Ir a contenido

en el rifirrafe con casado

Sánchez pone sobre la mesa Catalunya tras su silencio en el discurso de investidura

El candidato socialista había eludido hacer referencias concretas esta mañana

El Periódico

El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, en el debate de investidura.

El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, en el debate de investidura. / DAVID CASTRO

Tras eludir menciones explícitas a Catalunya en su discurso de investidura, Pedro Sánchez ha puesto sobre la mesa en su rifirrafe vespertino con Pablo Casado, el líder del PP. El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, ha insistido en la exigencia a PP y Ciudadanos de que se abstengan para facilitar su investidura y les ha avisado de que esta es la única vía posible si no quieren un Ejecutivo que dependa de los independentistas o una repetición electoral.

[Sigue en directo aquí el debate de investidura]

Sánchez, que ha respondido así a Casado, en su turno de réplica en el debate de investidura, ha recordado a las fuerzas independentistas que no tienen una mayoría social para imponer sus tesis en Cataluña por lo que están "obligadas" a abrir un proceso de diálogo. "Los catalanes tienen que hablar con los catalanes y los independentistas deben reconocer que hay una parte no nacionalista en Cataluña que quiere permanecer en España", ha subrayado.

Sánchez también se ha referido al Estatut que, ha dicho, "tiene un problema de origen, y es que fue recortado por el Constitucional pero previamente fue validado por el pueblo catalán". Por tanto, ha admitido, que hay un "problema político" que hay que resolver y ha insistido en que el PP no quiere hacer nada para solucionarlo.

"Ustedes, señor Casado, viven del conflicto territorial y buscan del conflicto el rédito electoral", ha aseverado. "Que lo haga Cs o la ultraderecha tiene un pase pero que lo haga el PP que ha gobernado con el PSOE cuarenta años de democracia me parece una hipocresía monumental", ha dicho.

Sin menciones iniciales

En su discurso inicial, Sánchez había eludido hacer referencias concretas a Catalunya, y se ha limitado a comentar que para superar las tensiones territoriales no solo se requiere aplicar la Constitución, sino que será necesario "un proyecto colectivo de regeneración nacional".

Ante la crisis catalana ha apelado a "un proyecto colectivo, de regeneración nacional, progreso y de inspiración europeísta". "¿Qué sentido tiene fomentar la división, la desunión y la segregación dentro de España cuando necesitamos más Europa?", ha exclamado el presidente en funciones.

Esta falta de alusión a Catalunya chocaba con la pretensión de ERC y JxCat que habían advertido de que el sentido de su voto dependería de lo que el candidato dijera en su discurso sobre el conflicto independentista.