Ir a contenido

AUDIENCIA NACIONAL

Villarejo afirma que el PP le pidió que frenase la grabación del ático de Ignacio González

El comisario jubilado asegura que luego le solicitaron darle "el estocazo", porque ya le habían sustituido por Cristina Cifuentes

El magistrado ha comenzado los interrogatorios sobre la obstaculización de la extradición de Pérez-Maura

Europa Press

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. / Europa Press

El comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo contó a amigos y clientes que desde la dirección del Partido Popular se le encargó en 2015 parar la difusión del audio grabado en su conversación con el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González en relación a la compra de un ático en Estepona, aunque después, la encomienda fue que lo dejase correr para darle "el estocazo" porque ya le habían sustituido por Cristina Cifuentes.

"Me llaman de Génova y me dicen 'oye Pepe, que hay una grabación por ahí circulando a ver si lo puedes parar' y digo 'oye, es que os pasáis la vida pidiendo cosas y no dais nada'", cuenta el comisario en un audio que obra en el sumario del 'caso Villarejo' en la Audiencia Nacional.

"Eso fue un jueves -prosigue Villarejo-. El viernes nombran a Cifuentes y el sábado, por deferencia, llamé a Génova y dije, 'oye, que estoy intentando parar la grabación pero no sé si va a ser posible. Y me dicen: 'Ya, que siga. Mejor que salga, porque está muy cabreado. Se le pega el estocazo'".

En el sumario consta toda una batería de conversaciones en relación al proyecto 'Pit' por el que el naviero Ángel Pérez Maura encargó a Villarejo que frustrase una causa de corrupción abierta contra él en Guatemala que podía conllevar su extradición, contexto en el que el excomisario regala a sus clientes anécdotas diversas, como esta relativa a Ignacio González.

Fianza de 15.000 euros

Fue el 27 de abril de 2017 y acababan de imputar en el caso Lezo al socio de Villarejo en 'Pit', Adrián de la Joya, por una comisión que presuntamente debía haber entregado a González a cambio de la licencia para la construcción del tren de Navalcarnero y de la que se apropió. Pérez Maura expresa su inquietud por esta situación y el comisario decide ponerle en antecedentes sobre el ya expresidente de la Comunidad de Madrid, a quien define como "prepotente" y "muy tonto".

Precisamente este lunes el juez instructor del 'caso Tándem', en el que se investigan las cloacas policiales, Manuel García-Castellón, ha comenzado los interrogatorios en relación con esta pieza. En varias resoluciónes ha impuesto comparecencias quincenales al hijo del excomisario y una fianza de 15.000 euros al exinspector Antonio Bonilla por un delito de cohecho. 

"Te recuerdo que el que le busca la avería soy yo y además, se lo busco en 2011, cuando era intocable", dice Villarejo en relación a la mayoría absoluta que acababa de obtener el PP en aquel momento. Explica que se reunió con él en una cafetería de Madrid porque se lo encomendó el director de la Policía, a quien a su vez le había llegado por "el que entonces era director de seguridad" en la región, que González quería "colaborar y contar cosas" al comisario.

Cita en Madrid 

La cita, según publicó en su día el diario 'El Mundo', tuvo lugar el 29 de noviembre de 2011 en la cafetería La Mallorquina de Madrid y se prolongó durante tres cuartos de hora. Según declararía años después el propio Villarejo durante la instrucción judicial de la causa por la compra del ático a través de una sociedad radicada en un paraíso fiscal, el encuentro fue instado por González, conocedor de que se habían iniciado pesquisas por la sospecha de que el inmueble obedeciese a una comisión ilegal. Él, por su parte, siempre defendió su inocencia.

El comisario cuenta a sus clientes que cuando llegó a aquella cita, el número 2 de Esperanza Aguirre "no quería contar nada, quería parar el tema" y en lugar de pedir ayuda, "iba muy prepotente", así que hizo su informe y se olvidó del asunto. Pero, siempre según su versión, "el propio Ignacio González crea un sumario para denunciar e imputar al comisario que le había investigado en Marbella, que era un currante", llama al ya director de la Policía, Ignacio Cosidó y "le abren un expediente para expulsarlo por haber investigado el ático".

Para Villarejo, este fue el origen de los problemas de González, ya que a ese comisario "lo tratan como un pelele" y "como no estaba contento", recurre a un juez de Instrucción de Madrid que abre diligencias y le imputa. Hubo un elemento más, había "despedido de mala manera" al abogado que le llevaba los temas, "el único", según el comisario, que sabía toda la historia y que en respuesta, habría filtrado la nota policial sobre la reunión en la Mallorquina que se publicaría en el diario 'El Mundo'.

Pelea "cainita" 

"'El Mundo' no me menciona, pero el muy gilipollas (de González) da al día siguiente una rueda de prensa diciendo que aquí ha habido dos comisarios que le han chantajeado. Yo, que he estado callado desde 2011 le presenté una denuncia y a los dos días, alguien le dio a un periodista la grabación", dice Villarejo, que sitúa en este contexto la llamada que en teoría, recibió de Génova cuando supieron que ese audio estaba circulando.

Para el comisario, investigado por organización criminal, extorsión y cohecho entre otros delitos; en prisión provisional desde noviembre de 2017 y que durante años grabó todo tipo de conversaciones que clasificó y almacenó meticulosamente en discos duros y otros soportes de almacenamiento que le fueron intervenidos a su detención, al final la suerte de Ignacio González tuvo que ver con una "pelea cainita" y "de locos" entre la ex secretaria General del PP, Maria Dolores de Cospedal; y la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría por sustituir a Mariano Rajoy cuando diera un paso atrás.

Sea como fuere, la causa por la compra del ático sigue bajo investigación en el Juzgado de Instrucción número 5 de Estepona, que trató de inhibirse en favor de la Audiencia Nacional, donde Ignacio González está imputado en la causa Lezo, pero la pretensión fue rechazada por la Audiencia Provincial de Málaga. El plazo de instrucción terminó en octubre de 2018, aunque sigue pendiente del resultado de varias diligencias de investigación.