Ir a contenido

ENTREVISTA AL PRESIDENTE DE SOCIETAT CIVIL CATALANA

Fernando Sánchez Costa: "El 'procés' fue una insurrección posmoderna no recogida en el Código Penal"

El nuevo presidente de Societat Civil Catalana pide "sentido de Estado" a los partidos constitucionalistas

"No hay que tener miedo a la reforma constitucional, sino al sectarismo y al enfrentamiento", apunta

Júlia Regué

Entrevista a Fernando Sánchez Costa, presidente de Societat Civil Catalana. / ELISENDA PONS

El exdiputado del PP, Fernando Sánchez Costa, se estrena como nuevo presidente de Societat Civil Catalana (SCC) para poner un nuevo rumbo a la entidad. Apuesta por una mayor participación de los socios y por habilitar canales de transparencia después de las acusaciones de presuntas irregularidades que después disiparon con auditorías.

- ¿Da por zanjada la crisis de la entidad?

- SCC ha pasado un año muy complicado pero hemos logrado una candidatura de amplísimo consenso, con experiencias políticas muy variadas y los socios están muy ilusionados. Hemos actuado bajo mucha presión, hemos aprendido de los errores y hemos tomado decisiones de extrema transparencia con una nueva Junta de contratación. Todo el mundo tendrá acceso a toda la información para disipar cualquier duda. Pasamos de un formato más jerárquico a uno más de masas.

- ¿Cuáles son sus planes?

- Fortalecer la entidad abriéndola a la ciudadanía, musculándola con más socios, seguir siendo muy activos en la defensa de los catalanes que han sufrido por el 'procés' y, al mismo tiempo, mantener un discurso persuasivo, de invitación, hablando en positivo de España, que ayude a ver que no es esa realidad negra que les han pintado, sino una gran plataforma de oportunidades. 

- ¿Considera que debe retomarse el diálogo entre administraciones?

- Sí, el diálogo es el camino para solventar los retos políticos. Un diálogo siempre dentro del marco constitucional y legal, como pasa en cualquier democracia del siglo XXI, porque para solucionar los problemas hay que apostar por sentarse, hablar y entender al otro. Creo que el independentismo tiene muchas razones aunque no tenga razón. Hay que escuchar esas razones y aprovecharlas para mejorar España y Catalunya. 

- Hay partidos que piden la activación del 155...

- Es el momento de que el constitucionalismo tenga sentido de Estado, de responsabilidad histórica. El nacionalismo catalán y el independentismo siempre han sido capaces de ponerse de acuerdo para llegar al Govern. A los que vivimos aquellos momentos tan difíciles en octubre del 2017 nos cuesta entender por qué los partidos constitucionalistas son incapaces de sentarse a hablar de un proyecto común de España.

- ¿Cree que Cs y el PP deberían facilitar la investidura de Pedro Sánchez?

- No puedo concretar esto exactamente porque no es la función de SCC. Abogamos por un gobierno fuerte, por el acuerdo y la generosidad entre los constitucionalistas. Creo que los españoles agradecerán al primero que dé el paso y diga: sentémonos en serio y hablemos de un gobierno estable y fuerte para España que respete y haga respetar la Constitución y que piense en el bien común. A los constitucionalistas catalanes les pedimos que, al menos, también lo intenten. 

- Lo que sucedió en octubre del 2017, ¿opina que fue "un golpe de estado" o "una farsa"?

- Lo tienen que aclarar los separatistas. No soy jurista, ni politólogo, pero lo que vi en primera persona fue una especie de insurrección posmoderna masiva. ¿Cuál es el problema? Que eso no está recogido en el Código Penal español, que está pensado con categorías del siglo XIX y XX. Por eso es tan difícil aplicarlo. Por lo tanto, seguramente sería conveniente una reforma que a todos los actores les ayudara a saber las consecuencias de estos actos. 

- ¿Es partidario de indultar a los presos?

- No lo sé. No avancemos los debates. De momento, respetamos y acatamos las decisiones del Tribunal Supremo y estamos convencidos de que habrá una sentencia ajustada al derecho y a la realidad.

- El independentismo se prepara para responder a una sentencia que se augura contundente.

- Si el independentismo prepara una movilización masiva y un nuevo escenario de ruptura, SCC estará allí para volver a la calle.

- ¿Deben blindarse las competencias autonómicas en la Constitución?

- No entraré en esta propuesta en concreto, pero todo lo que favorezca el mutuo reconocimiento es bueno. No hay solución fuera de la Constitución y de su letra, pero tampoco fuera de su espíritu. Si fuimos capaces de entendernos los que veníamos de una dictadura y una guerra civil por qué no vamos a ser capaces de entendernos los que venimos de una problema político muy serio y muy dramático pero que, al fin y al cabo, no ha tenido esa gravedad y dramatismo.

- De todas formas, ¿considera que debe reformarse?

- No hay que tener miedo a la reforma constitucional, hay que tener miedo al sectarismo y al enfrentamiento. La sociedad es suficientemente inteligente y madura para entender que ha llegado el momento de un acuerdo en beneficio de todos. Es importante que los catalanes se sientan también coprotagonistas, coautores de España, y eso puede ser más fácil si una parte del volante del país esté en Barcelona, que algunas instituciones del Estado tengan aquí su sede.

- ¿Qué opina de las maniobras del expresidente Carles Puigdemont en las instituciones europeas?

- Es un ejemplo más del fraude político que hemos vivido estos años. Lo que ha pasado en Europa es un baño de realidad. Hace años se decía que 'Europa nos espera con los brazos abiertos', que 'a quien vayan echar es a España'. Pues no. Quien no es eurodiputado es Puigdemont, y quien es alto representante de exteriores de la Comisión Europea es Josep Borrell. 

- ¿El 'president' Quim Torra debe dimitir?

- La Generalitat, desgraciadamente, se ha convertido en una caricatura de sí misma. Le pedimos, por favor, que gobierne de una vez para todos los catalanes y, si no puede, o no sabe, que convoque elecciones y deje paso.