. Tras prestar declaración, la Fiscalía decidió el archivo de estas diligencias.