Ir a contenido

BLOQUE DE LA DERECHA

Cs y Vox acercan posiciones en Madrid y Murcia

Ambos partidos hacen cesiones para facilitar la investidura de los candidatos del PP

Las elecciones se repetirán en la Comunidad si antes del 10 de septiembre ningún candidato reúne los apoyos

Pilar Santos

Ignacio Aguado (Ciudadanos) y Rocío Monasterio (Vox),  en la sesión de investidura de la Asamblea de Madrid. / DAVID CASTRO

Ignacio Aguado (Ciudadanos) y Rocío Monasterio (Vox),  en la sesión de investidura de la Asamblea de Madrid.
Isabel Díaz Ayuso (PP) y Rocío Monasterio (Vox), este miércoles, en la Asamblea de Madrid.

/

Poco a poco todo se está poniendo en su sitio en el bloque de las derechas. El PP se ha vuelto a colocar el uniforme de árbitro que ya usó en la Junta de Andalucía y ha convencido a Ciudadanos y Vox de que deben llegar a un entendimiento. Ambos partidos están virando ya para acercar posiciones con el objetivo de facilitar la investidura de los candidatos conservadores Isabel Díaz Ayuso y Fernando López Miras en Madrid y Murcia, respectivamente. Pero, según fuentes del PP, las dos formaciones han pedido tiempo, apenas unos días, para acabar de rectificar el rumbo mientras hacen gestos para contentar al otro. Ciudadanos ha aceptado reuniones a tres con foto aunque solo sea para «informar» de los acuerdos de Gobierno con el PP y no para «negociar»; Vox ha rechazado asumir carteras y parece haber olvidado la condición que puso su líder, Santiago Abascal, de verse cara a cara con el presidente de los naranjas, Albert Rivera.

En Murcia, representantes de PP, Cs y Vox comentaron que creen que podrán llegar a un acuerdo para facilitar el Ejecutivo tras reunirse a iniciativa del partido de Rivera. Esa misma reunión se produjo en Madrid el martes, aunque no dio frutos por esa necesidad de ir modificando los discursos, muy distanciados durante muchas semanas en las que los ultras han cargado contra los naranjas mientras estos les trataban con desdén.

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, dijo en un tuit que vio motivos “para la esperanza” en Madrid tras escuchar los discursos de Díaz Ayuso y Aguado en la Asamblea regional. Allí se vivió este miércoles un día histórico. Pero de los de verdad. Por primera vez hubo un pleno de investidura sin candidato, posibilidad que recoge el recién aprobado reglamento de la Cámara. 

Vox, protagonista

La sesión duró apenas una hora y Vox se coló en los discursos de todos los portavoces de los grupos parlamentarios, que hablaron 10 minutos cada uno. Fue el protagonista absoluto. El pleno no tenía intriga: era sin candidato y su convocatoria, la manera de que empiece el 'reloj de la democracia'. Si antes del 10 de septiembre ningún candidato logra reunir los apoyos suficientes, se convocarán nuevas elecciones 54 días después.

La opción más probable, tras el entendimiento que se avista entre las tres derechas, es que Díaz Ayuso acabe logrando los 'síes' de Ciudadanos y de Vox y se convierta en presidenta. De hecho, Pablo Casado dijo el martes que espera que ese día llegue ya la semana que viene. Lo aseguró horas después de estar reunido una hora con Abascal. "Ambos están teniendo una posición responsable que dará lugar a esas investiduras la próxima semana", insistió el miércoles por la noche en Telecinco.