COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

Solo JxCat y ERC alimentan la relación entre el CNI y el 17-A

La CUP se desmarca de la "conspiranoia" sobre los atentados del 2017 ante su falta de consistencia

El PSC compara con el "terraplanismo" la hipótesis de que el Estado tuvo algo que ver

Homenaje a las víctimas del atentado de Barcelona, en las Ramblas.

Homenaje a las víctimas del atentado de Barcelona, en las Ramblas. / ARCHIVO / JOAN PUIG

4
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre

JxCat y ERC aprovecharon este martes las comparecencias en la comisión de investigación sobre los atentados del 2017 en Catalunya para alimentar las sospechas sobre la relación entre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y el imán de Ripoll cuando ocurrieron los hechos, Abdelbaki Es Satty. Las representantes de los dos principales partidos independentistas acusaron a las instituciones del Estado de "no investigar" lo sucedido. "Queremos saber toda la verdad", dijo la diputada republicana Montserrat Fornells.

"Es una vergüenza que no se investigue", afirmó por su parte la representante de JxCat en la comisión, Aurora Madaula. Ambas utilizaron la comparecencia en el Parlament del periodista Carlos Enrique Bayo para difundir las informaciones que Público divulgó la semana pasada sobre una eventual relación entre el imán de Ripoll y el CNI.

No son las primeras representantes del independentismo institucional que se hacen eco de esas publicaciones. El mismo presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya exigió "las más altas responsabilidades al Gobierno español", y el ‘expresident’ Carles Puigdemont escribió en Twitter: "Recuerdo que los partidos del 155 se pusieron de acuerdo en bloquear la investigación parlamentaria. ¿Es el ‘no es no’ del PSOE a Catalunya lo que les hace cerrar filas y tapar el escándalo?".

Comisión de investigación en el Congreso

El impulso que el Govern, compuesto por miembros de JxCat y ERC, quería dar al asunto quedó claro también en la petición de una comisión de investigación en el Congreso por parte de los grupos que lo apoyan en Madrid. Esa misma exigencia sobrevoló la sesión de este martes en el Parlament.

Incluso el Govern, por medio de una carta enviada por su portavoz, Meritxell Budó, a la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, hablaba de que se había "puesto en duda la actuación de algunas instituciones del Estado" tras las publicaciones. Además, el ‘conseller’ de Exteriors, Alfred Bosch, pidió reuniones a los consulados de países cuyos nacionales fueron víctimas en los atentados para "intercambiar impresiones" a raíz de "las últimas informaciones periodísticas".

Los atentados y el referéndum

Quizás la dirigente política que fue más lejos fue la exdiputada de la CUP Mireia Boya. "¿Qué queréis negociar con un Estado que elige un atentado para parar un referéndum? ¿Qué? Explicádmelo", escribió en Twitter, relacionando las informaciones con la investidura de Pedro Sánchez.

Pero este martes en el Parlament no todo el soberanismo se subió al carro de las teorías que insinúan que alguna institución del Estado pudo conocer de antemano las intenciones de los terroristas de Barcelona y Cambrils. La diputada de la CUP Natàlia Sànchez, por ejemplo, atacó la "falta de consistencia" de las tesis publicadas hasta ahora. "Quizás estas hipótesis ayudan a generar la sensación de conspiranoia que no es oportuna, por respeto a las víctimas", aseguró.

Durante la intervención de la diputada de la CUP quedó claro que las informaciones se basan en documentos elaborados después de los atentados. "Ha corrido por muchos medios un informe de 10 páginas, sin membrete ni fecha. Nosotros somos comprensivos con las dudas que genera ese informe", añadió Sànchez, que sí ve "negligencia" en la actuación de los cuerpos policiales del Estado.

La diputada de la CUP también ha recordado que, en contra de lo que se daba por hecho en las informaciones publicadas la semana pasada, Es Satty no es el confidente que colaboró con la policía judicial en una operación antiterrorista en el 2006. Según publicó 'El Confidencial', se trata de dos personas distintas, y ese confidente sigue vivo.

La visión de los Mossos

El resto de diputados también pusieron en serios aprietos al compareciente cuando dudaron, como por ejemplo hizo Matías Alonso (Ciutadans), de que "el hecho de que alguien tenga el teléfono pinchado le convierta en confidente" del CNI. O cuando desvelaron que expertos de los Mossos d’Esquadra han asegurado durante las sesiones de la comisión que ven "lo más normal del mundo" que los servicios secretos mantengan contactos con alguien que podría facilitarles información del mundo yihadista.

También el diputado del PSC Carles Castillo criticó la "irresponsabilidad" de divulgar datos que "o bien están probados y no son nuevos, o bien son nuevos pero no están probados" en asuntos tan sensibles como los atentados de Barcelona y Cambrils.

Noticias relacionadas

El diputado del PSC aseguró también que aceptar estas publicaciones como ciertas supone hacer "un acto de fe"; de hecho, las comparó con las teorías que afirman que el hombre en realidad nunca llegó a pisar la Luna o con las que dan por hecho que la Tierra es plana.

"Pasar de las sospechas a los hechos de esta manera nos parece una irresponsabilidad. No permito que se diga que no quiero que se haga luz sobre lo que pasó, pero han ayudado a desplegar un grandísimo manto de duda sobre cuestiones muy sensibles", añadió Castillo.