Ir a contenido

RUMBO A LA MONCLOA

Sánchez, el candidato que más tiempo ha tardado en intentar la investidura

Entre los comicios y el debate pasarán 86 días, más del doble de la media de los anteriores aspirantes

En el 2016, Rajoy dejó pasar 66 días hasta su primer pleno de investidura, que fue fallido

Miriam Ruiz Castro

El presidente Pedro Sánchez, en Bruselas, tras una reunión del Consejo Europeo

El presidente Pedro Sánchez, en Bruselas, tras una reunión del Consejo Europeo / REUTERS / FRANÇOIS LENOIR

La última vez que Pedro Sánchez tuvo que negociar una investidura se convirtió en el primer candidato en la historia democrática que no lograba los apoyos necesarios. Esta vez, como presidente en funciones y con el respaldo de las urnas, el líder del PSOE se está tomando su tiempo para tratar de cuadrar las cuentas. Tanto que es ya el candidato que más tiempo ha dejado pasar entre las elecciones generales y el pleno de investidura. Entre el 28 de abril, día de los comicios, y el 23 de julio, cuando arrancará el debate en el Congreso de los Diputados, habrán transcurrido 86 días, casi tres meses. [Sigue la investidura de Pedro Sánchez en directo.]

Ni siquiera Mariano Rajoy tras la repetición electoral del 2016 dejó pasar tanto tiempo: fueron 66 días (poco más de dos meses) hasta su primer pleno de investidura, que fue fallido. Tuvo que ponerse en marcha el reloj constitucional para que el líder del PP lograra la confianza de la Cámara, a punto de que se cumpliera el plazo y cuatro meses después de los comicios.

Hasta ahora, la media de los anteriores presidentes estaba en 41 días. Porque además, la mayoría de ellos logró ser investido en la primera votación, con mayoría absoluta. Solo necesitaron de un segundo intento (cuando basta la mayoría simple) Leopoldo Calvo Sotelo en 1981, José Luis Rodríguez Zapatero en el 2008 y Rajoy en su segundo intento del 2016.

En tiempos de bipartidismo, en muchas ocasiones las mayorías absolutas convertían las rondas de consultas de los candidatos en meros trámites, puesto que les bastaba con el apoyo de los diputados de su color. Sin embargo, el récord de velocidad lo tiene Adolfo Suárez en 1979. Acababa de aprobarse la Constitución y a sus 168 diputados se sumaron los apoyos de otros partidos, que le sirvieron para ser investido 29 días después de los comicios.

Un mes tardó Rajoy en el 2011, con su mayoría absoluta, en que el pleno le diera luz verde tras los comicios. Y solo unos días más tardó Felipe González en 1982 y 1986, con sus dos mayorías absolutas. José María Aznar en el año 2000, el otro candidato que disfrutó de mayoría absoluta en las urnas, tardó sin embargo 45 días en ser investido presidente. La Semana Santa se cruzó en el camino, y el presidente prefirió esperar a que pasaran las fiestas y aprovechar ese tiempo para recabar el apoyo de CiU y de Coalición Canaria, que habían sido sus socios en la anterior legislatura.

El pacto del Majestic, dos meses

Hasta el 2016, el récord de tiempo empleado en negociar la investidura lo tenía Aznar en 1996. Las urnas dieron al PP 156 diputados frente a los 141 del PSOE, y tocaba recabar apoyos. Dos meses empleó el candidato del PP, 62 días, hasta que los encontró en la CiU de Jordi Pujol. Eran tiempos en los que el líder del PP presumía de hablar "catalán en la intimidad". Los 16 diputados de CiU dieron su apoyo a Aznar a cambio de un nuevo modelo de financiación autonómica y de acabar con el servicio militar. El PNV también votó a favor de la investidura tras cerrar acuerdos sobre el concierto vasco y la devolución del patrimonio histórico a los nacionalistas. Los cuatro diputados de Coalición Canaria cerraban el grupos de "nacionalistas moderados", como los llamó Aznar, con los que selló su investidura.

Casi dos meses, 57 días, tardó González en lograr su investidura en 1989. Pero el motivo fue otro. Se habían impugnado las elecciones en Murcia, Melilla y Pontevedra, y la investidura llegó sin resolución judicial sobre los comicios: faltaban 18 diputados que no habían jurado el cargo. La mayoría absoluta se rebajó a los 167 diputados, exactamente los que logró González en primera votación. El líder socialista prometió someterse a una cuestión de confianza en cuanto la Cámara estuviese al completo, que llegó cuatro meses después. La superó.

El debate de investidura de Sánchez en el 2016 no tuvo éxito, pero también se convocó 73 días después de las elecciones. Hubo varias rondas de consultas, puesto que Sánchez no fue el primer candidato escogido por el Rey para la investidura. Rajoy declinó presentarse pese a haber ganado, y el socialista se tomó su tiempo para recabar el apoyo de Ciudadanos y acumular reuniones con Podemos que no dieron frutos. Ahora, 86 días después de las elecciones, Sánchez volverá a someterse al examen de la Cámara y está por ver que obtenga los apoyos suficientes. Si no lo consigue en este primer intento, el reloj que se pondrá en marcha será otro. El que activó por primera vez Rajoy tras su investidura fallida y que le dará al candidato socialista un plazo de dos meses para evitar las urnas.