24 sep 2020

Ir a contenido

JxCat y ERC se enfrentan ahora por la convocatoria de elecciones

Los republicanos exigen al 'president' que un posible avance de las urnas se haga de forma acordada

La controversia constata la falta de unidad a la hora de responder a una posible condena en el juicio del 1-O

Fidel Masreal

El presidente de la Generalitat, Quim Torra

El presidente de la Generalitat, Quim Torra / ACN / MARIONA PUIG

El divorcio total entre Junts per Catalunya (JxCat) y Esquerra Republicana sigue produciendo réplicas en forma de discrepancia cada vez que se anuncia una decisión política en el seno del independentismo. Si este domingo el 'president' Quim Torra anunciaba, en una entrevista a Público, que no tenía intención de convocar elecciones tras la sentencia del jucio por el 1-O, ERC salía automáticamente a puntualizar que esta decisión debe tomarse de forma acordada entre ambas fuerzas políticas.

Así, la controversia de este lunes giró en torno a un eventual adelanto de las urnas, que según la encuesta publicada por EL PERIÓDICO, favorecería a ERC frente a JxCat y permitiría a los republicanos formar un Govern soberanista o bien un Ejecutivo progresista. Así las cosas, el republicano Joan Tardà había tuitejado que el 'president' necesitará "el consentimiento del republicanismo". Enseguida replicó el espacio de JxCat mediante el portavoz adjunto de este grupo en el Parlament, Eduard Pujol, qu pidió a ERC que debe "respetar" a la institución de la presidencia de la Generalitat y su potestad de decidir sobre las urnas. Potestad suya y "de nadie más".

Poco tardó la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, en mantener las posiciones de su partido desafiando la autoridad única de Torra. Vilalta recordó que existe un antes y un después del acuerdo JxCat-PSC para gobernar la Diputación de Barcelona. Y sobre las urnas insistió en que el avance electoral es una posibilidad -pese a que Torra la descarte- y "es lícito opinar sobre cuándo debería ser la convocatoria y decir que queremos ser consultados al respecto".

"Hemos escuchado varias opiniones al respeto, empezando por las del propio 'president' y creemos que todos tenemos derecho a opinar libremente", insistió Vilalta.

Este nuevo episodio de la división independentista revela, además, la inexistencia de una propuesta unificada en el seno del soberanismo sobre qué respuesta debe plantearse ante una eventual sentencia condenatoria tras el juicio del 1-O. Torra ha apuntado sólo a la recuperación de la vía unilateral  mientras otros actores, como Jordi Sànchez, en una entrevista a EL PERIÓDICO, sugirió un paro de país indefinido.