Ir a contenido

DOS AÑOS DE LA MASACRE TERRORISTA

El imán de Ripoll fue confidente del CNI hasta el día del atentado, según 'Público'

El digital publica un informe que asegura que los servicios de inteligencia conocían las actividades de la célula yihadista

Torra califica la información de "escándalo gravísimo" y exige al Gobierno explicaciones y que asuma responsabilidades

ACN

Imagen de la información publicada por La Derniere Heure sobre Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll.

Imagen de la información publicada por La Derniere Heure sobre Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll. / ACN

El imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, cerebro de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils del 17 de agosto del 2017, fue confidente del CNI hasta el día de los atentados, según el diario digital 'Público', que indica que los servicios de inteligencia conocían las actividades de la célula yihadista.

El citado diario reproduce un correo electrónico según el cual habría habido comunicaciones dos meses antes del 17-A y asegura que durante la mañana siguiente a la masacre fue borrado del registro central de fuentes del CNI la ficha de Abdelbaki Es Satty. También refiere un viaje para comprar un vehículo de segunda mano a finales del 2016. La información del diario, que firma Carlos Enrique Bayo, sostiene que los servicios secretos españoles seguían los movimientos de los integrantes de la célula.

Torra: "Escándalo gravísimo"

La información ha provocado las primeras reacciones. Uno de los que ya han expresado su indignación ha sido el 'president', Quim Torra, que vía Twitter ha señalado que es "un escándalo gravísimo" y ha exigido explicaciones al Gobierno y que se asuman responsabilidades. "El silencio impuesto por los partidos del 155 es intolerable. Dos años después del atentado, las víctimas y toda la ciudadanía merecen respeto y toda la información", ha apuntado.

La técnica del 'buzón muerto'

Lla información muestra el correo 'adamperez27177@gmail.com', que sería el que utilizarían el imán y el CNI para comunicarse a través de la técnica del 'buzón muerto', consistente en que los correos no se envían sino que se dejan como borrador. Para leerlos es necesario entrar en el correo con las claves correspondientes. El hecho de no enviar el correo comporta que la comunicación no deje rastro. Según 'Publico', la contraseña del correo, PEREJUAN18, se encontró en un papel manuscrito entre los restos del chalet de Alcanar.

Segúin esta información, había dos mensajes en la carpeta de borradores y la última modificación de la configuración de la cuenta data de marzo del 2017, cinco meses antes de la matanza. El primer mensaje es del 24 de mayo del 2017 y dice: "Veo que has podido entrar, solo has de dejar escrito un mensaje como este como borrador y yo lo leeré. Ya puedes empezar a escribir cosas. Gracias amigo". El diario apunta que este mensaje lo habría escrito el agente del CNI que controlaba a Es Satty para comunicarse con él. El segundo correo-borrador es del 19 de junio del 2017 y dice: "No tienes nada para escribir o es que no puedes hacerlo. Hoy es lunes 19 de junio".

Todo ello habría sucedido mientras los miembros de la célula terrorista fabricaban en la casa de Alcanar los explosivos con los que pretendían cometer los atentados.

Los movimientos de la célula

Por otro lado, 'Público' publica también un relato de un seguimiento de los movimientos de la célula terrorista antes de los atentados, en diciembre del 2016. Esta información, según  el digital, indicaría que el CNI conocía las actividades de la célula; desde sus itinerarios y medios de desplazamiento así como sus planes.

En ese relato se dice que el objetivo del viaje de Mohamed Hichamy a Friburgo (Alemania) era comprar un coche de segunda mano, "hecho que finalmente no se produjo". Según el diario, el CNI sabía esto porque escuchaba lo que hablaban. "Al no comprar el automóvil, se ven obligados a buscar un medio de transporte para el regreso. Así, Mohamed Hichamy contactó con Younes Abouyaaqoub y le pidió que le reservara un vuelo de regreso".

En otro apunte, señala: "En este traslado utilizan el vehículo empleado para el atentado de Cambrils, el titular del cual es Mohamed Aalla, pero usado con frecuencia por diversos miembros de la célula para sus desplazamientos entre Ripoll y Alcanar". A partir de aquí, 'Público' concluye que el CNI sabía de los contínuos tránsitos por carretera entre Ripoll y Alcanar y sostiene que los servicios de inteligencia siguieron vigilando y controlando a los terroristas hasta el mismo día del atentado.