Ir a contenido

DEBATE DE INVESTIDURA

Sánchez enfría el pacto: "Es muy difícil"

El líder del PSOE enerva a Iglesias al insistir en la abstención de la derecha

Defiende que su oferta de coalición de Gobierno con Podemos es "generosa"

Juan Ruiz Sierra

Sánchez ofrece una reforma constitucional para evitar los bloqueos de la investidura. / DAVID CASTRO (VÍDEO: EFE)

El PSOE anticipa que el pacto con Podemos es muy complicado. Mucho más que antes del primer día del debate de investidura. Dos horas de discurso de Pedro Sánchez, decenas de propuestas, alguna mención a Catalunya y agrios intercambios con Pablo Casado Albert Rivera. Todo quedó eclipsado por el enfrentamiento entre el candidato y Pablo Iglesias. Después de casi tres meses negociando poco o nada, Sánchez llegó este lunes a la cita del Congreso sin tener atado el apoyo de Iglesias. Su cara a cara, de alta intensidad emocional, con revelaciones sobre las supuestas propuestas que habían hecho los socialistas a los morados, solo sirvió para alejarlo. El propio presidente en funciones lo reconoció. "Es muy difícil", dijo.

Sánchez comenzó jugando a todo. Como si las negociaciones con Podemos no se hubieran reactivado después del paso atrás de Iglesias, renunciando a formar parte del Gobierno, y todo dependiera de la abstención del PP y Cs. Pidió el gesto varias veces a Casado y Rivera. Sobre todo al primero, porque con el líder naranja la relación parece irreconducible. "Usted solo tiene dos opciones. Gobierno sí o Gobierno no, estabilidad o elecciones. Tiene que decidir lo que tiene que hacer", le dijo a Casado.

Aquello sentó muy mal a Iglesias, que pensaba que el presidente en funciones ya había pasado a una nueva pantalla, en la que la apuesta era lograr el apoyo de Podemos, a través de un acuerdo de coalición, y que la investidura saliera gracias al apoyo o abstención del PNV y ERC. Hasta el último momento de su discurso inaugural, en la que trasladó las medidas que quería aplicar (de la subida del salario mínimo hasta la extensión del modelo Madrid Central a toda España), no hubo ni una sola mención a los morados.

"Merece la pena"

"No está siendo sencillo encontrar un punto de encuentro. Pero lo que tenemos por delante merece mucho la pena. Nos corresponde trabajar para lograr un acuerdo", dijo Sánchez.

El presidente no destiló mucho entusiasmo en aras del pacto, enfrentados como están el PSOE y Podemos sobre las parcelas de poder que deberían ocupar los morados en el hipotético Ejecutivo. Pero después, ya en su cara a cara, todo fue a peor. Su mayor compromiso fue esta frase: "No renuncio a entenderme con Podemos", combinada con la oferta de volver a un apoyo a la investidura a cambio de medidas (lo que siempre ha querido el PSOE) y la previsión, ya anticipando el posible fracaso de su investidura, de que si Iglesias votaba en contra, lo haría "con  la ultraderecha".  

Y de ahí, a mucho peor. Si a Iglesias le había molestado la insistencia de Sánchez en una abstención del PP y Cs, a Sánchez le irritó que Iglesias dijera que solo le habían ofrecido parcelas "decorativas" en el Ejecutivo. El presidente lo negó -"nuestra oferta es generosa", dijo-, así que el líder de Podemos decidió dar su versión. Habían pedido "alguna competencia" en Hacienda, en Trabajo, en Igualdad, en Transición Ecológica y en Ciencia. Y la respuesta siempre había la misma: "Ni hablar".  

Llegados a este punto, el presidente evitó contestar. ¿Sigue siendo posible el pacto? Ahora mismo, es impredecible. Ambas partes dicen estar dispuestas a seguir negociando, pero la repetición de elecciones, que se celebrarían el 10 de noviembre, o un nuevo intento de investidura en septiembre vuelven a cotizar al alza. "He visto divorcios más complicados que se han arreglado antes de firmar", dijo a la salida un diputado socialista.