Ir a contenido

INCIDENTES EN EL DESFILE

Un informe policial rebate las acusaciones de Ciudadanos en el Orgullo

La Policía Nacional niega que los asistentes lanzaran cristales y latas a la comitiva de la formación naranja, pero sí agua y una botella vacía

Explican que 20 agentes de paisano garantizaron la seguridad de los políticos y les plantearon en tres ocasiones ser evacuados

Europa Press

Arrimadas en la fiesta del Orgullo: Cs no va a dejar de ir a ninguna fiesta de la libertad. / EFE / J.J. GUILLÉN / VÍDEO: EFE

Un informe de la Policía Nacional señala que el dispositivo desplegado para garantizar la seguridad de la comitiva de Ciudadanos en la manifestación del Orgullo LGTBI del sábado en Madrid fue "totalmente adecuado" y niega que los concentrados les lanzaran cristales y latas, como denunciaron los miembros de la formación naranaja, aunque sí les arrojaron agua y una botella de plástico vacía.  

La Policía Nacional desplegó 20 agentes de paisano y les planteó en tres ocasiones su evacuación ante los ataques e insultos que estaban sufriendo, según han informado fuentes policiales que añaden que "había furgonetas de la Unidad de Intervención Policial por si los incidentes iban a mayores".

Cs pidió un operativo policial especial

Ante las amenazas que suscitó la participación en la marcha de Cs, que fue anunciada a última hora por la organización, la formación naranja solicitó a las autoridades un operativo especial de agentes uniformados que les escoltaran para entrar a la marcha y que rodearan su comitiva, algo que fue rechazado habida cuenta de que el dispositivo general ya estaba preparado "y no podía crear uno específico para una parte".

No obstante, la Policía desplegó a 20 agentes de paisano para garantizar la seguridad de los manifestantes de Cs. Al principio, fueron recibidos por insultos y gestos de rechazo y, en un momento dado, otros manifestantes realizaron una sentada para que no pudieran seguir y bloquear su camino. 

Rechazaron por dos veces ser evacuados

En un momento dado, otros manifestantes hicieron una sentada para impedir que los representantes de Ciudadanos siguieran su camino, bloqueando casi dos horas su marcha y la de los que estaban detrás de ellos. Los agentes plantearon a los responsables de la comitiva naranja su evacuación, escoltándoles por los laterales de la sentada. Fue rechazada en dos ocasiones pero en la tercera accedieron y salieron de la manifestación.

Villacís habla de "ineficiencia" policial

No opina lo mismo la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, participante en la manifestación, quien ha acusado a la Policía Nacional de "tardar mucho en llegar" y actuar "de forma muy ineficiente cuando podía haber pasado cualquier cosa".

"Mis compañeros tuvieron miedo, por la situación de ser rodeados por cientos de personas...", ha señalado Villacís. "Les podía haber pasado cualquier cosa porque, además, al principio solo estuvieron con unos pocos agentes de Policía Municipal de Madrid".

Agresiones a seis policías

Por su parte, el sindicato Unión Federal de Policía ha denunciado la agresión en el Orgullo a seis policías que escoltaban a políticos de Ciudadanos, criticando que el dispositivo policial desplegado para el evento fuera "insuficiente" ante las circunstancias sobrevenidas.